Seleccionar página

Zoltan Tasi / Unsplash

En un mundo que provoca cada vez más ansiedad, con cambios tecnológicos acelerados, una pandemia que provocó miedos, pérdidas y aislamiento, una guerra en Ucrania, un mercado de valores volátil y noticias horribles de tiroteos masivos y catástrofes relacionadas con el clima, es más importante que nunca para cultivar herramientas que alivian la tensión y crean calma.

Recomiendo a mis pacientes que incluyan la meditación como parte de su estilo de vida y aconsejo a mi familia y amigos que hagan lo mismo. Dedicar cinco minutos todos los días a la meditación consciente puede cambiar las reglas del juego. Hay muchos libros y aplicaciones que puede buscar para obtener orientación. Pero los siguientes son los conceptos básicos básicos. La meditación de atención plena consta de cuatro elementos principales.

1. Postura

Encuentre una silla cómoda en un espacio tranquilo. Siéntese derecho, sienta el piso bajo sus pies y coloque sus manos sobre su regazo.

2. Respiración

Empiece a respirar. El aire debe llenar tu abdomen para que tu barriga comience a sobresalir. Al inhalar el aire, siéntalo subir hacia su pecho y ensanchar sus costillas. Contenga la respiración por un segundo y exhale de manera inversa, con su pecho y luego su abdomen liberando aire. Espere unos segundos y luego repita. Intente esto varias veces, respirando lenta y conscientemente.

3. Relajación

Comience en la parte superior de su cabeza. Relaja la frente alrededor de los ojos, la cara y la boca. Gire el cuello suavemente, relaje los hombros y libere la tensión en los brazos. Estire los dedos y relájese. Vuelve a tu espalda y pecho. Mueve tu atención hacia tu estómago, glúteos, caderas, muslos, rodillas y pies. Estire y flexione los tobillos y los dedos de los pies. Examina todo tu cuerpo para ver si quedan puntos tensos. Respira en esos puntos. Tu respiración se ha convertido en una herramienta de relajación.

4.Meditación

Concéntrese en su nariz y respire mientras el aire entra y sale a un ritmo típico. No se preocupe si su concentración divaga. Sólo sigue trayendo tu mente de vuelta a tu respiración. Notarás que seguirás sintiéndote cada vez más relajado. Al principio, intente esto durante un minuto. Gradualmente, con práctica, trabaje hasta tres y luego cinco minutos. Cuando haya terminado, gire suavemente el cuello y estire las manos y los músculos de la cara haciendo muecas. Espera un momento, respira profundamente y listo.

Después de seguir estos pasos, es probable que te sientas muy relajado, con la mente despejada, un efecto que puede durar desde unos minutos hasta mucho más. Si hace este breve ejercicio con regularidad, los efectos de relajación permanecerán con usted durante períodos más largos. Habrás entrenado tu mente y tu cuerpo para vivir en un estado consciente y relajado. Tu comprensión de cómo usar tu respiración para lograr una sensación de alivio te permitirá mantener la calma, mantener una perspectiva positiva y ser más resistente.

Si practicas la meditación con regularidad, puedes llegar a un momento en que tu atención esté totalmente absorbida por la respiración. Su respiración se volverá muy lenta y profunda. Una suave sonrisa podría romperse en tus labios. Entrarás en un estado muy pacífico conocido como «momento de meditación». Esto puede durar solo unos momentos, pero puede ser bastante profundo. No lo olvidarás. Señalo esto para que sepas cuándo has entrado en un momento de «meditación trascendental». Si medita con frecuencia o se une a un grupo, probablemente entrará en este estado con más frecuencia o por más tiempo. Pero, por ahora, los pasos básicos anteriores son un excelente comienzo.

Como alguien que ha meditado durante décadas, ha estudiado con maestros de renombre y ha visto a pacientes incorporar la meditación en el tratamiento de la ansiedad, la depresión, el TDA y otros problemas de salud conductual, creo firmemente que cualquiera se beneficiará de la práctica de la meditación consciente. Si bien no siempre podemos prevenir situaciones estresantes, podemos afectar la forma en que respondemos a ellas. Tomarse el tiempo para detenerse y concentrarse en nuestra respiración aquieta nuestra mente y nos conecta con nuestro ser interior. Nos permite vernos a nosotros mismos, a los demás y, muy a menudo, la belleza del mundo con ojos más claros y apreciativos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies