Seleccionar página

“Estoy exhausto” fue una declaración de apertura popular en mi sala de terapia este año.

Pero mis clientes ni siquiera necesitan decirlo porque es obvio tan pronto como los veo. Describen haber descuidado prioridades importantes que saben que les ayudarían a sobrellevar la situación: ejercicio, tiempo íntimo con su pareja romántica y sueño. Saber lo que ayudará pero no tener la energía para seguir adelante solo aumenta su frustración.

Fizkes/Shutterstock

He llegado a creer que el agotamiento emocional parece casi omnipresente hoy en día, en parte porque es una respuesta natural a nuestro entorno sobreestimulante. La tecnología ha anunciado una nueva época para la humanidad. De muchas maneras, los avances tecnológicos mejoran enormemente nuestras vidas.

Considere el teléfono inteligente, lanzado hace poco más de 15 años. Ya no teníamos que sentarnos frente a la pantalla de una computadora para leer el correo electrónico, consultar el clima o comunicarnos con otros. En lugar de eso, instantáneamente obtuvimos acceso constante a esta información, incluso en el automóvil, acostados en la cama o esperando al dentista. Pero estos mismos avances presentan desafíos que son fáciles de minimizar o incluso ignorar.

Por primera vez en la historia de la humanidad, estamos constantemente alertados de crisis. Y no solo la crisis de nuestra comunidad sino las del mundo entero. Y no solo la catástrofe real sino el potencial de cada catástrofe en el planeta. Respondemos a estas historias con emociones poderosas como rabia, miedo, tristeza, celos y ansiedad.

Estas reacciones emocionales son el resultado de que nuestros cerebros primarios más antiguos hacen lo que están diseñados para hacer. Nuestra neurobiología se ha adaptado durante miles de años a un entorno muy diferente al que nos encontramos ahora. En su forma más básica, nuestro cerebro primario está programado para mantenernos con vida para que podamos transmitir el ADN.

Para lograr este objetivo, está atento a cualquier cosa que pueda interferir con nuestra supervivencia. Cuando se activa, para lo cual gran parte de la tecnología está diseñada, responde instintivamente liberando hormonas del estrés como el cortisol. El propósito del cortisol es hacerte sentir incómodo para que reacciones de inmediato ante una situación peligrosa.

Pero debido a que a menudo hay poco que podamos hacer en el momento para impactar positivamente una crisis mundial, nos sentimos agitados e impotentes. Nos convertimos en ollas a presión para emociones desafiantes que agotan nuestra energía y nos dejan poco para las cosas que nos ayudan a sobrellevar la situación, como el cuidado personal y el cuidado de nuestras relaciones íntimas. Es una receta para abrumar. O eso o la alternativa popular, el cierre emocional, que tampoco es bueno para usted ni para sus relaciones íntimas, las personas tienden a no disfrutar del sexo cuando ellos o su pareja están cerrados emocionalmente.

Nuestros cerebros primarios son extraordinariamente fáciles de manipular por la tecnología (de ahí el poder de la pornografía, pero ese es un tema para otra publicación de blog). Pero la buena noticia es que hay cosas que puedes hacer con respecto a este ciclo. Piense en su cerebro primario como un niño que necesita protección: no comprende las consecuencias de sus acciones.

Tal vez incluso tenga algo de compasión por su antigua neurobiología; después de todo, solo está haciendo su trabajo. Luego, intente limitar su tiempo en la tecnología. Sabemos que limitar el tiempo dedicado a la tecnología es importante para el desarrollo del sistema nervioso de los niños, pero no creemos que los adultos también se beneficien necesariamente.

Minimizar la cantidad de información y estimulación que metaboliza diariamente puede ser un primer paso importante para recuperar algo de energía. Esto puede ser difícil si se siente obligado como ciudadano responsable a estar al tanto de las noticias actuales o si el tiempo frente a la pantalla es una manera fácil de entretenerse cuando está abrumado; no requiere movimiento físico ni interacción humana. Una realidad probable es que está agotando sus reservas de energía y, por lo tanto, es menos capaz de cuidar de sí mismo y de las relaciones que nutren su salud mental.

Finalmente, invite a su cerebro primario a desconectarse periódicamente desarrollando una práctica regular que le permita sentirse seguro. Esto es diferente a distraerse, mirar televisión, correr en la caminadora o jugar videojuegos porque esas actividades no ayudan a que su cuerpo se sienta tranquilo. Hay muchas maneras de crear experiencias relajantes: yoga, meditación, hacer arte, estirarse y escuchar música relajante son algunas opciones.

Leer un libro me funciona, es diferente a leer en línea.

Ponerse esta ropa tiene sentido incluso si no te sientes abrumado. Es probable que nuestras vidas no vuelvan al ritmo del pasado, por lo que su cerebro seguirá haciendo aquello para lo que fue diseñado: movilizarlo en respuesta a amenazas potenciales.

Con estas prácticas, puede usar lo mejor que la tecnología avanzada tiene para ofrecer y, al mismo tiempo, tener la energía para cuidarse a sí mismo y a sus relaciones en el proceso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies