Seleccionar página

Las hermosas flores de lavanda del árbol casto (Vitex agnus-castus), un arbusto originario del Mediterráneo, producen frutos pequeños y oscuros (bayas) que se asemejan a granos de pimienta. Los antiguos herbolarios europeos creían que las bayas suprimían la libido, ayudando a aquellos que buscaban la castidad, de ahí el «casto» en su nombre y el nombre de la especie en latín, agnus-castus, que significa cordero casto. Irónicamente, las bayas del árbol casto en realidad tienen menos probabilidades de matar la libido que de aumentarla. Un estudio iraní reciente muestra que las bayas secas y en polvo aumentan el deseo sexual de las mujeres y tienen varios otros efectos que muchas mujeres agradecerían.

El estudio

Los investigadores preguntaron a 205 mujeres sexualmente activas en edad reproductiva atendidas por ginecólogos en un centro médico universitario en Irán si tenían problemas sexuales y querían más placer sexual. Las mujeres fueron excluidas si usaban píldoras anticonceptivas o tenían antecedentes de depresión, síndrome premenstrual, enfermedades graves, violencia doméstica o problemas con el alcohol o las drogas. Eso dejó a 112 participantes que completaron una encuesta estándar sobre la función sexual de las mujeres. Luego, los investigadores le dieron a la mitad del grupo un placebo diario, mientras que la otra mitad tomó frutas del árbol casto (4 mg de bayas secas en polvo por día).

Después de 16 semanas, el grupo de placebo reportó un poco menos de dolor sexual, pero ningún otro cambio. Sin embargo, las mujeres que tomaron bayas de árbol casto mostraron varios beneficios sexuales que fueron estadísticamente significativos (p < 0.001): aumento del deseo sexual, excitación erótica más fácil, más autolubricación vaginal, menos dolor relacionado con el sexo, orgasmos más fáciles y mayor rendimiento general. satisfacción sexual.

De los problemas de lactancia a la promoción de la castidad

El antiguo médico/herbolario griego, Pedanius Dioscórides (40-90 dC), escribió el primer libro de texto médico de Occidente, De Materia Medica (Sobre medicamentos). En él, reconoció el efecto del árbol casto en el sistema reproductivo femenino, pero se centró en lo que llamó su capacidad para aumentar la producción de leche de las madres lactantes. Recomendó las hojas y bayas del árbol para tratar problemas de lactancia y para expulsar la placenta y controlar el sangrado posparto. “Si de la matriz brota sangre”, escribió Dioscórides, “que la mujer beba vino tinto oscuro en el que se han empapado las hojas del árbol casto”.

Pero con el paso del tiempo, el árbol casto se convirtió en un supresor sexual. En la Ilíada, Homero llamó a la hierba un símbolo de virginidad. En la antigua Roma, las vírgenes vestales portaban ramas de árboles castos como símbolo de su castidad.

Durante la Edad Media, las flores del árbol casto se esparcieron por el suelo ante los pies de los sacerdotes y monjas novicios cuando entraban en monasterios y conventos, preparándolos simbólicamente para la castidad de por vida. Los monjes también comían las frutas picantes para reprimir sus impulsos sexuales, de ahí uno de los nombres comunes de la planta, pimienta de monje.

Más allá de los beneficios estrictamente sexuales

La investigación moderna ha demostrado que el árbol casto se dirige a la glándula pituitaria, aumentando la producción de la hormona luteinizante y disminuyendo la secreción de la hormona estimulante del folículo. Estos cambios influyen en el equilibrio de las hormonas sexuales femeninas, reduciendo los niveles de estrógeno y aumentando los niveles de progesterona. Estos cambios hormonales explican los efectos pro-sexuales del árbol casto.

Árbol casto también tiene otras acciones que pueden interesar a las mujeres:

  • Síndrome premenstrual (SPM). Investigadores holandeses revisaron 14 estudios de bayas de árbol casto para la prevención del síndrome premenstrual. Trece (93 por ciento) mostraron beneficio. Muchos de estos estudios no fueron metodológicamente rigurosos, pero aun así, la hierba parece prometedora para minimizar el síndrome premenstrual.
  • Dolor mamario premenstrual. Muchas mujeres experimentan sensibilidad o dolor premenstrual en los senos (mastalgia cíclica). Investigadores en Singapur y Australia analizaron 25 estudios. Demostraron que el extracto de bayas de árbol casto (20 a 40 mg/día durante tres meses) “fue efectivo para aliviar el dolor de senos”.
  • Molestias de la menopausia. Un estudio piloto realizado por investigadores australianos sugiere que las bayas del árbol casto pueden ayudar a aliviar los sofocos y otras molestias de la menopausia.
  • Lactancia. Los antiguos pueden haber tenido razón acerca de que las bayas del árbol casto aumentaban la producción de leche. Pero no. Los estudios han producido resultados contradictorios. Pero las bayas del árbol casto parecen ser seguras cuando se usan según las indicaciones, por lo que las madres lactantes que deseen producir más leche pueden probarlo en consulta con sus proveedores de atención médica.

Dónde encontrarlo y qué esperar

Los productos del árbol casto están disponibles en la mayoría de las tiendas naturistas y tiendas de suplementos. La mayoría de los estudios del árbol casto han utilizado extractos estandarizados en cápsulas o tinturas (extractos alcohólicos). Siga las instrucciones del paquete.

Si el árbol casto aumenta la lactancia, eso suele suceder con el uso diario durante unas pocas semanas. Para otras indicaciones, permita unos meses.

El árbol casto nunca se ha relacionado con ningún efecto secundario significativo, pero es posible que haya problemas menores, en particular, malestar estomacal y posiblemente picazón, sarpullido, fatiga y algo de pérdida de cabello.

PD: Irán es un centro de investigación de medicina herbaria

El estudio de las bayas del árbol casto se llevó a cabo en Irán, un enemigo político de los EE. UU., que ha impuesto duras sanciones económicas. Independientemente de la política, durante décadas, los científicos iraníes se han destacado en el campo de la investigación de la medicina herbaria. Las sanciones de EE. UU. han dificultado que Irán compre productos farmacéuticos occidentales y han estimulado los esfuerzos para reemplazarlos con medicamentos a base de hierbas más disponibles y menos costosos disponibles en Irán, entre ellos bayas de árbol casto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies