Seleccionar página

El hambre emocional no es amor. Es una fuerte necesidad emocional causada por la privación en la niñez. Es un estado primitivo de dolor y anhelo que las personas suelen manifestar en un intento desesperado por llenar un vacío o un vacío. Este vacío se relaciona con el dolor de la soledad y la separación y, de manera realista, nunca puede satisfacerse por completo en una relación adulta. Sin embargo, la gente se niega a soportar su dolor y enfrenta la inutilidad de satisfacer estas necesidades y adicciones primitivas. Niegan el hecho de su propia muerte final y hacen todo lo que está a su alcance para crear la ilusión de que están conectados con otras personas. Esta fantasía de pertenecer a otra persona alivia la angustia de la muerte y da a las personas una sensación de inmortalidad. El hambre es una emoción poderosa, que es explotadora y destructiva para los demás cuando se escenifica. La gente identifica este sentimiento con el amor y asocia erróneamente estos deseos con el verdadero afecto. Nada mas lejos de la verdad.

Los sentimientos de hambre emocional son profundos y se asemejan a un dolor sordo pero poderoso en los intestinos. A menudo puede encontrarse extendiendo la mano y tocando a los demás o expresando afecto y movimientos amorosos en un intento de matar este sentimiento doloroso. Las personas a menudo brindan afecto físico y atención cuando ellas mismas sienten más la necesidad de hacerlo. Este tipo de afecto físico agota los recursos emocionales de los seres queridos, especialmente los niños, en lugar de promover su desarrollo psicológico. Es aconsejable desconfiar de su propio uso de la palabra «amor» o «te amo». Si se investiga honestamente, es posible que diga estas palabras con más frecuencia, no cuando más se siente por los demás, sino cuando tiene fuertes necesidades de adicción y la necesidad de tranquilizarse.

Debido a la confusión entre el hambre emocional y el amor, tanto de parte de los padres como de los observadores externos, se hace mucho daño inocente a los niños en nombre del amor. En mi libro, Educación compasiva para los niños, notamos que si los padres son genuinamente cariñosos y atentos, tendrán un efecto de crianza en el niño, que tendrá un efecto positivo en su desarrollo continuo. Este niño tenderá a estar firmemente apegado, armonioso en sus relaciones y tolerante con la intimidad como adulto.

En contraste, el contacto con un padre emocionalmente hambriento deja al niño empobrecido, apegado ansiosamente y herido. Cuanto más contacto hay entre este tipo de padre y el niño, más interfiere el padre con la seguridad y la comodidad del niño. Este estilo de relación – contacto excesivo, preocupación excesiva por el niño o participación excesiva en la vida del niño – no solo viola los límites del niño, sino que también promueve la retención de respuestas en el niño. Esto puede conducir a serias limitaciones tanto en la carrera futura del niño como en la vida personal del niño, puede amenazar su sentido de sí mismo y autonomía, y puede ser más destructivo que el abuso más obvio.

Los padres emocionalmente hambrientos se comportan compulsivamente con sus hijos de la misma manera que un adicto. Su atención y participación exageradas tiene un impacto negativo continuo en el desarrollo de un niño. A estos padres a menudo les resulta difícil reducir la intensidad de su contacto incluso cuando reconocen que el contacto es perjudicial.

Los padres emocionalmente hambrientos suelen ser demasiado protectores con sus hijos. Limitan la experiencia y la capacidad del niño para afrontar la vida e inculcan una forma anormal de dependencia. Al estar demasiado preocupados por la salud física de uno, inducen reacciones de miedo excesivo y tendencias a la hipocondría. Algunos padres demasiado protectores pueden intentar aislar a sus hijos de sus compañeros u otras influencias extrafamiliares que podrían tener un impacto negativo. Sin embargo, cuando se lleva al extremo, dicha exclusión limita la exposición del niño a una variedad de actitudes y enfoques de la vida y socava la confianza del niño en los demás y su capacidad para funcionar en el mundo.

