Seleccionar página

L’erreur logique de la fausse équivalence se produit lorsque l’on compare deux éléments ou idées et conclut qu’ils sont égaux alors qu’en fait, ils ne partagent que des similitudes partielles (ou vagues) et sont dans l’ensemble très diferentes. ¿Qué tiene esto que ver con las elecciones de 2016 y 2020? Si bien la elección en sí tuvo claramente un resultado diferente, algunos argumentan que las reacciones de los perdedores a estas elecciones son esencialmente las mismas: negación. Sin embargo, al examinarlo, este no parece ser el caso.

El sábado 7 de noviembre, todos los medios de comunicación principales proyectaron que Joe Biden derrotó a Donald Trump en la carrera presidencial de 2020. En este momento, parece que Biden ha ganado el voto popular de alrededor del 4% (6 millones de votos) y la circunscripción de 74 votos electorales (306-232) obteniendo alrededor de 81.000 votos más que Trump en cuatro estados clave. Tradicionalmente, en la era moderna, con la excepción de las elecciones de 2000 (que se decidieron por unos 500 votos en Florida), los candidatos perdedores ceden dentro de las 24 horas posteriores a las proyecciones de los medios.

A pesar de ello, el actual presidente cuestionó los resultados electorales y se negó a ceder, alegando que había habido un fraude electoral masivo y que de hecho había ganado. Para ser justos, hay dos ejemplos de republicanos (uno en Luzerne y otro en el condado de Chester, Pensilvania) que intentaron votar ilegalmente por sus seres queridos; pero fueron llevados. De hecho, según el Consejo Coordinador del Gobierno de Infraestructura Electoral y los Comités Ejecutivos Coordinadores del Sector de Infraestructura Electoral, la elección de 2020 fue: «La más segura en la historia de Estados Unidos … o se ha visto comprometida de alguna manera». Incluso los medios de comunicación de derecha, como Forbes, refutaron las afirmaciones en sentido contrario. Y el propio equipo del Fiscal General Barr, luego de su históricamente inusual decisión de permitir que su oficina investigue el fraude electoral, una medida que resultó en la renuncia del jefe de la división de delitos electorales del Departamento de Justicia y promovió una carta de sentencia de 23 fiscales generales estatales, dijo. no pudieron encontrar ninguno.

Aussi alarmant que soit ce déni de la défaite pour certains, d’autres ont affirmé qu’il n’était pas différent de la réaction des démocrates à la victoire de Trump en 2016, lorsqu’ils ont affirmé que la Russie avait « piraté » las elecciones. De hecho, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo recientemente desde la Cámara del Senado: «No tengamos conferencias, ni conferencias, sobre cómo el presidente debe aceptar inmediatamente y con alegría los resultados de las elecciones preliminares de los mismos personajes que llevan cuatro años negándose a aceptar la validez de la última elección. Y eso nos devuelve a la falacia de la falsa equivalencia. En realidad, estas dos afirmaciones, que «Rusia pirateó las elecciones de 2016» y que «hubo fraude electoral en las elecciones de 2020», no se parecen mucho. ¿Por qué?

Primero, las afirmaciones son diferentes. Si bien el uso de la palabra «pirateado» en 2016 podría hacer que la gente piense que Rusia pirateó las máquinas de votación y cambió el recuento de votos, esta no es una afirmación que nadie haya hecho. En cambio, la afirmación era que los rusos habían pirateado la campaña de Clinton y los servidores del DNC, y «pirateado al electorado» mediante el uso de las redes sociales para atacar a los principales estados indecisos con desinformación (por ejemplo, noticias falsas) para cambiar la forma en que sus ciudadanos votarían. . Y aunque algunos han afirmado que lo hicieron con la ayuda de la propia campaña de Trump, la sugerencia de que la integridad del recuento de votos en sí se había visto comprometida y, por lo tanto, de que Hilary Clinton efectivamente había ganado, nunca se ha difundido ampliamente. De hecho, Hilary Clinton admitió el día después de las elecciones de 2016, y el presidente Obama le dio la bienvenida a Trump a la Casa Blanca al día siguiente.

En segundo lugar, contrariamente a las acusaciones actuales de fraude electoral en 2020, en realidad había buena evidencia en ese momento de que Rusia efectivamente había pirateado la campaña de Clinton y el DNC. También hubo buena evidencia de que los rusos habían utilizado las redes sociales para influir en los votantes en estados críticos e incluso habían recibido ayuda. El propio presidente había pedido a los rusos que interfirieran en las elecciones en directo por televisión, mantuvo un encuentro con ellos, y difundió la desinformación creada por robots y trolls rusos (como los del IRA) a la vista de todos en las redes sociales (ver página 33). del informe Mueller).

Y tercero, en lugar de ser desestimados por la corte, las afirmaciones de los demócratas después de las elecciones de 2016 han sido corroboradas por múltiples investigaciones bipartidistas, independientes y de expertos. Para el 6 de enero de 2017 (antes de la inauguración), la Agencia Central de Inteligencia, la Agencia de Seguridad Nacional, el FBI y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional ya habían concluido que Rusia había interferido en las elecciones. Después de eso, su conclusión fue confirmada por varias otras agencias de inteligencia (ocho en total), incluido el Comité de Inteligencia del Senado liderado por los republicanos, que incluso admitió (junto con los demás) que los rusos tenían contacto regular con la campaña. Trump mientras interfirieron. (Por ejemplo, el director de campaña Paul Manafort compartió los datos de la encuesta con el agente ruso Konstantin Kilimnik). Incluso hay un documental de HBO, «Agents of Chaos», que explica cómo lo hicieron. Las acusaciones de fraude electoral en 2020, como las acusaciones sobre dos boletas con fecha anterior en Pensilvania, que luego fueron retractadas (en una declaración jurada y en audio) por el cartero que las hizo, palidecen en comparación.

En pocas palabras, las personas que dicen «Trump no es MI presidente» están en una categoría totalmente diferente a las que dicen «Biden no es EL presidente». Si bien se plantearon preguntas sobre las elecciones de 2016, la afirmación fue diferente, la evidencia fue buena y las investigaciones se justificaron. Nada de esto es cierto en lo que respecta a las afirmaciones sobre las elecciones de 2020. Por lo tanto, comparar las reacciones de 2016 con las de 2020 comete la falacia de la falsa equivalencia. Sin embargo, esto no debería ser demasiado sorprendente. Es fácil desinformar a los votantes; eso es casi para lo que se diseñaron las redes sociales. El fraude electoral es casi imposible; eso es lo que todo nuestro sistema electoral está diseñado para prevenir.

Derechos de autor 2020, David Kyle Johnson