Seleccionar página

Fuente: CC0 Creative Commons

Todos queremos ser más inteligentes, aunque nuestras razones puedan ser tan individuales como nosotros. Algunos de nosotros nos preocupamos por el deterioro cognitivo a medida que envejecemos. Otros buscan ser más brillantes para nuestro trabajo. Algunos solo quieren ser más rápidos para resolver esos molestos problemas de Sudoku.

Los consumidores tienen muchas opciones para «entrenar» sus cerebros. Lumosity, CogFit y Elevate son solo algunos programas que pueden ayudarlo a «impulsar su cerebro» a un costo modesto, generalmente en forma de juegos simples para su dispositivo móvil. A todos nos encantan los juegos, por lo que el compromiso parece menor, pero ¿qué sabemos realmente sobre estos programas? La ciencia puede ser intimidante, incluso si una empresa comparte su investigación científica.

Si bien nadie puede decirle qué funcionará mejor para sus propias necesidades, hay tres cosas clave que debe saber sobre los programas de entrenamiento cerebral. El conocimiento no lo hará más inteligente, pero lo ayudará a comprender los principios detrás de los juegos y por qué a veces funcionan y otras no.

Primero, el entrenamiento debe ser adaptativo.

Comencemos con una analogía simple: dardos. Si quisieras convertirte en un mejor jugador de dardos, ¿cómo empezarías? Con suerte, no se parará a 20 yardas de un tablero de dardos y comenzará a lanzar. En su lugar, probablemente intente un tiro con un nivel moderado de éxito, tal vez a unos pocos metros de distancia, y luego avance o retroceda dependiendo de cómo lo haga. En otras palabras, te adaptarías.

El mismo concepto se aplica al entrenamiento cerebral. Ciertamente, no comenzaría a trabajar su memoria estudiando listas de 50 elementos; la clave es simplemente comenzar y luego desarrollar, siempre al límite de su capacidad. Con el deporte, como con el entrenamiento cognitivo, tenemos más éxito cuando probamos lo que está más allá de nuestro alcance.

Suena bastante simple, pero también significa que un entrenamiento fácil es un entrenamiento inútil. No solo debes evitar los programas de entrenamiento cerebral que no sean adaptables, sino que también debes mantenerte alejado de los juegos que no te desafíen.

Esta constante necesidad de desafío es también la razón por la que hay tan poco apoyo científico para el entrenamiento del cerebro, al menos en el ámbito académico. Pasar 20 horas memorizando listas no mejorará tu cerebro a menos que las listas tengan la longitud adecuada y esa longitud sea diferente para cada persona. Incluso puede variar de un día a otro, por lo que es muy difícil encontrar tu «ideal para entrenar».

En segundo lugar, la formación debe ser variada.

Hay algo gracioso en la memoria, no es solo una cosa. Por ejemplo, existe la memoria verbal y la memoria visual, cada una de las cuales ejercita partes muy diferentes del cerebro. La mayoría de los buenos programas de entrenamiento implican una rica experiencia sensorial de imágenes y sonidos para mejorar estos sistemas separados de percepción y memoria. Los buenos también aprovecharán diferentes habilidades matemáticas y de retención verbal, entre otras.

La inteligencia no implica solo una habilidad, por lo que entrenar en una cosa no promete ningún beneficio en otra. Tenga en cuenta que para ver los beneficios en un sentido amplio, necesitará “entrenar” muchas habilidades diferentes. Esto también tiene sus ventajas, ya que la formación en una sola tarea puede volverse tediosa. Sin embargo, también significa que tomará algún tiempo obtener beneficios reales.

Finalmente, la formación debe generalizarse.

Si hay algo que debe recordar acerca de los programas de entrenamiento cerebral, es que no está tratando de dominar las habilidades en las que se entrena. De hecho, la mayoría de los juegos no se parecen a nada que puedas encontrar en la vida diaria. La esperanza es que su práctica se generalice a capacidades más reales.

Y aquí es donde radica el mayor problema. Estas habilidades no siempre se generalizan. Si bien algunas investigaciones han demostrado una mejora modesta en cosas como el coeficiente intelectual después del entrenamiento cerebral, muchos otros estudios no lo han hecho. Tanto es así, que en 2014, más de 70 científicos firmaron una declaración advirtiendo a los consumidores sobre los programas comerciales de «entrenamiento cerebral».

A menudo, estos programas se sienten productivos porque mejora con el tiempo. Pero eso no significa que te hagan más inteligente, solo mejor en sus juegos específicos.

También puede dar lugar a publicidad engañosa. Cualquier afirmación de «mejora del 200%» debería responder inmediatamente a la pregunta «¿Mejora en qué?» Muchas empresas evitan esta pregunta citando investigaciones sobre la «plasticidad» del cerebro, un término bastante sin sentido que significa que nuestro cerebro cambia. ¡Obviamente lo hacen! Un cerebro que nunca cambia es un ladrillo, no un cerebro. ¿De qué otra manera podría un cerebro recordar lo que comiste en el desayuno?

Cada recuerdo, cada interacción social, cambia el cerebro y eso nunca se ha dudado. La verdadera pregunta es si estos cambios implican alguna capacidad general de resolución de problemas o algo mucho más pequeño. A menos que un programa haga promesas específicas sobre cómo se generaliza su entrenamiento, es mejor que se mantenga alejado.

Entonces, ¿deberías salir y registrarte en Lumosity o CogFit o algún otro programa que prometa hacerte más inteligente? La elección es suya, pero desconfiaría de las soluciones simples. Los programas de entrenamiento mental pueden hacernos a todos más inteligentes algún día, o podrían seguir la dieta de South Beach y la ruta del Tae Bo. También fueron divertidos y sencillos.

Por ahora, un buen comienzo podría ser comer bien, dormir lo suficiente y hacer ejercicio de vez en cuando. Puede que no sea emocionante, pero tu cerebro definitivamente te lo agradecerá. Por eso, la ciencia está bien decidida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies