Seleccionar página

Lors de sa première séance de psychothérapie, « Kathy », une femme mariée de 33 ans, a présenté des problèmes de dépression périodique, d’anxiété, de troubles de l’alimentation et des difficultés particulières liées à l’image de soi et à el amor propio. Ella informó haber luchado toda su vida para sentirse digna, cohesionada y completa. A menudo sentía que no existía o que no merecía existir en absoluto.

Con el tiempo, observé que Kathy tenía sentimientos muy cargados y encontrados hacia sus padres. Ella negó cualquier caso de abuso o abandono manifiesto en la niñez. Fue solo gradualmente, a medida que se desarrolló la terapia, que comenzó a revelar una historia inquietante de negligencia emocional por parte de padres egocéntricos que mostraban una curiosa indiferencia hacia las necesidades de su infancia. En respuesta a mis preocupaciones expresadas por el daño que tal trato confería, ella inmediatamente se apresuró a desmentir la realidad o la importancia de lo que acababa de compartir.

Narcisistas como padres

He llegado a ver las dificultades anteriores como parte de un síndrome asociado con un tipo particular de negligencia emocional e invalidación infantil (Zaslav, 2018) como resultado de crecer con uno o más padres narcisistas.

Los padres narcisistas rara vez se proponen conscientemente socavar o ignorar a sus hijos. Simplemente tratan a sus hijos como tratan a los demás, como instrumentos para la superación personal.

Las personas con personalidades narcisistas exhiben rasgos de grandeza, una necesidad excesiva de admiración, una falta de empatía, un fuerte sentido de derecho, una intolerancia a la crítica y una tendencia a manipular a los demás. Incapaces de ver a los niños (o cualquier otra persona) como separados de ellos mismos, con sus distintas actitudes, motivaciones o sentimientos, los narcisistas no están interesados ​​ni son capaces de comprender las necesidades de desarrollo de un niño.

A través del trabajo de los teóricos del apego, hemos aprendido la importancia crítica de la alineación de los padres para el desarrollo emocional y cerebral saludable. Es a través del proceso de interacción con un cuidador capaz de comprender e interactuar con el comportamiento del niño que el niño desarrolla gradualmente funciones de autorregulación emocional. El niño se identifica y eventualmente internaliza la retroalimentación de un cuidador comprometido durante el desarrollo de un sentido de sí mismo estable y positivo. Los padres preocupados por la superación personal no pueden proporcionar esta educación. La necesidad de atención y cuidado de un niño puede verse como una intrusión en la preocupación por uno mismo de los padres, inspirando aburrimiento o resentimiento.

Adjunto no seguro

La inadaptación y la falta de atención de los padres ejercen sus efectos sobre el desarrollo del cerebro del niño durante los primeros años de vida. Esto puede llevar a un apego ansioso, una condición que se manifiesta en la baja autoestima, ansiedad y depresión que Kathy muestra en la edad adulta.

En ausencia de experiencias tempranas que inculquen habilidades de autorregulación, los problemas de comportamiento o adicción, como los trastornos alimentarios, pueden surgir como una forma de lidiar con un hambre latente de atención. El consumo compulsivo de alimentos, drogas o alcohol se convierte en una rutina de autorregulación.

Invalidación narcisista

La eterna exclamación «¡Mamá, mírame!» Especialmente en los primeros años de vida, los niños necesitan la atención de los padres y el reconocimiento de sus esfuerzos. Pero para el narcisista, los logros de un niño tienden a incitar la envidia o la competitividad.

Por ejemplo, en el caso de Kathy, recordaba haber sido una buena estudiante pero que recibió poco reconocimiento cuando trajo sus calificaciones a casa. En cambio, ante la mención de cualquier logro académico, su padre aprovecharía la oportunidad para recordar sus propias experiencias académicas, pensando que los recién graduados de hoy en su empresa eran simplemente «hábilmente reservados» sin su brillo en el mundo real. Este tipo de invalidación continuó en su vida adulta, con el resultado de que Kathy había renunciado en gran medida a tratar de compartir su vida actual y sus éxitos profesionales con sus padres.

Existe un tipo particular de invalidación que resulta de una familia dominada por el tema de la complacencia de los padres. El sistema familiar se normaliza y exige la participación en una gran fantasía de perfección parental: no se pueden reconocer errores ni problemas. El niño criado en una familia así llega a dudar de la legitimidad de sus observaciones y sentimientos completamente contrarios. Los niños en esta situación se sienten prácticamente inexistentes. Asumen que sus necesidades deben ser insignificantes.

Lecturas imprescindibles sobre el narcisismo

Para complicar aún más el panorama, los padres egocéntricos a veces pueden cruzar los límites de manera intrusiva e imprudente, abrumando al niño con problemas personales y privados. Un niño hambriento de atención puede, por tanto, adoptar el papel de confidente parental. De esta manera, el niño se convierte en padre, al mismo tiempo que desconoce las necesidades insatisfechas de la infancia.

¿Qué lleva a la gente al tratamiento?

Como no es raro, el impulso de Kathy de buscar tratamiento como adulta fue la experiencia de tener una familia propia. Como la mayoría de los niños abandonados, Kathy había asumido que había recibido el nivel de atención y cuidado infantil que era habitual y merecido. No fue hasta que se sintió inundada por un profundo (y muy normal) grado de interés y cuidado por sus propios hijos, que se sintió sorprendida en retrospectiva por una sensación de conmoción por la falta de atención a la que se había acomodado en su infancia. Ella siempre tuvo un trasfondo muy fuerte de sentimientos negativos hacia sus padres, evitando el contacto y sintiéndose culpable por hacerlo. De repente, comenzó a preguntarse si sus problemas psicológicos crónicos podrían estar relacionados con esta conciencia de su negligencia infantil.

Adquirir ayuda

Como vemos, la personalidad adulta de los hijos de narcisistas flota en un sentido del yo vago y poco diferenciado de la infancia, agravado por la invalidación sistemática durante el desarrollo posterior. Estos problemas se prestan por completo a un tratamiento psicológico. El primer paso es revisar exactamente lo que sucedió en la infancia, rompiendo los patrones de negación de larga data fomentados por un sistema familiar narcisista.

Si eres hijo de narcisistas, será importante que dejes ir la culpa o los sentimientos de deslealtad a medida que avanzas en el examen. Mereces ser curado. También deberá dejar de lado cualquier fantasía o esperanza de que sus padres lleguen a reconocer o aceptar la responsabilidad de sus problemas. En mi experiencia, si lo intenta, su familia le echará la culpa por ser ingrato y «egoísta».

La terapia puede funcionar en varios frentes. Con su terapeuta, podrá revisar los signos de diagnóstico del trastorno de personalidad narcisista que exhibe su padre. En la presencia empática de un terapeuta competente que esté atento a sus necesidades, notando patrones de reacciones emocionales y proporcionándoles un contexto, habrá un elemento de reencuentro. Comenzará a practicar la autocompasión, principalmente al aprender quién era y quién es. Quizás ahora, como padre, comprenderá lo que le faltaba a su infancia y cómo avanzar en la vida.

Siempre recomiendo escribir sobre tu infancia, incluyendo lo que recuerdas, tus sentimientos sobre lo que recuerdas y lo que te molesta o se te escapa. Se sorprenderá de lo difícil que puede ser al principio, pero al final lo aclarará. También es útil escribir al menos un breve resumen de sus sentimientos y reacciones después de sus interacciones actuales con sus padres. ¿Qué notó y cómo podría afectarlo este comportamiento cuando era niño? Una vez más, te desaconsejo compartir estos escritos con tus padres.

Obviamente, sus problemas diferirán según su historial y sus predisposiciones heredadas subyacentes. La evaluación por parte de un profesional de salud mental con licencia es siempre clave. Pero la curación de los efectos de un padre narcisista puede comenzar en cualquier momento.

Para encontrar un terapeuta, visite el Directorio de terapias de Psychology Today.