Seleccionar página

Mires donde mires, empieza a parecerse mucho a la Navidad. Se encendió la primera luz de Hanukkah, Hallmark lanzó sus películas anuales para sentirse bien de temporada, Mariah Carey se reproduce repetidamente y las tiendas están ocupadas con las compras navideñas de última hora. Entonces, a riesgo de sonar un poco como el Grinch, vale la pena recordar que las vacaciones vienen con otro regalo inesperado: entre Acción de Gracias y Navidad, el estadounidense promedio aumenta de una a ocho libras.

No es difícil entender por qué. Por un lado, las fiestas, aunque alegres, también pueden ser desafiantes. Los regalos deben comprarse y envolverse. Fiestas planeadas y asistidas. Las familias se reúnen, provocando nuevas alegrías pero también viejas tensiones. Por eso, la Asociación Estadounidense de Psicología descubrió que el 38 por ciento de los estadounidenses informan que su estrés aumenta considerablemente durante las vacaciones, y solo el 8 por ciento dice que son más felices.

Y no hace falta que un psicólogo te diga que cuando las personas se sienten estresadas, muy a menudo recurren a la nevera.

Costos de la Obesidad

Ahora, mire: una segunda galleta de Navidad, por ejemplo, o una abundante ración de puré de papas con mantequilla es una forma deliciosa de celebrar la época más maravillosa del año. Pero como el final del año también es un momento para hacer un balance y decidir hacerlo mejor en el futuro, aquí hay algunos hechos importantes para tener en cuenta.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), uno de cada tres adultos estadounidenses lucha contra la obesidad, lo que los pone en mayor riesgo de desarrollar diabetes, afecciones cardíacas y varios tipos de cáncer, lo cual es terrible no solo para las personas. afligidos, sino también para todos los demás: la obesidad, estiman los CDC, le cuesta a nuestro sistema de atención médica casi $173 mil millones al año, o más que el patrimonio neto de Bill Gates. La evidencia (y el sentido común) indica que los alimentos ricos en azúcar y sabrosos aumentan la dopamina en el cerebro, lo que, al igual que con la adicción, puede aumentar la motivación para consumir más, creando ansias y sentimientos de pérdida de control.

Por lo tanto, frenar la epidemia de obesidad debería ser una prioridad principal en 2023, y no hay mejor momento para comenzar a planificar que ahora, cuando estamos a punto de volver a disfrutar más de lo que deberíamos comer. ¿Cómo, entonces, proceder?

Algunos enfoques para combatir la obesidad son bien conocidos: alimentos más saludables, porciones más pequeñas, ejercicio regular. Pero ser conocido no hace que tales hábitos sean más fáciles de desarrollar, especialmente para los muchos estadounidenses que luchan contra los atracones y para quienes las festividades son particularmente desalentadoras. La obesidad es ahora una epidemia, lo que significa que necesitamos cosas más fuertes para combatirla. Entra… ¿psicodélicos?

Posible papel de los psicodélicos

Si bien los investigadores han estado estudiando el uso de psicodélicos para combatir la adicción a las drogas y el alcohol, ahora tenemos un estudio que sugiere que también pueden ser efectivos para tratar los atracones. A principios de este año, mi empresa, Clearmind Medicine, colaboró ​​en un estudio preclínico con la Universidad Hebrea de Jerusalén para probar el nuevo compuesto MEAI (5-metoxi-2-aminoindano) en el consumo de alimentos de ratones, y tenemos esperanzas sobre el resultados.

Un estudio reciente de la Universidad de Columbia Británica encontró que la psilocibina “demostró un efecto modesto pero significativo en el aumento de peso” en roedores. Esto no debería ser una sorpresa: los psicodélicos son notablemente útiles para darle al cerebro un descanso de los patrones psicológicos y de comportamiento osificados y destructivos, lo que significa que tienen el potencial de volver a entrenar nuestras mentes y nuestros cuerpos para, literalmente, digerir los alimentos de manera diferente.

Eso es mucho por lo que estar agradecido, pero se necesita investigación adicional. Aquí está la esperanza, entonces, de que 2023 traiga consigo amplios ensayos clínicos y una gran cantidad de nuevos tratamientos y productos que nos ayuden a recortar nuestras cinturas al cambiar de opinión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies