Seleccionar página

Piense en la última vez que le sucedió algo vergonzoso, tal vez tenía una gran mancha de jugo en la parte delantera de su camisa o cometió un error cuando le hicieron una pregunta frente a todo el salón de clases. O tal vez sentiste que sobresalías de alguna manera, ya sea positivamente (¿Marcaste un gol perfecto en un partido de fútbol?) o negativamente (¿Llevabas una prenda que te hacía ver completamente fuera de lugar?).

Cada una de estas situaciones puede parecer muy diferente entre sí, pero puedo garantizarte una cosa: en ninguna de esas situaciones la gente te notó en la medida en que podrías haber pensado que lo hicieron. No te estoy insultando cuando digo que no eres tan conocido ni tan importante como crees que eres. Esto es simplemente un hecho. Estimamos nuestra propia importancia desde nuestra perspectiva, que está matizada por el hecho de que todos somos el centro de nuestros propios universos: este es el famoso «sesgo egocéntrico».

Una manifestación de este sesgo es el efecto de foco. Esa vez que tuviste una mancha de jugo en tu camisa o dijiste algo vergonzoso en clase, lo más probable es que sintieras que había un foco de luz que te iluminaba con los ojos de todos puestos en ti. Si bien esto podría haber sido técnicamente cierto en el escenario del salón de clases, supongo que podría haber sobreestimado en gran medida cuánto tiempo la gente pensó en ese error o cuán duramente lo juzgaron por ello.

Lo que dice la investigación

No tiene que creer en mi palabra para todo esto: un estudio de investigación realizado por Tom Gilovich y sus colegas descubrió que los participantes del estudio sobreestimaron en gran medida la cantidad de personas que podrían haber notado una camiseta vergonzosa que llevaban puesta. Pero aquí es donde se pone interesante: cuando se les pidió a las personas que vieran una grabación de una tercera persona con una camiseta vergonzosa, obtuvieron la estimación de la cantidad de personas que notaron que la camiseta era casi correcta. Lo que parece alterar la memorabilidad de la camiseta ante nuestros ojos, entonces, somos nosotros. Somos especiales, al parecer, pero sólo a nuestros propios ojos.

El efecto de foco no se aplica simplemente a la apariencia. Se aplica a nuestras acciones también. En otra parte del mismo estudio realizado por Gilovich y sus colegas, la gente tendía a sobrestimar la importancia que sus colegas en una discusión grupal le daban a su desempeño positivo o negativo. Ya sea que nos desempeñemos bien o no, tendemos a pensar que las personas notan nuestro desempeño más de lo que realmente lo hacen. Tener una idea precisa de cuánto importa nuestro desempeño a otras personas es importante de dos maneras: sobreestimar cuán impresionados están nuestros colegas con nuestro desempeño positivo puede hacer que tengamos un sentido un poco inflado de la importancia personal. La otra cara de esto, comprender que menos personas de las que nos damos cuenta realmente se preocupan o notan nuestro desempeño negativo o nuestros errores, puede ser increíblemente liberador.

Piénselo de esta manera: ¿realmente recuerda la cara de algún extraño con el que se haya encontrado en los últimos días? Si no los notáramos en absoluto, ¿nos habrían notado? La verdad reconfortante es que las personas están demasiado ocupadas pensando en sus propios problemas o demasiado preocupadas por lo que pensamos de ellas como para dedicar cualquier espacio mental a lo que viste un extraño al azar o cómo se ven. Incluso si alguien notara estas características superficiales y lo juzgara por ellas, ¿cuánto peso debería tener esa opinión?

Cuando el efecto Spotlight se vuelve patológico

Las personas que sufren de ansiedad social a veces pueden quedar paralizadas por el efecto de los reflectores: puede resultarles más difícil reconocer el hecho de que no son el centro de atención tanto como creen que son y superar este sentimiento.

En su forma más patológica, el efecto de foco también puede vincularse a los delirios de referencia que tienen muchos pacientes con psicosis. Una persona con delirio de referencia puede sentir que todo el mundo en un tren local en el que viaja está hablando de ella o que un anuncio en la televisión le está enviando un mensaje especial.

Fenómenos psicológicos relacionados con el efecto Spotlight

El efecto de foco está relacionado con muchos sesgos psicológicos diferentes. Está el efecto de falsa singularidad, en el que subestimamos hasta qué punto los demás comparten nuestros atributos positivos (¿recuerdas ese gol espectacular que anotaste y nadie más pareció notarlo, lo que hizo que te consideraras un delantero de ninguno?).

También hay una confusión entre uno mismo y los demás en otro fenómeno psicológico relacionado, la ilusión de transparencia, que se refiere a nuestra tendencia a sobrestimar el grado en que otras personas entienden o perciben nuestro estado mental personal. Recuerdo el momento en que tuve que dar un discurso frente a una gran audiencia, y estaba convencido de que mi ansiedad y mis errores resultantes eran evidentes para todos en la multitud. Hablé con mis amigos en la audiencia sobre eso más tarde, y realmente pensaron que lo hice bien.

El efecto de los reflectores puede ser incómodo e incluso paralizante, pero comprender que no somos tan importantes o el centro de atención como creemos que somos puede ser tanto liberador como aleccionador.