Seleccionar página

La elusiva raíz del problema.

Fuente: Dreamtime

¿Qué causó mi TOC?

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) a menudo está envuelto en un misterio, ya que las personas que lo padecen tienen dificultades para comprender la causa de su trastorno. Ya propensos a «pensar demasiado», muchos creen que si pueden descubrir qué causó el mal funcionamiento de su cerebro, pueden encontrar una manera de solucionarlo. Se sabe que las personas con TOC pasan horas rumiando para encontrar «la raíz del problema».

Muchos informarán que su TOC fue provocado por un evento particular de la vida. Los desencadenantes comunes que he escuchado de los clientes incluyen eventos traumáticos, consumo de cannabis e interacciones aleatorias que dejaron una duda en la mente que no desaparecería.

Es cierto que el contenido específico de las obsesiones puede verse influenciado por eventos que ocurren en la vida de una persona, y esto se puede ver en los estudios transculturales del TOC. Por ejemplo, las personas con TOC en culturas islámicas tienen más probabilidades de tener compulsiones religiosas. Sin embargo, el Islam no es la razón por la que la persona contrajo la enfermedad, es solo la máscara que lleva un desorden que, como un camaleón, intenta mimetizarse con su entorno.

Predispuesto a obsesionarse

Curiosamente, las personas que experimentaron acontecimientos vitales más estresantes antes de la aparición del TOC son más propensas a comprometerse con compulsiones de control y simetría, quizás en un intento de imponer un grado de orden en una persona, un mundo lleno de creciente imprevisibilidad. Sin embargo, a pesar de la tentación de averiguarlo todo, no es posible identificar la causa exacta del TOC en una persona en particular. El TOC no es causado por la religión, la cultura o el entrenamiento tardío para ir al baño. Es causada por una interacción compleja de la genética, el medio ambiente, la personalidad y los factores estresantes. No existe un solo factor psicológico que cause el TOC en una persona en particular, y tampoco un solo gen que pueda identificarse y extirparse. Algunas personas nacen con una predisposición al TOC y luego una combinación de eventos de la vida enciende la mecha. En otros casos, el gatillo era como una bomba de tiempo, con la intención de detonar en el momento especificado, independientemente de las circunstancias. Aunque la mayoría de las personas recuerdan haber tenido ciertos síntomas cuando eran niños, la edad promedio de aparición del TOC es alrededor de los 20 años, evidencia potencial de un esquema genético siniestro que se desarrolla en algún momento.

La causa no conduce a una cura.

Aunque los eventos negativos de la vida, como el trauma psicológico, pueden ser el catalizador del inicio del trastorno, la exploración psicológica de estos eventos no es curativa para el TOC. Este tipo de exploraciones son típicas de los enfoques de tratamiento, como la psicoterapia psicodinámica, que se enfoca en comprender el pasado y el subconsciente de una persona como una forma de resolver problemas emocionales. Los objetivos de estas formas de terapia incluyen descubrir motivaciones ocultas y adquirir conocimiento, lo que ha llevado a su designación como «terapias orientadas a la comprensión».

Desafortunadamente, el conocimiento por sí solo no es suficiente. Las personas con TOC tienden a ser introspectivas y, por lo general, ya han dedicado mucho tiempo y esfuerzo a cavilar sobre los orígenes de su trastorno. De hecho, este tipo de rumia puede ser una compulsión mental, que en realidad empeorará los síntomas.

Un problema es que demasiados terapeutas participan sin saberlo en este proceso contraproducente. En mi propia práctica, he visto clientes que ya habían pasado años en terapia porque se desperdiciaba tiempo y dinero tratando de encontrar la raíz elusiva del problema. Y la ironía es que a pesar de que se ha encontrado una raíz, no hay evidencia de que un «¡ah, ja!» momento conduciría a la resolución de los síntomas. Más de cien años de investigación nos han demostrado que los enfoques psicodinámicos simplemente no son suficientes para el TOC. Desafortunadamente, incluso los terapeutas cognitivo-conductuales a veces se ven atraídos por la tentación de profundizar en sus raíces. Investigar un poco puede ayudar al cliente a sentir que se comprende mejor a sí mismo, pero no será suficiente para que los síntomas desaparezcan.

La raíz del problema no es igual al miedo fundamental

Se debe alentar a las personas con TOC a reenfocar sus energías en combatir el trastorno a través de la exposición y la prevención ritual (EX / RP), un tipo de terapia cognitivo-conductual diseñada específicamente para el TOC. Mirar la “raíz” del problema no debe confundirse con identificar el miedo principal del cliente, que de hecho es esencial para guiar el desarrollo de ejercicios de exposición apropiados. No existe cura para el TOC, pero el EX / PR dirigido es el mejor tratamiento que la ciencia puede ofrecer para aquellos con obsesiones angustiantes y compulsiones repetitivas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies