Seleccionar página

Si tiene más de 50 años, puede decir que está pasando por un «momento senior». Si tiene menos de 50 años, simplemente diga “No recuerdo” o “Lo olvidé”. La verdad es que la mayoría de los problemas de memoria tienen muy poco que ver con la edad y el envejecimiento.

Sabiendo esto, es posible que se pregunte qué me hace olvidar dónde están mis llaves, el nombre de mi película favorita o el número de teléfono de esa persona. A veces también puede encontrar que sabe lo que está haciendo esa cosa en particular y dónde está, pero simplemente no puede encontrar el nombre en su cabeza. Se podría decir que está en la «punta de mi lengua … ¿cómo se llama?» Es un problema de búsqueda de palabras.

Debido a la complejidad de los problemas de memoria, divido este tema en tres artículos separados. Primero, exploramos cómo recuerdas las cosas. El próximo artículo se dedicará a las causas de los problemas de memoria y el último artículo proporcionará formas de ayudarlo a mejorar su memoria, incluidos métodos y tratamientos específicos.

La memoria es un proceso complejo de redes y varios componentes. El proceso de formación y recuperación de recuerdos consta de tres fases distintas: grabación, almacenamiento y recuperación. Para que pueda recordar algo, estas tres áreas deben trabajar juntas como un equipo cohesionado.

Registro

La grabación, también llamada codificación, implica la percepción de información ambiental y entradas sensoriales, como su piel, ojos, oídos, nariz, lengua, cabello. Nuestro primer recuerdo es el olor de nuestra madre y el roce de su piel. La frecuencia cardíaca y el cuerpo de un bebé recién nacido responden directamente a la de su madre en comparación con la de una enfermera u otro cuidador.

Esta capacidad para el sentido del tacto y la memoria es parte de su memoria automática. Es lo que te permite abrir la cerradura de tu casillero sin pensar o saber el lugar correcto para lanzar una pelota de béisbol o una pelota de baloncesto. Las ondas delta en nuestro cerebro son nuestra señal de radar y registran si existe un peligro o no.

Las subpartes de la grabación son atención y enfoque.

La atención es la capacidad de concentrarse en mensajes específicos, mientras que la concentración es la capacidad de mantener la atención en ese mensaje. Estas habilidades le permiten seleccionar a qué entrada de sensaciones corporales y su entorno desea responder, así como pasar de una actividad o pensamiento a otro.

En un bebé, la vista del pecho o del biberón y el sonido de la voz de la madre hace que el bebé se concentre en calmarse más que en la incomodidad de los dolores de hambre. Si desea ver la atención y el enfoque, simplemente vaya a un bar deportivo y observe a los espectadores ver un partido de fútbol durante un juego de acción vital. Sus ojos están enfocados en el juego y enfocados en cada movimiento de los jugadores.

Trastero

La segunda fase de la memoria es el almacenamiento. La forma en que almacena la información es la clave de la RAM. Los estudios muestran que conectar nuevos materiales con información previamente aprendida ayuda a formar nuevas vías entre las células cerebrales para un almacenamiento de información más eficiente. Hay tres tipos de almacenamiento de memoria: memoria sensorial, memoria a corto plazo y memoria a largo plazo.

La memoria sensorial es el almacenamiento de información que dura solo unos segundos pero deja una vista, un olor, un sonido o una sensación persistentes, como cuando una mosca roza tu piel. Este tipo de memoria trabaja de la mano con la atención. Si no puede recordar el nombre de alguien a quien le acaban de presentar, o si no puede recordar el número de teléfono que el operador acaba de recitar, por lo general fue la falta de atención lo que impidió que se guardara la información. Sin embargo, si tiene deficiencias que afectan la memoria sensorial, es posible que no pueda volver a reproducir en su mente lo que acaba de escuchar. En el caso de las imágenes visuales, es posible que no pueda imaginar un poco de información. Los déficits en la memoria sensorial a menudo pasan desapercibidos. Después de todo, si no nota algo en primer lugar, no puede darse cuenta de que no lo recuerda.

Esto es fundamental a la hora de aprender un deporte, una actividad recreativa, bailar o tocar un instrumento musical, donde la memoria sensorial es fundamental. Como guitarrista y pianista, sé al tacto dónde está una nota en la guitarra o en el piano. Es por eso que muchas personas ciegas pueden tocar instrumentos musicales. Esta acción se basa en la memoria sensorial, más que en la capacidad de ver la ubicación en el teclado. Como patinador artístico, esquiador alpino o jugador de béisbol, sientes el movimiento. También es memoria sensorial.

La memoria a corto plazo, también conocida como búfer o memoria de trabajo, es la parte del proceso de la memoria que recibe y recuerda piezas de información hasta por un minuto. La memoria a corto plazo es lo que le permite integrar información previamente aprendida con nueva información para formar pensamientos creativos o nuevos.

Es esencial para la vida cotidiana; y qué le ayuda a recordar dónde puso las llaves del automóvil o la chequera, si cerró la puerta con llave o apagó la estufa, y si comió o se bañó.

En el mejor de los casos, la memoria a corto plazo tiene una capacidad de almacenamiento limitada. Este tipo de memoria es más susceptible a la interferencia causada por el dolor, el estrés, la fatiga, los problemas de atención y la sobrecarga sensorial que puede seguir a una lesión cerebral. Si lo interrumpen mientras recibe alguna información, es posible que se pierda el pensamiento. Esto hace que sea difícil recordar lo que acaba de decirle su entrenador, jefe o cónyuge.

La memoria a largo plazo, también conocida como memoria remota o secundaria, se diferencia de la memoria a corto plazo en términos de duración, capacidad y cómo se almacena. Los recuerdos a largo plazo son información recibida y almacenada más allá de los 30 segundos, convirtiéndose en información aprendida.

La investigación sugiere que la capacidad de la memoria a largo plazo es inconmensurable, a diferencia de la capacidad limitada de la memoria a corto plazo, y que revivir o revivir recuerdos fortalece su lugar en el almacenamiento a largo plazo.

Hay dos métodos para entrenar la memoria a largo plazo: declarativa y procedimental. La memoria declarativa es la memoria de eventos y hechos, como el color de cabello de alguien, una fecha de nacimiento o información sobre usted. La memoria procedimental es el aprendizaje de las habilidades motoras, los procedimientos y los movimientos y, a menudo, se la denomina memoria motora.

Además, estos recuerdos se tratan de dos formas: explícita e implícita. La memoria explícita ocurre cuando te das cuenta de que estás aprendiendo material o información, como estar sentado en un salón de clases o que tu jefe, cónyuge o entrenador te brinde información específica. Existe la intención de adquirir la información.

Por ejemplo, la memoria declarativa explícita se produciría cuando estás en una fiesta y eres consciente de que estás tratando de aprender el nombre de alguien. La memoria implícita ocurre cuando aprendes un detalle o movimiento motor e ignoras que obtuviste la información. Por ejemplo, cuando puede equilibrarse en una bicicleta mientras conduce, su cerebro ha aprendido a través de una variedad de redes y centros los detalles de lo que se necesita para equilibrar la bicicleta.

La memoria episódica, también conocida como memoria flash, involucra imágenes, sonidos y detalles relacionados con un evento emocional, como un accidente o recordar exactamente lo que estaba haciendo el 11 de septiembre de 2001, cuando se enteró de los ataques a las torres gemelas. Este tipo de memoria es más común en el PTSD y es parte de lo que se llama «flashbacks». Los recuerdos que ya están almacenados antes de una lesión se denominan recuerdos retrógrados, mientras que los recuerdos aprendidos y almacenados después de una lesión se denominan recuerdos anterógrados.

Recuperación

La última fase de la memoria es la recuperación, su capacidad para acceder a la información almacenada. Es extremadamente importante tener en cuenta que la recuperación solo puede tener lugar si se ha realizado la grabación y el almacenamiento. Se basa en pistas que activan su memoria de cómo se registró la información por primera vez. Los olores, las vistas, los sonidos y las emociones, por ejemplo, suelen estar vinculados a los recuerdos; es por eso que escuchar una canción vieja puede llevarte momentáneamente al pasado.

Las investigaciones muestran que la información está más disponible si puede reproducir el estado en el que se registró, ya sea físicamente o mediante hipnosis. Cualquier forma de estrés, fatiga, ansiedad o depresión puede interferir con esta capacidad. Los problemas con la recuperación de la memoria pueden variar desde luchas «en la punta de la lengua» hasta la incapacidad para describir una palabra o pensamiento que falta, hasta amnesia o una incapacidad total para acceder a la información. Es posible que interfieran otros pensamientos, que la información se recuerde incorrectamente o que se pierdan mensajes entre otra información.

El olvido ocurre cuando un recuerdo en particular no es accesible. Puede significar que la información ya no se almacena o que existe algún tipo de interferencia interna o externa con la memoria. A menudo, el olvido es el resultado de una mala organización de la información que se va a almacenar. Por ejemplo, si alguien te dice su número de teléfono, debes repetir el número o vincularlo a otra información, como el año en que naciste u otro número familiar, para recordarlo. Sin este paso de práctica, es más probable que se pierda información.