Seleccionar página

Hay mucha información disponible sobre la depresión. Pero cuando vives con alguien que está deprimido, puede ser dolorosamente difícil. Los antidepresivos son los medicamentos más recetados en este país, pero no son una panacea. Muchas personas con depresión continúan sufriendo, o al menos tienen períodos sintomáticos. Esto, a su vez, afecta a quienes los aman.

Esto puede resultar especialmente difícil cuando la persona deprimida es su hijo o su pareja. Muchos padres consideran que es su deber salvar a sus hijos adultos. Pero los sentimientos de impotencia a menudo prevalecen cuando se vive con alguien que está deprimido. Puede que no sea saludable pensar que es tu trabajo salvar a una pareja, y tampoco es saludable asumir la responsabilidad de sus sentimientos.

Para los hombres que tienen parejas deprimidas, sentirse impotentes es especialmente común. Por lo general, los hombres son reparadores. Cuando escuchan sobre un problema, su reacción es resolverlo. Pero la depresión no es tan fácil de arreglar, por lo que el resultado es impotencia y frustración. Esto puede complicar el proceso de ayuda.

Para las mujeres que tienen una pareja deprimida, es común sentir que el vínculo entre las parejas está ausente o inhibido. Si los síntomas depresivos conducen a la abstinencia, la pareja femenina puede sentirse excluida. Los sentimientos y pensamientos de una persona deprimida pueden ser difíciles de compartir, lo que puede empeorar el problema y hacer que la pareja sienta que hay una falta de comunicación. Peor aún, algunos hombres convierten la depresión en enojo y pueden enojarse fácilmente con su pareja, empeorando el problema.

Abundan las dificultades cuando se vive con una pareja deprimida. Debido a síntomas como la apatía, es posible que no se satisfagan las necesidades de la pareja. En una relación, cada socio intentará sentir el amor de su pareja. Estos intentos pueden frustrarse al desapegarse del depresivo, dejando a la pareja sintiéndose desconectada. La anhedonia, la incapacidad de experimentar placer, también puede contribuir a la falta de libido, lo que puede complicar aún más este problema. El resultado final: la pareja siente que las necesidades de su relación no son importantes.

El padre o la pareja no solo pueden sentirse impotentes para aliviar la depresión del ser querido, sino que también pueden sentir que están ayudando. De hecho, debido al pensamiento distorsionado, la persona deprimida podría creer que su ser querido es un contribuyente. Pero incluso cuando este no es el caso, el padre o la pareja pueden experimentar una batalla interna sobre qué decir y qué no decir. Como se mencionó, es posible que uno de los miembros de la pareja no exprese sus sentimientos de negligencia, por temor a que contribuyan al estado de ánimo depresivo del otro. Esto puede empeorar ambos problemas: sentirse abandonado y sentirse como un contribuyente a la depresión.

Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, existen nueve criterios posibles que contribuyen al diagnóstico de depresión, cinco de los cuales deben cumplirse, la mayoría de las veces:

  • Estado de ánimo deprimido
  • Disfrute significativamente reducido en casi todas las actividades
  • Pérdida o aumento de peso significativo cuando no está a dieta, o disminución o aumento del apetito casi todos los días
  • Insomnio o hipersomnia
  • Inquietud o retraso psicomotor
  • Fatiga o pérdida de energía
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva o inapropiada.
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión.
  • Pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida recurrente, intento de suicidio o planificación suicida específica.
  • (Hay otros criterios o un diagnóstico específico)

Estos criterios pueden conducir a una multitud de otros síntomas, que incluyen falta de libido, arrebatos de ira, irritabilidad, abstinencia, etc. Las personas experimentan diferentes síntomas de depresión, la depresión de una persona puede parecer muy diferente a la de otra.

Muchas personas que viven con alguien que está deprimido tienen dificultades para saber si las apoyan o las empoderan. Algunas personas creen que el «amor duro» es necesario. Ser solidario y cariñoso puede parecer que permite que la persona deprimida se estanque. Presionar demasiado puede generar conflictos y una mayor retirada.

Puede parecer una situación desesperada. Sin embargo, todavía hay varias cosas que se pueden hacer:

  • Investiga la depresión. Hay una serie de cosas que son útiles para la depresión: ejercicio, meditación, 20 minutos de luz solar diaria sin bloquear, medicamentos, cambios en la dieta y una serie de remedios naturales. Más que sugerir lo que puede ayudar, el ser querido puede adoptar el nuevo comportamiento.
  • Cuidate. Siempre que alguien esté lidiando con un ser querido con una enfermedad mental, es imperativo que se comprometa o continúe cuidándose a sí mismo. Es posible equilibrar sus necesidades con las de su pareja. Ejercer. Haz cosas agradables, ya sea que tu ser querido las esté haciendo contigo o no. No dejes que la depresión oscurezca todo el universo en el que vives.
  • Esten unidos. Las distorsiones cognitivas, junto con el letargo involucrado en la depresión, conducen a percepciones negativas e irritabilidad. A menudo es difícil no verse afectado por esto, especialmente si hay enojo hacia usted. Sin embargo, es importante seguir el segundo de los Cuatro Acordes, no tomar nada personalmente. Mucho de lo que te llega es el resultado de la depresión y las distorsiones de la percepción y el pensamiento. La capacidad de mirar las situaciones de una manera objetiva y objetiva está en el corazón del pensamiento oriental y el crecimiento psicológico.

Abraham Maslow, quien formuló una teoría basada en una jerarquía de necesidades, la señala como parte de la autorrealización. Aaron Beck y Albert Ellis (que han trabajado con pacientes deprimidos y han desarrollado la terapia cognitivo-conductual y la terapia emocional racional, respectivamente) la convierten en una estrategia para la salud psicológica. El pensamiento oriental ve el desapego compasivo como un rasgo iluminado que debe buscarse. El desapego compasivo es ser capaz de empatizar y sentir compasión por el otro, sin dejarse atrapar por su percepción de la realidad. Haces lo que puedes, sin poner ninguna expectativa.

Ser solidario también significa, con moderación, empujar suavemente a tu ser querido a hacer lo que es bueno para él. Esto incluye invitaciones para participar en actividades e intentos de hacer que la persona deprimida haga ejercicio o algunas de las sugerencias que se muestran arriba para ayudar con la depresión.

  • Escucha. Ser escuchado puede ser increíblemente curativo. La comunicación es nuestra forma de conectarnos. Para muchas personas con depresión, la sensación de aislamiento puede ser abrumadora. La capacidad de escuchar y no ofrecer una solución rápida puede ser de gran beneficio.
  • Ser amado. Puede ser difícil y parecer cursi, pero si sigues las sugerencias anteriores, ya estás enamorado. Abraham Maslow sugirió que la mayoría de las personas buscan terapia debido a una deficiencia en sus necesidades de amor y pertenencia. Los trastornos del estado de ánimo, incluida la depresión y su forma más crónica, la distimia, son el diagnóstico psiquiátrico más común. Si Maslow tiene razón, tal vez al menos como parte de la solución. Como escribí en “El tira y afloja del amor”, es difícil priorizar el amor verdadero debido a nuestras propias necesidades egocéntricas. Pero la capacidad de hacerlo puede resultar gratificante. De hecho, puede usarlo para avanzar hacia su propia autorrealización o iluminación, ya que es una parte vital de todos. El amor debe ser la estrategia predeterminada cuando no sabes qué hacer.

Derecho de autor: William Berry 2014