Muchos padres traspasan los límites personales de sus hijos de diversas formas: hurgando en sus pertenencias, leyendo su correo u obligándolos a actuar frente a amigos y familiares. Este tipo de intrusión de los padres limita gravemente la libertad personal y la autonomía de los niños. Muchas madres y padres hablan en nombre de sus hijos, hacen suyas sus producciones, se jactan excesivamente de sus logros e intentan vivir indirectamente a través de ellos.

La diferencia entre las respuestas amorosas y las determinadas por el hambre emocional puede ser distinguida por un observador objetivo, pero es difícil para los padres distinguirlas. Tres factores son valiosos para determinar la diferencia: (1) el estado emocional interno del padre, (2) el comportamiento real del padre al tratar con el niño, y (3) el efecto observable del estado emocional y del comportamiento del padre al niño. actitud y comportamiento del niño.

Un padre que es capaz de dar amor generalmente tiene una imagen positiva de sí mismo y mantiene un sentido de compasión por el niño y por sí mismo, mientras permanece separado y consciente de los límites entre ellos. Tal padre actúa con respeto hacia el niño y no es abusivo ni sobreprotector. El tono y estilo de comunicación es natural y sencillo e indica una comprensión real de la individualidad del niño. El niño amado realmente parece amado. Es vivaz y muestra una independencia adaptada a su edad. Es verdaderamente egocéntrico. El niño emocionalmente hambriento está desesperado, es dependiente y emocionalmente inestable o somnoliento. Un espectador puede observar estos importantes efectos diferenciales en los niños y, a menudo, puede rastrearlos hasta estados emocionales específicos de los padres.

Aunque hay algunas excepciones, el concepto de hambre emocional no se ha estudiado adecuadamente en la literatura psicológica. Sin embargo, es uno de los principales factores que afectan negativamente las prácticas de crianza de los hijos. La inmadurez de muchos padres, que se manifiesta en un fuerte impulso de realizarse a través de sus hijos, tiene graves consecuencias negativas sobre el desarrollo del niño y su posterior adaptación. Reconociendo las importantes manifestaciones de este conflicto fundamental en sí mismos, muchos padres en el programa de Educación para Padres en la Infancia Compasiva alteraron las respuestas a sus hijos que se basaban en suposiciones incorrectas y mejoraron drásticamente la calidad de las relaciones familiares de sus hijos. Finalmente, a partir de nuestros estudios de interacciones familiares, comenzamos a cuestionar la calidad del vínculo o apego madre-hijo que se forma en las primeras horas y días de la vida de un bebé. Como estudiantes de la conducta humana, creemos que nos corresponde a nosotros y a los psicólogos del desarrollo aclarar hasta qué punto esta conexión o apego puede basarse en el hambre emocional y las necesidades de los padres inmaduros de una conexión imaginada con el niño en lugar de una preocupación genuina y amor por el niño.

Relaciones Lectura esencial

Es doloroso pero soportable para las personas experimentar estos sentimientos de hambre y lidiar con sus propias necesidades emocionales. Desafortunadamente, la mayoría de las personas optan por negar o evitar este dolor como lo hacían cuando eran jóvenes. Buscan salidas o eligen cursos de acción que les ayuden a negar su dolor o matar los sentimientos de soledad. Crean fantasías de conectarse con otros e imaginan que se pertenecen a sí mismos. Cuando se forman estos fantásticos vínculos, el verdadero amor se desvanece. (Vea la publicación de mi blog anterior aquí.) Las emociones de amor y respeto por los demás disminuyen a medida que nos volvemos posesivos y controladores y nos usamos como narcóticos para matar los sentimientos de hambre y dolor.

Un vínculo fantástico puede convertirse en un pacto de muerte en el que las personas se drogan para matar el dolor y los sentimientos genuinos. A menudo, esto sirve como una licencia para participar en un comportamiento destructivo porque las personas se pertenecen entre sí y han acordado implícitamente que su relación durará para siempre. El mito del amor y el respeto de la familia por las personas que la integran es una conspiración compartida para negar la soledad y el dolor de sus miembros. Es una negativa concertada a reconocer los hechos de la vida, la muerte y la separación y a vivir con integridad.

Para obtener más información sobre el Dr. Robert Firestone, visite www.glendon.org o The Art of Robert W. Firestone.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies