Seleccionar página

Fuente: Simon Dannhauer/iStock, usado con permiso

Una primavera, hace unos años, visité por primera vez el Parque Nacional del Gran Cañón en el norte de Arizona y quedé hipnotizado por su magnificencia. Era algo más que “un gran agujero en el suelo”, como lo caracterizarían algunas personas. Es una maravilla natural que todo el mundo debería visitar al menos una vez en la vida. Debido a su inmensidad, hay bordes norte y sur, lo que hace que una visita al Gran Cañón sea difícil de cubrir en un corto período de tiempo. Desde mi experiencia, el Gran Cañón es sereno en su grandeza, pero tiene un significado más profundo e indescriptible dentro de su inmensidad.

Después de recuperarme de mi asombro inicial sobre el Gran Cañón, decidí comenzar a tomar fotografías desde diferentes ángulos. Con mi cámara digital de alta potencia, tomé suficientes fotos y luego comencé a revisarlas. Pronto me di cuenta de que esas fotos no podían hacer justicia a la grandeza del Cañón. Al comparar las fotos con la visualización real del Cañón, descubrí que los detalles en las fotos no eran tan elaborados como en la visualización en vivo. El sentimiento de asombro que me abrumó cuando miré hacia el Cañón no se podía sentir mirando las fotos; especialmente, los susurros del viento, el sonido de las hojas de los árboles siendo arrastradas por el viento y el canto de los pájaros. Todos estos sonidos fueron experimentados por estar presente en el silencio, la tranquilidad y la serenidad del entorno con una apertura de la mente para apreciar el Cañón.

Comencé a preguntarme si nosotros, como personas, alguna vez nos tomamos el tiempo para apreciar las diferencias y similitudes de los demás como lo hacemos con el Gran Cañón.

Si nos caracterizamos como el Gran Cañón en el sentido de ser dinámicos ya veces indescriptibles, ¿nos vemos como si estuviéramos experimentando el Cañón en persona o como en las fotografías tomadas? Haga una introspección sobre cómo nos percibimos unos a otros y pregúntese: «¿Cuánto tiempo pasamos tratando de entendernos?» Esta pregunta debería provocar un significado más profundo sobre cómo nos entendemos unos a otros, especialmente en el lugar de trabajo, donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo.

Hay tres formas posibles de entender y colaborar entre sí: cambio de etiqueta; desacelerar; y estar abierto a nuevas posibilidades.

  • Cambios de etiqueta. Debido a que vivimos en una sociedad donde etiquetarse unos a otros es intuitivamente una norma, tendemos a etiquetarnos unos a otros en función de los estándares sociales de aceptación, no a través de la lente de la humanidad compartida. Por ejemplo, darse mutuamente el beneficio de la duda al percibir a todos como miembros valiosos de la sociedad, independientemente de las características demográficas (p. ej., religión, estatus social, género, logros educativos, orientación sexual, etc.) puede ayudarnos a redefinir cómo tratamos El uno al otro. En términos de la ilustración del Cañón, si dejamos de ver el Cañón simplemente como un «gran agujero en el suelo», podemos percibir mejor el Cañón por lo que es: una enorme maravilla natural del mundo. Alrededor de 5,9 millones de personas visitan el Gran Cañón cada año solo para tener una experiencia con el Cañón. Cada uno de nosotros es más profundo que nuestras apariencias físicas. A veces, el ruido incesante de nuestra mente nunca nos permite observar nuestros pensamientos; en cambio, reaccionamos al primer pensamiento que nos viene a la mente, y cuando lo hacemos, corremos el riesgo de un juicio erróneo.
  • Desacelerar. A muchos hombres no les gusta quedarse solos con sus pensamientos; las mujeres tienden a ser mejores en eso. Esto podría explicar por qué más hombres se meten en problemas que mujeres. Los hombres a menudo eligen participar en cualquier cosa en lugar de permanecer inactivos, incluso si tales compromisos pueden tener resultados negativos e incluso nocivos para la salud. Apresurarte a juzgar generalmente conduce a malas decisiones, simplemente porque no prestamos suficiente atención a una situación, lugar o persona. Por lo tanto, si podemos reducir la velocidad de nuestros pensamientos y repensar nuestras suposiciones iniciales, podríamos comenzar a ver información familiar con una nueva lente. Podemos comenzar a prestar atención a las palabras no pronunciadas que generalmente se expresan a través del lenguaje corporal solo si somos intencionales y empáticos en nuestras interacciones cotidianas.

Entre las personas en posiciones de autoridad que desean establecer relaciones saludables con los miembros de su equipo, solo una fracción de los gerentes puede relacionarse con los miembros de su equipo. Esta podría ser una buena razón por la que deberíamos liderar desde el corazón y no desde la cabeza porque el corazón sabe lo que la cabeza no quiere pensar. Pero dejar las opciones abiertas podría ayudarnos a ser más flexibles en nuestro pensamiento y a saber cómo aplicar tanto la inteligencia de la cabeza como la del corazón a nuestras decisiones.

  • Estar abierto a nuevas posibilidades. Cuando hacemos las cosas como siempre las hemos hecho, terminamos viendo las cosas como siempre las hemos visto. Sin embargo, cuando nos abrimos para salir de nuestras cabezas y entrar en el reino de las posibilidades, podemos aprender de los lugares menos esperados. En el lugar de trabajo, por ejemplo, durante el tiempo de descanso, los trabajadores tienden a reunirse con sus compañeros. Esforzarse por asociarse con compañeros de trabajo que no son nuestros contemporáneos inicialmente puede parecer extraño e incómodo. Con el tiempo y haciendo tareas laborales juntos, podríamos comenzar a ver razones específicas para abrirnos el uno al otro. Cada uno de nosotros tiene un rasgo particular que resalta nuestra humanidad. Nuestro trabajo es hacer un esfuerzo honesto para encontrar esa única cosa. Una vez que nos enfocamos en nuestras similitudes, aumentan las posibilidades de apreciar las historias de los demás.

El Parque Nacional del Gran Cañón recibe cada año más visitantes de todo el mundo que cualquier persona influyente en el mundo, pero sigue siendo fiel a sí mismo. Los humanos tenemos la capacidad de entretenernos y acomodarnos unos a otros porque hemos probado las posibilidades a lo largo del tiempo. Para seguir alcanzando la grandeza, podemos observar cómo nos etiquetamos unos a otros, reducir la velocidad para apreciarnos y estar abiertos a nueva información. De esta manera, podemos estar a la altura de nosotros mismos y proyectar esa energía unos a otros, y ser más que un gran espacio vacío en la experiencia de los demás.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies