Seleccionar página

Nuestra autoimagen tiene que ver con cómo nos sentimos acerca de cómo nos vemos. Afecta a todos en algún momento, dada la naturaleza de la evolución humana y nuestros procesos sociales. Todos tenemos una opinión sobre cómo podemos ser vistos como objetos sociales. Las redes sociales, la televisión, las películas y los anuncios juegan un papel en cómo nos comparamos con quienes nos rodean. Todos estos aspectos de la vida social tienen un impacto en cómo nos sentimos acerca de nuestra imagen corporal. Actualmente vivimos en una cultura que otorga una gran importancia a la imagen, la dieta y el estado físico. Hay una expectativa de ir al gimnasio con regularidad, y no siempre por los beneficios para la salud.

Los números

Algunos estudios han informado que entre el 0,7 % y el 2,4 % de la población general experimenta TDC. El TDC tiende a ser más común con la esquizofrenia o la anorexia, aunque algunos estudios de personas sin condiciones diagnosticadas han demostrado que entre el 2 % y el 13 % lo padecen. BDD se encuentra comúnmente en entornos clínicos, y los servicios de dermatología muestran que entre el 3% y el 53% de los pacientes lo experimentan. En entornos de cirugía estética, entre el 8% y el 37% de los pacientes tienen el trastorno. Las personas con TOC también muestran tendencias dismórficas, aunque en el 11% al 13% de los casos, la fobia social es un factor contribuyente importante.

Efecto cosmético corrector

Cuando los pacientes acuden a nuestra consulta hemos observado que este trastorno tiene un patrón interactivo muy similar a muchos otros trastornos fóbicos y obsesivos (Gibson, 2021). Con las crecientes opciones de intervención y el progreso aparentemente interminable de la cirugía estética, aquellos que anhelaban cambiar su apariencia ahora pueden hacerlo. Aunque la creencia de que los haría sentir más atractivos tiene poca evidencia para probarlo (excepto en el caso de daños materiales de defectos de nacimiento particulares).

En las sociedades occidentales, los hombres y las mujeres a veces se someten a cirugía plástica. Sin embargo, si bien ha demostrado ser una ciencia indispensable en situaciones reconstructivas, si se usa en exceso o de manera inadecuada, los peores efectos se pueden ver en cualquier revista de celebridades. Como cualquier medicamento, si se toma en la dosis incorrecta, la cirugía se vuelve tóxica. Los pacientes que se obsesionan con un aspecto específico de su cuerpo se niegan a aceptarse tal como son, ya que se centran obsesivamente en su «imperfección» percibida. Al sentirse atrapados en esta percepción, pueden vivir su vida como un infierno, atormentados durante todo el día por su propia imagen. También vale la pena señalar que esta obsesión tiende a transformarse en pánico, incluso ante la visión de su propia imagen en un espejo o fotografía. Trágicamente, alguien que sufre de esta manera puede depositar una fe increíble en la cirugía estética, que rara vez se realiza.

Signos y síntomas de TDC

  • Estar extremadamente preocupado por un defecto percibido en la apariencia que otros no pueden ver o parece menor
  • La fuerte creencia de que tienes un defecto en tu apariencia que te hace feo o deforme
  • La creencia de que los demás se fijan negativamente en su apariencia o se burlan de usted
  • Participar en comportamientos destinados a corregir u ocultar el defecto percibido que es difícil de resistir o controlar, como mirarse en el espejo con frecuencia, arreglarse o pellizcarse la piel
  • Intentar ocultar los defectos percibidos con el peinado, el maquillaje o la ropa.
  • Comparando constantemente su apariencia con los demás.
  • Buscar con frecuencia la tranquilidad de los demás sobre su apariencia.
  • Tener tendencias perfeccionistas.
  • Buscando procedimientos cosméticos con poca satisfacción.
  • Evitar la situación social.

¿Una duda irresoluble?

Es importante señalar que, en la mayoría de los casos, la ‘imperfección’ percibida es en realidad inexistente o insignificante. La creencia patógena de tener una deformación estética inaceptable se ha convertido en una fijación mental para la persona. También vale la pena señalar que estos defectos a menudo son ‘descubiertos’ por los pacientes en respuesta a algunos problemas a nivel social o relacional. En nuestra clínica, vemos pacientes que tienen un profundo sentimiento de inseguridad que utilizan esta explicación como una forma de dar sentido a sus problemas sociales. Su mente obsesiva se aferra a este ‘defecto’ como una forma de explicar los fundamentos de los desafíos de su relación.

La tragedia también es que sufren de la ilusión de que, una vez que se elimina o modifica el defecto, todo encajará milagrosamente en su lugar, pero rara vez vemos que esto suceda. Esta reacción en cadena que comienza generalmente involucra una serie de cirugías correctivas, lo que lleva a una insatisfacción cada vez mayor con su imagen y una creciente sensación de aislamiento social o disgusto con ellos mismos. Los seres humanos siempre pueden encontrar algo más en lo que trabajar, mientras la mente contempla la ilusión de la perfección. La ilusión de tener el control de su problema y la creencia de que la cirugía es su único plan de escape atrapa al paciente en un juego sin fin y el proceso se sale de control.

Cuando una solución se convierte en un problema

Al igual que ocurre con los trastornos obsesivo-compulsivos, la solución que aplican los pacientes en el TDC se transforma en un nuevo problema, que acaba requiriendo una ‘nueva solución’, que a su vez construye otro problema, y ​​así sucesivamente. Esta escalada interminable conduce a efectos concretos reales y trágicos, como deformaciones reales, destruyendo la armonía natural que existía en la imagen única de la persona. Los efectos suelen ser devastadores y vemos pacientes que sufren períodos de intenso aislamiento social, a menudo para evitar los ataques de pánico provocados por su miedo a la crítica social y al posible juicio y rechazo de los demás.

En este punto, la familia y los seres queridos se involucran más y tienden a acompañar a los enfermos a situaciones en las que temen entrar en pánico. Aunque los familiares entienden claramente que el problema del paciente es psicológico y no físico, eventualmente terminan aceptando la necesidad de una nueva cirugía. También es importante señalar que las conversaciones con los seres queridos y los intentos de tranquilizar a la persona sobre su belleza natural llevan al paciente a volverse cada vez más paranoico y escéptico de cómo ellos y los demás los perciben. Incluso comienzan a creer que los demás les están mintiendo.

Todo lo anterior hace que este sea un problema difícil de tratar, y los pacientes a menudo solo asisten a terapia mucho después de que se hayan realizado numerosas cirugías o intervenciones. Esta es una realidad desafortunada y trágica de BDD. En terapia, el médico no debe hacer ningún intento de persuadir racionalmente a la persona para que detenga su camino actual a través de la cirugía, porque esto generalmente termina aumentando la resistencia a una solución terapéutica. El médico debe ayudarlos lentamente a ver que lo que parece haberles dado un medio para controlar su problema ahora está creando un problema aún mayor, que lamentablemente ya no pueden controlar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies