Seleccionar página

Fuente: Diseño / Shutterstock

A principios de la década de 1900, el gobierno francés aprobó una nueva ley que exigiría que todos los niños asistieran a la escuela. Por supuesto, algunos niños necesitarían cuidados y asistencia más especializados que otros. Por lo tanto, el Ministerio de Educación pidió al psicólogo Alfred Binet que lo ayudara a identificar a los estudiantes con más probabilidades de tener dificultades en la escuela.

Un año después, con su colega Théodore Simon, Binet había desarrollado la primera prueba de inteligencia oficial del mundo: la prueba Binet-Simon. Esto implicaría una serie de preguntas sobre áreas que se consideran importantes para el éxito académico, como la capacidad de atención, la memoria y las habilidades generales para la resolución de problemas. El resultado le indicaría la «edad mental» de una persona, que luego se traduciría en «cociente de inteligencia», el llamado coeficiente intelectual.

Desde su inicio, la prueba se ha revisado varias veces y han aparecido en el mercado muchas nuevas mediciones de coeficiente intelectual, incluso con gran éxito. La investigación ha demostrado que el coeficiente intelectual tiene una fuerte validez predictiva para el rendimiento académico y el desempeño laboral. En otras palabras, un coeficiente intelectual alto significa que es probable que sobresalgas tanto en la escuela como en tu carrera.

Naturalmente, los psicólogos aprovecharon la oportunidad y desde entonces han intentado desarrollar diferentes métodos para aumentar el coeficiente intelectual de las personas, con el fin de mejorar las posibilidades de las personas de obtener trabajos directos y bien remunerados. Algunos han afirmado que el secreto está en el juego de ajedrez, mientras que otros han hecho hincapié en exponer a los bebés por nacer a la música clásica, supuestamente para convertirse en el próximo Mozart. Luego hubo estrategias más elaboradas, como el entrenamiento de la memoria de trabajo y la educación adicional. Pero después de 100 años de intentar aumentar las capacidades cognitivas de las personas de muchas formas, ningún método parecía funcionar. Ninguno podría aumentar de manera confiable el escurridizo coeficiente intelectual. Ni uno solo.

Esto puede llevarlo a creer que mejorar su inteligencia es un esfuerzo inútil, hasta que se dé cuenta del importante defecto que todos estos métodos tenían en común: carecían de una base teórica sólida para la inteligencia en su conjunto, ese conjunto de habilidades. En otras palabras, no había una teoría subyacente clara sobre por qué estas estrategias deberían ser efectivas en primer lugar. Y esa es exactamente la razón por la que este nuevo enfoque es más prometedor.

Una nueva comprensión de la inteligencia

Déjame hacerte una pregunta: cuando Huey es el hermano de Dewey y Dewey es el hermano de Louie, ¿qué son Huey y Louie el uno para el otro? La respuesta, como habrás adivinado, es que son hermanos. Sin saber quiénes son Huey y Louie el uno para el otro, es correcto inferir que son hermanos, según su relación con Dewey.

Steven C. Hayes

Fuente: Steven C. Hayes

La vida real suele ser más compleja que eso, pero de la misma manera, si eres un ser humano verbalmente competente, puedes relacionar cualquier cosa con cualquier cosa y sacar conclusiones de esas relaciones. Las cosas pueden ser iguales, pueden ser opuestas, pueden ser más y pueden ser menos. Nos hemos vuelto tan buenos en la construcción de estas relaciones que, literalmente, son ilimitadas. Por ejemplo, ¿qué pasa con las pelotas de tenis y tu papá? Se notaba que ambos rebotan cuando tocan fondo. O que ambos tienen el pelo corto y encrespado. O que ambos son geniales con los perros. Las posibilidades son infinitas, solo limitadas por tu creatividad.

Literalmente puedes conectar cualquier cosa a cualquier cosa. Y más, puede sacar conclusiones de estas relaciones. Esta capacidad de sacar conclusiones está en el corazón de lo que llamamos inteligencia. Podría decirse que la inteligencia es poco más que la capacidad de relacionar dos o más cosas entre sí y de establecer relaciones nuevas y no formadas a partir de esas redes que nos permiten adaptarnos de manera más eficaz a nuestro entorno. La ciencia convencional converge hacia esta conclusión, pero ¿existe una teoría subyacente que explique de dónde vino y cómo desarrollarla?

Hay. Tiene casi 40 años y abarca varios cientos de estudios, pero ha surgido en un lugar tan improbable que muy pocos teóricos interesados ​​en la inteligencia o la cognición humanas son siquiera conscientes de su existencia. Es una teoría del lenguaje y la cognición llamada Teoría del marco relacional (o RFT) y se originó en la psicología del comportamiento, un subdominio que la mayoría de los científicos cognitivos rara vez, o nunca, visitarían.

RFT propone que la unidad básica de la cognición humana superior es una habilidad aprendida llamada marco relacional. Con sus primeras palabras, los bebés aprenden si un objeto «es» (y ahí está, ¡la primera pista de un tipo específico de marco relacional!). Llamado por un nombre en particular, entonces ese nombre se relaciona con ese objeto. Nombrar es una calle de dos vías, en otras palabras, y con suficientes ejemplos, cuando un niño aprende una relación «es» de una forma u otra, él / ella puede derivar esa relación de dos vías. Luego vienen los marcos de distinción. Si un niño escucha un nombre desconocido en presencia de un objeto que ya está nombrado y otro que no lo es, el niño deducirá que el nuevo nombre «no es» el objeto nombrado, y que «es» probable que sea un nombre del objeto desconocido.

Cuadro tras cuadro, se agregan relaciones (igual que, diferente de, antes, mejor, opuesto, parte de, causa de, etc.) y nuestras habilidades de razonamiento simbólico mejoran. A medida que las relaciones particulares se combinan en redes de relaciones, se influye en el impacto emocional y conductual de todo dentro de esas redes. El pensamiento simbólico cambia el mundo en el que vivimos.

Durante las cuatro décadas de existencia, los practicantes de RFT han aprendido cada vez más sobre cómo medir y entrenar habilidades de relación en niños que no pueden hablar, o niños que no tienen un sentido normal de sí mismos, o en personas con desarrollo normal que quieren mejorar. sus habilidades cognitivas. Y aquí estamos, de vuelta al coeficiente intelectual.

Las pruebas de inteligencia estandarizadas requieren que los participantes observen o deduzcan las relaciones entre los estímulos (por ejemplo, elegir la imagen adecuada para complementar un patrón en particular; el negro es al blanco lo que la noche es al «blanco»; ¿en qué se parecen los aviones y los autobuses? Etc.) pero hasta El encuadre relacional se aprecia plenamente, es fácil perderse en las habilidades básicas que evalúan estas pruebas.

Varios estudios han demostrado ahora que aquellos que obtienen una puntuación alta en las pruebas de inteligencia (es decir, aquellos con un coeficiente intelectual alto) tienen habilidades de razonamiento relacional altamente desarrolladas. Al mismo tiempo, aquellos que obtienen un puntaje bajo en estas pruebas tienen habilidades de razonamiento relacional que pueden mejorarse mediante un entrenamiento cuidadosamente enfocado en estas habilidades.

Esta nueva comprensión de la inteligencia abre la puerta a nuevos programas para mejorar la capacidad de las personas para razonar relacionalmente (y así mejorar su inteligencia general). Una de estas intervenciones se llama SMART, un programa en línea que capacita a los participantes con relaciones simples, es decir, relaciones MISMA / DIFERENTE y MÁS / MENOS en una serie de 55 pasos de capacitación. Unos pocos estudios controlados que utilizan SMART muestran cambios en los puntajes de CI de 1/2 a una desviación estándar (por ejemplo, un estudio con estudiantes adolescentes que encontró mejoras de aproximadamente 15 puntos). Teniendo en cuenta que el siguiente mejor entrenamiento del mercado, el entrenamiento de la memoria de trabajo, generalmente muestra aumentos de solo 2-3 puntos, el potencial de las intervenciones basadas en RFT es sorprendente.

Otra intervención prometedora con múltiples estudios que vinculan el aprendizaje relacional con la inteligencia es el Peak Relational Training de Mark Dixon, que tiene como objetivo ayudar a niños y adultos con autismo y otras discapacidades del desarrollo. Todavía es temprano y se avecinan ensayos más grandes y mejor controlados, pero los datos existentes sugieren que los métodos basados ​​en RFT están haciendo lo que otros no han logrado en los últimos 100 años.

Estos estudios sugieren que la inteligencia no es algo que tengamos o no tengamos. Ver el coeficiente intelectual como un reflejo de las habilidades de relación adquiridas es una idea nueva, y los primeros estudios sugieren que al centrarnos en la fluidez del razonamiento de las relaciones en sí, podemos mejorar nuestro coeficiente intelectual. Si esto es correcto, podría abrir nuevas vías para las personas en formas que aún no se han imaginado.

Los psicólogos deben aprender a ser agentes de cambio cultural, a ayudar a que la sociedad avance y a servir a los niños que tienen dificultades en la escuela. En este caso, la ayuda parece provenir de un rincón poco probable de la ciencia.

Imagen de Facebook: Desizned / Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies