Seleccionar página

Fuente: StockSnap/Pixabay

Un estudio reciente de Hayes et al. concluyó que la regulación emocional y la identidad social contribuyen de manera única a la soledad. La investigación, publicada en British Journal of Clinical Psychology, se analiza a continuación.

La psicología de la soledad.

Desde que comenzó la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), una cantidad considerable de investigaciones se han centrado en el aislamiento social y la soledad.

¿Qué es la soledad? Hay diferentes tipos de soledad, pero en general, la soledad se refiere a la dolorosa experiencia subjetiva de sentirse aislado o sentir que las relaciones de uno son de alguna manera insatisfactorias o deficientes (ya sea en calidad o cantidad).

La soledad se asocia con una variedad de tendencias, comportamientos y resultados, como el materialismo, el uso de medios digitales y el miedo a perderse algo (FOMO). Además, la investigación muestra que las personas solitarias tienen más probabilidades de experimentar dolor agudo o crónico y de contraer resfriados, gripe y muchas otras enfermedades.

Regulación emocional y soledad.

Las personas que a menudo se sienten solas tienden a tener dificultades en la regulación de las emociones. La regulación emocional se refiere al uso de estrategias para influir en la experiencia y expresión de las emociones.

Algunas de las técnicas de regulación emocional más efectivas son la resolución de problemas y la reevaluación: cambiar la experiencia de uno al cambiar la forma en que uno piensa sobre una situación emocional.

La desregulación emocional ocurre cuando usamos estrategias de regulación emocional desadaptativas. Algunos ejemplos son ocultar los propios sentimientos, evitar ciertos sentimientos (p. ej., miedo, asco), rumiar y catastrofizar.

Como resultado de estas estrategias desadaptativas, las experiencias emocionales desagradables (p. ej., miedo intenso, ira, desesperación) no mejoran. De hecho, a menudo empeoran: más inapropiados para la situación, intensos, duraderos, etc.

Pexels/Pixabay

Fuente: Pexels/Pixabay

Identidad social y soledad

Aparte de las dificultades de regulación emocional, los aspectos del contexto social que están relacionados con la soledad (p. ej., sentimientos de pertenencia, sentido de significado, apoyo social) también pueden contribuir a los sentimientos de aislamiento y soledad.

Para entender por qué, es importante recordar que quiénes somos se define no solo por nuestras propias características únicas (p. ej., ser intuitivos, introvertidos, solidarios, amistosos, impulsivos, aventureros, fuertes). También se define por los grupos con los que nos identificamos, como nuestra familia, la iglesia, el club deportivo, la asociación de ex alumnos, el grupo ocupacional o los clubes sociales, recreativos o políticos a los que pertenecemos.

En concreto, los sentimientos de soledad se producen por la pérdida o falta de identidades sociales, dado que las identidades sociales influyen positivamente en nuestras actitudes y comportamientos y favorecen la salud y la felicidad.

La razón de esto es que no identificarse o pertenecer a grupos valorados significa no tener acceso a sus recursos sociales y psicológicos. Estos recursos pueden incluir la autoestima, el apoyo social, un sentido de propósito compartido y la capacidad de ejercer control sobre los resultados valiosos.

Así, la investigación que se describe a continuación exploró la relación entre la soledad y la regulación emocional y la identidad social.

Investigando la soledad, la regulación emocional y el apoyo social

Muestra: 875 participantes (658 sin y 217 con diagnóstico de salud mental actual o previo); 425 hombres; edad promedio de 45 años; 166 sencillo; 530 con título de licenciatura o posgrado.

Se pidió a los participantes que completaran una encuesta.

Mediciones

  • Listado de grupos: Identificación de grupos a los que pertenecían.
  • Múltiples membresías grupales: evaluación de la fuerza de la conexión con los grupos.
  • Apoyo social dado y recibido: un ítem de muestra fue: “Las personas que son importantes para mí me hacen sentir amado y cuidado”.
  • Regulación de las emociones de los demás y de uno mismo: Evaluación de la mejora del afecto extrínseco («Pasé tiempo con alguien»), el empeoramiento del afecto extrínseco («Le conté a alguien sobre sus defectos»), la mejora del afecto intrínseco («Pensé en los aspectos positivos de mi situación») , y empeoramiento del afecto intrínseco («Pensé en mis defectos»).
  • La escala de soledad de UCLA de 8 elementos: un elemento de muestra (codificado al revés) fue: «Soy una persona extrovertida».

Resultados

La soledad fue mayor en las personas con antecedentes de enfermedad mental que en las que no lo tenían. Y estos individuos reportaron usar más estrategias de empeoramiento de afecto interno (p. ej., rumia) y experimentar más soledad.

Esto no es sorprendente, ya que las estrategias de regulación emocional que afectan el empeoramiento se han asociado previamente con una variedad de enfermedades mentales, que incluyen ansiedad, depresión, trastorno de estrés postraumático (TEPT), trastornos de personalidad y abuso y adicción a sustancias.

Lecturas esenciales de la soledad

En cuanto a las estrategias de mejora del afecto, no hubo grandes diferencias entre los grupos estudiados.

Entonces, parece que en comparación con el uso de técnicas de regulación emocional adaptativa, el uso de estrategias desadaptativas juega un papel más importante en el desarrollo de problemas de salud mental.

Otro hallazgo clave fue que la soledad se correlacionó tanto con la falta de apoyo social como con el uso de estrategias de empeoramiento del afecto interno. Esta relación se mantuvo independientemente de si había antecedentes de enfermedad mental.

En conjunto, estos resultados respaldan investigaciones anteriores que muestran que la identificación social positiva puede tener un efecto positivo en las creencias y esquemas centrales desadaptativos, como el esquema de desconfianza/abuso o los esquemas de vergüenza y aislamiento social, los cuales son factores de riesgo para la depresión.

quitar

El análisis de los datos mostró que la regulación emocional y la identidad social en conjunto representan una variación considerable (36 por ciento) en la soledad.

Una posible explicación es que tanto las dificultades en la regulación de las emociones como la falta o pérdida de identidades sociales impactan negativamente en las percepciones de uno, lo que hace que uno se sienta más solo y menos apoyado.

Y sentirse solo y sin apoyo se asocia con resultados negativos para la salud mental y física, incluido un menor bienestar y un mayor riesgo de muerte prematura.

Entonces, aunque la soledad no es una enfermedad física o mental, está asociada con resultados negativos para la salud. Por lo tanto, los médicos harían bien en preguntar acerca de la participación social y los sentimientos de soledad y aislamiento de sus pacientes, al igual que examinan otros factores de riesgo de enfermedad mental.

Además, es útil educar a los pacientes sobre la importancia de las estrategias de regulación emocional adaptativa y los factores sociales importantes (p. ej., sentido de pertenencia, identificación grupal, apoyo social) para la felicidad, la salud y el bienestar. Y emplear tratamientos como la terapia cognitiva conductual y las intervenciones basadas en la identidad para ayudar a quienes se sienten aislados o alienados y quienes perciben que sus vidas carecen de significado o propósito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies