Tipos de parejas y objetivos terapéuticos.

Tipos de parejas y objetivos terapéuticos.

 

1. Introducción

En este capítulo revisaremos las circunstancias que caracterizan el momento en que la pareja decide contactar con un profesional, las expectativas de cada uno de los miembros de la pareja a la hora de iniciar este primer contacto, así como las razones aducidas, los motivos implícitos que aparecen subyacer en estas demandas y las diferentes tipologías de parejas que se han investigado.
En otras sociedades (Ej., norteamericana, argentina, etc.) parece estar asumido que “el matrimonio es cosa de tres: él, ella y el consejero matrimonial”. Sin embargo, en nuestro país, asistir a un profesional de la psicología o de la psiquiatría, sigue teniendo una cierta significación y puede acarrear un cierto estigma. Esto supone, una primera
dificultad que han de vencer las parejas.

fotos-casuales-para-novios-en-locacion-6378

2. Expectativas

Es ingenuo pensar que, una vez que han decidido consultar a un psicólogo/a, lo hacen con la sana intención de mejorar, cambiar, intentar comunicarse de otra manera, etc., lo cual implicaría una cierta reflexión o una cierta autocrítica de la situación. Si analizamos con detenimiento las razones dadas por las personas que acuden a consultarnos, podríamos agruparlas en 4 (Cáceres, 1996):
1. Necesidad de certificación del desequilibrio psicológico del otro: En algunas ocasiones, lo que se pretende al iniciar una consulta es demostrar, avalada por la opinión de un experto/a, que la otra persona sufre un profundo desequilibrio interno. Esta explicación es la única que resulta plausible para intentar justificar los comportamientos del otro.
2. Búsqueda de un aliado: La excusa es buscar un punto de vista objetivo, pero lo que se busca es un aliado que justifique las propias actuaciones, que nos dé la razón y que colabore con nosotros para conseguir los cambios que pretendemos lograr en el comportamiento del otro.
3. Clarificar desconciertos: En las parejas hay situaciones muy hirientes, traumáticas, devastadoras que llegan a hacer dudar a uno, o a ambos miembros de la pareja, de la validez de los objetivos propios e incluso de la propia identidad.
4. Proteger el futuro del otro: No es infrecuente que cuando acuden a la primera entrevista, uno de los dos ya haya decidido terminar la relación y, sintiéndose temeroso de la reacción y de los posibles efectos, busque consciente o inconscientemente un profesional que, de una forma, vele por el bienestar psicológico del “abandonado/a”, para conseguir mitigar sus propias sensaciones de culpa.

3. Motivo de consulta

En función de la forma de realizar el motivo de consulta podemos distinguir 3 tipos de parejas (Bernales, 2006):

♦ “Los contigo”: Los que vienen con un motivo de demanda expresado por ambos, o al menos por uno de ellos, en términos de tener más herramientas para el conflicto (“poder comunicarnos mejor”, “cómo solucionar nuestras diferencias de criterios”), y revela la intención de seguir en la relación comprometiéndose al cambio a partir de sí mismo.
♦ “Los sin ti”: Los que vienen con la intención abierta o encubierta, en al menos uno de ellos, al abandonar la relación. Se manifiesta en la sesión a través del deseo de obtener un permiso de alguien supuestamente calificado para hacerlo, o bien, mediante el deseo de dejar al otro en manos de un profesional que pudiera ayudarle con la pérdida
posterior a la ruptura.
♦ “Los ni contigo ni sin ti” (son parejas que no pueden estar solas ni juntas): Los que vienen con un pedido explícito o encubierto, habitualmente de ambos, de cambio del otro. Son personas con menos conciencia de su participación en el conflicto, les cuesta asumir el cambio a partir de sí mismos, y sintiéndose más bien víctima de las intenciones y conductas del otro.

¿Cómo podemos saber a qué tipo de demanda pertenecen?

Una manera de explorar estos tipos de demandas es averiguar cómo decidieron consultar, es decir, cuáles fueron
las conversaciones que la pareja tuvo para decidirse o hacerlo, quién motivó al otro, si éste se resistió o accedió
con buena voluntad, cuánto debió insistir, cuánto tiempo pasó hasta que lo concretaron, si lo hablaron antes con
alguien y con qué resultados, etc. Se trata de preguntas que revela la postura que cada cual tiene con respecto de la relación en el momento del sufrimiento que los lleva a pedir ayuda de un tercero.

3.1. Motivo de consulta (tema sexual)

terapia de parejaEl tema de la sexualidad puede surgir como motivo de consulta específico o en el interior de una consulta de pareja por otros motivos:
1. En la consulta específica por sexualidad: Las parejas esperan un alivio de los síntomas específicos a nivel sexual (Terapia Sexual).
2. Cuando el tema surge a propósito de la terapia de pareja: Las parejas esperan que el enfoque terapéutico considere los aspectos relacionales (Terapia de Pareja).

Es importante no olvidar el motivo de demanda y ser consecuentes en las intervenciones terapéuticas realizadas
Sin embargo, los terapeutas debemos de considerar tanto los aspectos sintomáticos (sexuales) como relacionales.

1. Motivo de disfunciones sexuales

Es una situación difícil para las parejas (pertenece a ámbitos profundos de la intimidad)

La construcción del vínculo terapéutico. Ser cuidadoso respecto de la oportunidad de indicar tareas sexuales.
La mayoría de los abandonos precoces se deben a que estas tareas han sido indicadas precozmente antes
de la construcción de un adecuado vínculo terapéutico o no tienen en cuenta los modos de ser y las variables
socioculturales y educacionales de las parejas.

2. Para el tratamiento de los problemas Sexuales en Terapia de Pareja

Es necesario integrar los aspectos RELACIONALES y específicamente SEXUALES del problema
Las dificultades en la Sexualidad son en algún sentido son “metáforas” de lo que ocurre en el ámbito Relacional:
– El deseo no se manifiesta en la interacción emocional (sólo me buscas cuando tienes deseo de estar conmigo en la cama).
– Sentimientos de falta de acogida, de aceptación (al rechazarme siento que no te gusto, que no me quieres).
– De no ser necesitado/a (no te interesas por mí, te preocupas solo de ti).
– Temor o evitación a la cercanía, sentirse invadido, sentirse controlado (me angustio desde que empiezas a acercarte, siento que estás ausente, en algún momento me enfrío, siento que me diriges, quieres que sea algo distinto a lo que soy, etc.).
– Distanciamiento, soledad (no hablamos, siempre terminamos en pelea, tengo miedo que terminemos peleando y he empezado a evitarte, nos hemos ido transformando en unos extraños, me siento solo/a)

Dilemas del símismo y del otro, de la distancia/proximidad y de la fusión/autonomía

4. Las 3 interacciones en las parejas

terapia de pareja 2Cada pareja crea una coreografía única (la danza en la pareja), que varía en cuanto a
forma, ritmo y pasos. Sin embargo, hay 3 configuraciones principales:

  • Conflicto intenso
  • Perseguidor-perseguido
  • Distanciamiento mutuo

“CONFLICTO INTENSO”
Los miembros de la pareja tienden a atacar y contraatacar. La pareja se convierte en un pulso. “Ni contigo ni sin ti”
Cada miembro de la pareja se siente víctima del comportamiento del otro, asumir la responsabilidad es vivido como una debilidad. Como una lucha en la que alguien gana y alguien pierde.
“¿Qué ganáis?”
“Sois expertos discutidores”
“Pasar de la pelea a la tristeza es bueno; si baja la pelea aparecerán otras cosas”

terapian de pareja 3

“PERSEGUIDORPERSEGUIDO”
Ejemplo: Nieves se queja de que Mario es muy egoísta; Mario se distancia y no la hace caso, ella se queja con más
fuerza.

terapian de pareja 4

“DISTANCIAMIENTO MUTUO”
Mientras más retrocede un miembro de la pareja, más se distancia el otro también. Los conduce a una sensación cada vez mayor de soledad y desconexión.

terapia de pareja 5

En cuanto a las tipologías de las parejas podemos distinguir (Jara, 2006)
* También podría aplicarse a las parejas homosexuales :
1. Mujer enamorada y el marido frío
2. Mujer maternal y el hombre desamparado (el cuidador y el enfermo)
3. El hombre salvador y la mujer infantil
4. Los “Ni contigo ni sin ti” (Parejas simétricas – lucha por el poder – juntos se matan y separados se mueren)

Cada pareja es única. Estas pautas de interacción pueden existir en las parejas sin que ello implique un grave problema o una patología grave.
– Error a generalizar estas tipologías a todas las parejas.
– Conseguir que los dos miembros de la pareja se impliquen en el proceso de terapia (Motivación de cada miembro) .
– Ser imparcial y poder conectar con los dos (sentir respeto por la pareja).

4.1. Mujer enamorada y el marido frío

Hombre
Es un hombre que necesita a una mujer que se dedique a él, que lo admire y con quien pueda asumir funciones directrices.

Es más independiente y necesitado de admiración.

Él pretende encontrar valorización a través
de la adaptación y dedicación de ella

Mujer
Es más dependiente, humilde y dispuesta a renunciar a todo por su pareja.

Tiene una marcada necesidad de afecto y necesita un hombre en quien pueda apoyarse.

Ambos buscan aprobación y validación porque ambos padecen de baja autoestima.

Ella está siempre dispuesta a entregarse totalmente a él y aspira a conseguir valorización a
través de él.

No plantea ninguna exigencia, es como un “satélite” de él; se siente incompetente para tomar decisiones e incapaz de desplegar su individualidad.

Matrimonio empresarial
Ejecutivos exitosos que están muy identificados con su trabajo y las mujeres muy identificadas con el “rol de esposa y madre”, dedicadas a satisfacer las necesidades de su familia y para quienes los logros de los hijos y del marido constituyen su mayor satisfacción.

Conflicto

Hombre
Se da cuenta que la entrega y la admiración de ella no sólo lo valoriza sino que también lo controla y lo aprisiona. Reacciona enfadado e irritado a las demandas de su Mujer. Él responde con rabia y frialdad. Cuanto más frío es él más exige ella.

Mujer
A causa de su inseguridad, cree que su marido tiene la responsabilidad de aliviar sus necesidades. Siente una profunda frustración y desesperación. Incrementa la crítica, el control y la insatisfacción.

En la práctica clínica, lo que puede ocurrir es que debido a una terapia individual de ella, no aguante más el egocentrismo y la desconexión emocional de él e incremente sus críticas y exigencias. Lo que decíamos
anteriormente, lo que en un inicio apareció como dedicación cariñosa ahora para él se ha convertido en una conducta controladora y exigente.

Motivo de demanda
En general (salvando las individualidades de cada pareja), este tipo de parejas suele consultar por infidelidad o alcoholismo o dificultades sexuales de él (disminución del deseo sexual), o depresión o infidelidad de ella.

Momento de acudir
(Anteriormente) este tipo de pareja consultaba en el período intermedio del matrimonio, cuando los hijos eran adolescentes o en la etapa del nido vacío. (Con los cambios socioculturales en relación a los estereotipos de género) Consultan en el período de la crianza de los niños.

Objetivos terapéuticos

Hombre
● Aprender a tolerar las diferencias y soportar la intimidad
● Empatizar con las necesidades de su mujer
Una dificultad para el terapeuta (más aún si es mujer), es sobreidentificarse con la esposa.

Mujer
● Aprender a reconocer sus propias necesidades y diferenciar los conflictos propios de las quejas contra su pareja (ella afirma que todas sus dificultades se deben exclusivamente a la conducta de su pareja. Por lo que, la única solución es que su marido cambie).

Para ambos: Es muy importante aprender a tolerar las frustraciones

Una dificultad para el terapeuta (más aún si es mujer), es sobreidentificarse con la esposa

4.2. Mujer maternal y el hombre desamparado

(el cuidador y el enfermo)

terapia de pareja 6Hombre
Busca a alguien que lo cuide, como una madre. (Aparece como un hombre cariñoso, más bien
dependiente y poco competitivo).

Mujer
Busca a alguien de quien preocuparse, cuidar y salvar. (Humilde, sin exigencias y con gran capacidad de
sacrificio. Las mujeres suelen pertenecer a las profesiones “auxiliadoras” como enfermeras,
trabajadoras sociales, psicólogas, etc.) “Ambos están de acuerdo en que ella será la madre y él se comportará
como hijo” Él desea ser acogido, protegido y cuidado por su mujer y ella está motivada a entregarle todo el cuidado que necesite. Ella no desea nada y sólo espera ser compensada con el agradecimiento de su marido

“Vengo porque quiero que ustedes me digan qué tengo que hacer para ayudarlo”
Este tipo de dinámicas se da en las parejas en que hay un miembro adicto. Y ella asume el control de la familia, lo protege y siente que si lo deja él muere (la adicción del cónyuge le sirve para validarse en su indispensabilidad)

Las emociones ligadas al amor, como una “devoción tóxica”, impiden registrar su propio dolor y sus derechos a un mejor trato. “Como un Instrumento de apoyo para los cambios que ellos necesitan” Se confunde “el ser por mí” y “el ser por el otro”.

Conflicto
Él se niega a entregar reconocimiento por los servicios prestados por ella o cuando él aumenta las exigencias. Ella comienza a sentirse sobrecargada, agotada. A mayor queja de ella Mayor pasividad de él.

Motivo de demanda
Este tipo de pareja suele consultar cuando ella se ha aburrido o deprimido o cuando él se siente desautorizado o maltratado por ella. También puede consultar por una infidelidad de él, lo que provoca sentimientos de
traición en la mujer. Cuando la consulta es por dificultades sexuales, es por frigidez por parte de ella o por inhibición sexual o eyaculación precoz de él.

Momento de acudir
El conflicto suele aparecer después del nacimiento del primer hijo o cuando los hijos son adolescentes.

Objetivos terapéuticos

Hombre
● Aprenda a desempeñar funciones de cuidador hacia ella
● Responsabilizarse

Mujer
● Es importante que ella se dé cuenta que  la dependencia hacia él no es distinta de la que él tiene con ella.
● Aprenda a sentirse vulnerable y pueda ser capaz de necesitar y recibir ayuda

4.3. El hombre salvador y la mujer infantil.

Hombre.
Se siente llamado a salvar.
Atento, bueno, responsable, etc.

Mujer.
Muy desamparada y sumida en complicaciones.
Egocéntrica, emocionalmente expresiva y necesitada de afecto de los demás. Al inicio de la relación ella lo hace sentir fuerte, superior y necesario y ella se siente segura y protegida.

Conflicto
Ella rechaza la conducta servicial y protectora de su marido. Ella se hace más fuerte y segura. Él se siente confundido ya que no sabe cómo tratarla y tiene comportamientos pasivos por las críticas de ella y se resguarda en su posición de santo y de bueno. Ella lo critica, lo ridiculiza. Él nunca se enoja ni se desespera. Lo cual exaspera a su mujer

Motivo de demanda
Suelen consultar por ausencia de deseo y falta de vida sexual en la pareja, por infidelidad o frigidez de ella y eyaculación precoz y/o impotencia en el hombre.

Hombre
● Independizara sus conductas y decisiones de la crítica de ella junto con aprender a canalizar su hostilidad.
● Generar procesos de negociación.
● Revisar los estereotipos ligados al género.

Mujer
● Tener expectativas realistas de la vida en pareja.
● Hacerse responsable de sus conductas agresivas
● Generar procesos de negociación.
● Revisar los estereotipos ligados al género.

4.4. Los “Ni contigo ni sin ti”.

(Parejas simétricas – lucha por el poder – juntos se matan y separados se mueren)
Estas parejas al inicio de la relación mantienen un cierto equilibrio entre los deseos de dependencia y las aspiraciones de autonomía.
Aparecen como personas más bien independientes, exigentes consigo mismas, algo desconfiadas y muy preocupadas por la reciprocidad y la justicia.
Sin embargo, son personas dependientes, que temen la autonomía y el ser abandonadas por otro.
Es necesario que uno sea “YO” antes de ser un “NOSOTROS”
La fórmula de la pareja es: Yo soy yo, Tú eres tú, y Juntos somos nosotros.

Conflicto

El conflicto aparece cuando un miembro de la pareja necesita desarrollar su autonomía y se encuentra con la resistencia del otro miembro, apareciendo la crítica, la rabia y la desvalorización. Cada uno adjudica al otro sus frustraciones, ninguno de ellos puede descubrir sus propias limitaciones.

En las discusiones no están interesados en el motivo de ésta, sino en la victoria o en impedir una derrota.
No temen las escaladas simétricas, la confrontación y el enojo va en espiral ascendente.
Las armas no siempre son golpes sino estrategias para desvalorizar al adversario.

Motivo de demanda
– Consultan por peleas frecuentes.
– Comienzan con críticas, insultos, gritos, llantos, huidas, maniobras de chantaje y amenazas de separación, hasta las agresiones físicas.
“Las intensas peleas son demandas de auxilio que tienen la esperanza de que el otro miembro de la pareja sea capaz de leer entre líneas el deseo oculto de amor y dedicación”
Son parejas difíciles porque tienen un oír selectivo de los elementos negativos y no escuchan las invitaciones a estar bien.

Objetivos terapéuticos.
● Bloquear las escaladas simétricas.
● A nivel emocional, cambiar el clima de rabia y llevarlos al terreno de la pena y el dolor.
● Redefinir las conductas de control como expresión de necesidades y afecto (entenderse que si el reproche se formula como un deseo personal, disminuye el riesgo de que sea tomado como un ataque y aumenta la oportunidad de ser entendido/a).

5. “LA MEDIA NARANJA”

La relación de pareja como la unión de dos personas incompletas que se complementan entre sí como si fueran piezas de un puzzle que encajan a la perfección, sin conflictos ni dificultades. Las dos mitades son totalmente iguales y unidas darán lugar a un todo completo y perfecto. Pareja ideal “el uno para el otro” (como el modelo de la media naranja)
Cuando aparecen los problemas, alguna debería cambiar para hacer que la unión sea “perfecta”: “iguales intereses, emociones, gustos, deseos, etc.”
En la medida que cada una de las personas es el producto cambiante de todas las experiencias, emociones, situaciones y relaciones afectivas desde nuestra infancia hasta nuestro presente, es imposible que haya dos personas iguales en cuanto a estas vivencias, ya que cada uno ha vivido experiencias totalmente distintas. Por lo tanto, el mito de la media naranja es insostenible como modelo de pareja ideal. Si estas expectativas no se resuelven, el deterioro de la relación terminará con la pareja, para así seguir buscando esa otra “media naranja”

6. Conclusiones

– La relación de pareja debe diferenciarse claramente de toda relación de amistad, los dos han de sentirse como pareja.
– Deben continuar teniendo espacios y tiempos propios y hacer vida común. Es decir, continuar distinguiéndose entre sí, respetando los límites entre ellos (Límites claros y franqueables por el exterior).
– Estos límites deben ser visibles para la pareja y para los demás, pero nunca ni rígidos ni impenetrables.
– Principio de Comunicación: Tienen que comunicarse cualquier acontecimiento presente o pasado que pueda afectar a la relación.
– Principio de Complicidad: Deberán sentirse cómplices, que no jueces.
– Principio de Identidad: Podrán callar o no comunicar todo aquello que consideran propio, siempre que se cumpla el primer principio.
– Principio de Libertad: Respetarán las decisiones que el otro tome en todos los campos considerados por contrato propio y negociarán todos los considerados comunes, sin intentar modificar al otro.
– Principio de Flexibilidad de Roles: La flexibilidad que las dos personas hayan sabido aprender y cultivar para saber actuar con el rol que les corresponda, sea el que sea, les facilitará sus relaciones y llenará la pareja de contenidos cooperativos y solidarios. Por ejemplo la cultura de género y el machismo suelen educar a hombres y mujeres en roles predeterminados y rígidos en función de su género (Por ejemplo cuando la mujer necesita que su compañero sea cuidador, amo de casa, paño de lágrimas, etc., no lo encuentra porque él no sabe cómo desarrollar esos roles para los que no ha sido educado.

– Principio de igualdad de Valor: Las dos personas se consideran iguales entre sí (la igualdad no tiene que ser cultural, social, económica o física).
Ambas personas se valoran entre sí como iguales, elemento indispensable para generar una buena comunicación fluida y transparente, que les permita conocerse, intimar, negociar los aspectos antagónicos, cooperar y repartir, consiguiendo ese grado alto de complicidad que es la base de la estabilidad y del apego en la pareja.

 

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies