Seleccionar página

Fuente: foto Diane Dreher

Hace años mi novio me pidió que me casara con él mientras estábamos juntos bajo las estrellas. Estaba en su último año en la universidad y se graduó en unas semanas. Yo era un estudiante de tercer año, trabajando en mi camino a la escuela con un corazón lleno de sueños. – Sí, respondí. Pero al momento siguiente dijo: «Si me amas, abandonarás la escuela y trabajarás para que pueda ir a la universidad».

«¿Rendirse?» Me encantaba la universidad. Fue mi camino hacia el futuro. Por supuesto, lo amaba, pero quería ir a la escuela de posgrado para convertirme en profesor en la universidad.

“¿Por qué no podemos ir los dos a la universidad? » He preguntado.

«Eres egoísta», dijo, y rompió conmigo esa noche.

Su propuesta me dejó con dos opciones no deseadas: podría amarlo y dejar la escuela, o quedarme en la escuela, lo que significaba que no me agradaba. Aún así, había otras opciones que nunca discutimos. Podría haber trabajado un año y haber ahorrado su dinero. Podríamos haber ido a la universidad juntos, trabajar a tiempo parcial, obtener becas o préstamos para estudiantes. Resultó que ambos obtuvimos un doctorado y nos convertimos en profesores universitarios, pero nuestra relación se vino abajo debido a un falso dilema, una trampa que limita nuestras opciones y que con demasiada frecuencia puede controlar nuestras vidas (Dreher, 2000).

Aquí hay tres errores comunes que pueden limitar nuestra libertad emocional:

1. Falso dilema. En el mundo occidental, a menudo caemos en este dualismo divisivo, al ver nuestras opciones limitadas a un extremo u otro: todo o nada, bueno o malo, tu manera o mi manera. Esto reduce nuestras opciones a solo dos cuando vivimos en un universo de muchas posibilidades. Con demasiada frecuencia la gente lo usa para manipularnos, para engañarnos y hacernos elegir uno de los dos extremos.

2. Culpa y vergüenza. La gente también puede intentar controlarnos con insultos, usando la culpa para manipularnos. Mi novio me llamó «egoísta» porque no estaba haciendo lo que él quería. Como ha señalado el psicólogo George Simon (2010), las personas a las que él llama “abusadores ocultos” tratan de controlarnos con vergüenza y culpa. Caemos en esta trampa cuando hacemos lo que ellos quieren porque no queremos que nos vean como «egoístas» o que nos pongan en otra categoría negativa. Cuando descubrí lo que estaba tratando de hacer mi novio, gané más libertad emocional.

3. Imponer su propósito a los demás. Cada uno de nosotros tiene su propio objetivo, pero a menudo la gente intenta controlarnos imponiéndonos su objetivo, diciéndonos cuál debería ser nuestro objetivo. Como profesor universitario, a menudo veo a estudiantes con dificultades cuyos padres tratan de moldearlos en su propia idea de éxito, eligiendo sus especialidades y presionándolos para que ignoren sus propias necesidades de éxito. En contraste, los estudios en psicología positiva nos dicen que para prosperar, cada uno de nosotros debe encontrar su propia fuente de significado y propósito (Dreher, 2008; Maslow, 1991; Seligman, 2004).

La conciencia es el primer paso en cualquier cambio de comportamiento duradero. Ahora que está consciente de estas trampas, la próxima vez que alguien use una para descarrilarlo, respire hondo para evitar reaccionar sin pensar. Luego, escuche sus sentimientos, que según el psicólogo de la Universidad de Yale, Mark Brackett, son claves esenciales para llevar una vida más saludable y productiva. Como explica, hay que darse «permiso para sentir» (2019).

Aquí hay algunas preguntas para ayudarlo a comprender mejor cuándo las personas intentan engañarlo:

  • «¿Cómo me siento?»
  • «¿Qué necesito?»
  • «¿Cuáles son mis opciones? «

Luego, tómate un momento para reflexionar sobre tus respuestas. ¿Cómo te sientes y qué necesitas realmente? Finalmente, piense en sus opciones antes de actuar.

A medida que se vuelva más consciente de sus sentimientos y necesidades, será menos probable que caiga en las trampas de los manipuladores y más apto para descubrir nuevas opciones y posibilidades para su vida.

Este mensaje es solo para información y no debe reemplazar la psicoterapia con un profesional calificado.

Imagen de Facebook: Antonio Guillem / Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies