Seleccionar página

Aunque la tartamudez en bilingües tiene una historia de investigación relativamente larga, todavía hay muchas preguntas de debate: ¿Tartamudean los bilingües en un solo idioma o en todos sus idiomas? ¿La severidad de la tartamudez se ve afectada por el dominio del idioma? ¿Tartamudeamos de manera diferente en lenguajes estructuralmente diferentes? ¿El dominio de la lengua tiene un impacto en la tartamudez? Etc. La Dra. Valerie Lim, logopeda en Singapur, accedió amablemente a responder algunas de estas preguntas. Es una reconocida especialista en tartamudez que ha tratado con éxito a bilingües que tartamudean. Qué mejor persona para contarnos sobre un tema que todavía es objeto de investigación activa. Le damos las gracias de todo corazón.

¿Sabemos si hay proporcionalmente más bilingües que tartamudean que monolingües?

Actualmente no hay ningún estudio para determinar si hay proporcionalmente más bilingües que tartamudean que monolingües. La impresión que algunos de nosotros tenemos de que este podría ser el caso, aunque infundada hasta la fecha, está ligada al hecho de que el número de bilingües ha aumentado en el mundo.

¿Los bilingües generalmente tartamudean en solo uno o todos sus idiomas?

La tartamudez se considera un trastorno motor del habla. Por lo tanto, no es sorprendente que haya más evidencia que demuestre que los bilingües tartamudean en ambos o en todos sus idiomas. Si la tartamudez solo ocurre en un idioma (es decir, la tartamudez en un idioma específico), es probable que sea una excepción y esté relacionada con un desequilibrio significativo en el dominio de cada idioma.

Para la mayoría de los que tartamudean en todos sus idiomas, ¿el tipo de tartamudeo y su gravedad dependen de qué idioma se adquiere primero?

Todavía existe un debate sobre si la tartamudez se manifiesta de manera similar o diferente en los dos idiomas. Sin embargo, existe un creciente cuerpo de evidencia para demostrar que la tartamudez ocurre «de manera diferente» en diferentes idiomas. En la revisión de la literatura de John Van Borsel, se informó que los bilingües que tartamudean en ambos idiomas exhiben varios tipos de perfiles. Por ejemplo, algunos mostraron una diferencia en la frecuencia de tartamudeo (número de tartamudeos) entre idiomas, pero no la ubicación de los tartamudeos (por ejemplo, en la oración). Otros han mostrado una diferencia en la frecuencia, el tipo y la ubicación de la tartamudez en los dos idiomas.

¿Qué pasa con el papel del dominio del idioma?

Las diversas manifestaciones de la tartamudez en los idiomas se han atribuido al dominio del idioma. Si bien algunos estudios han informado que los adultos tienen un mayor grado de tartamudeo en el idioma que es más fluido, es más común ver un aumento de la tartamudez en el idioma que es menos fluido. Pero esto debe confirmarse con datos adicionales.

La manifestación de la tartamudez en los niños bilingües puede ser diferente y dependerá de factores como la edad del niño y la etapa de desarrollo del lenguaje.

En un estudio que publicó en 2008, demostró claramente que el dominio del idioma influye en la gravedad de la tartamudez. ¿Puede decirnos al respecto?

En nuestro estudio, investigamos la influencia del dominio del idioma (ver aquí) sobre la gravedad y el tipo de tartamudeo en bilingües inglés-mandarín que tartamudean. Nuestros 30 tartamudos en inglés y mandarín se han clasificado en uno de tres grupos: dominan el inglés, dominan el mandarín y bilingües equilibrados.

Descubrimos que los bilingües que dominaban el inglés y el mandarín tenían una mayor frecuencia de tartamudeo en su idioma menos dominante. Por otro lado, las puntuaciones de frecuencia de los bilingües equilibrados fueron similares en todos los idiomas.

¿Estos bilingües tartamudean de la misma manera en sus idiomas cuando los idiomas son muy diferentes?

Curiosamente, no encontramos diferencias en los tipos de tartamudeo entre inglés y mandarín para ningún grupo bilingüe.

Con base en nuestros resultados, llegamos a la conclusión de que el dominio del lenguaje parecía afectar la frecuencia de la tartamudez, pero no el tipo de comportamiento de tartamudeo. Esto significa que los patólogos del habla y el lenguaje deben evaluar todos los idiomas de los bilingües, si es posible, para obtener un diagnóstico claro.

Cuando los jóvenes tartamudos monolingües comienzan a aprender y utilizar un segundo idioma, ¿aumenta su tartamudez en frecuencia y / o gravedad?

Es común que la tartamudez aumente cuando los niños (unilingües o bilingües) comienzan a juntar palabras o cuando comienzan a producir oraciones más largas o complejas.

Lecturas de tartamudeo esenciales

Para los niños monolingües que tartamudean y también están aprendiendo un segundo idioma, la apariencia de tartamudeo en el segundo idioma dependerá de su nivel de competencia en ese idioma y / o de la frecuencia con la que lo usen. Por ejemplo, si un niño habla solo unas pocas palabras del segundo idioma, es común que los padres informen que no tartamudean en ese idioma. Sin embargo, cuando el niño aprende habilidades en el segundo idioma, o cuando comienza a juntar más palabras o usar el idioma con más frecuencia, los padres notan un aumento en la tartamudez.

Para los padres de jóvenes tartamudos bilingües, ¿existen estrategias que puedan adoptar para ayudar a sus hijos a aprender y mantener sus idiomas?

Con base en lo que sabemos de la literatura, no hay evidencia que apoye la idea de que las familias bilingües deben enfocarse solo en usar un idioma para evitar la tartamudez. Animamos a los padres a que sigan utilizando ambos idiomas en la vida diaria.

A menudo mostramos a los padres cómo proporcionar modelos lingüísticos (es decir, cómo producir una estructura de oración y vocabulario apropiados en cada idioma) y cómo apoyar al niño cuando intenta unir palabras o decir una frase. Comenzamos el tratamiento para la tartamudez tan pronto como lo consideremos clínicamente necesario para el niño y la familia.

En cuanto a la logopedia, ¿debería realizarse temprano?

Existe una sólida evidencia de que la intervención temprana para la tartamudez monolingüe infantil es muy eficaz si el tratamiento se realiza antes de los 6 a 7 años (consulte el trabajo del profesor Mark Onslow presentado en las referencias a continuación). No es diferente para los niños bilingües que tartamudean. El tratamiento para niños bilingües mayores y adultos que tartamudean también puede ayudar a reducir la tartamudez.

¿La terapia debe realizarse en todos los idiomas de los bilingües o solo en uno de ellos?

Las investigaciones han demostrado que el tratamiento para los bilingües que tartamudean es eficaz, ya sea que se realice en un idioma o en ambos idiomas o no. Cuando el tratamiento se administra en un solo idioma, sabemos por la literatura que los efectos del tratamiento se pueden generalizar del idioma tratado al idioma no tratado.

Asimismo, cuando el tratamiento se realiza en dos idiomas, la tartamudez se puede reducir en ambos idiomas ya sea que el tratamiento se administre simultáneamente (ambos idiomas se tratan al mismo tiempo) o consecutivamente (se trata primero un idioma y el otro el idioma se analiza más adelante).

La decisión con respecto a la provisión de tratamiento para los bilingües que tartamudean la tomará el médico, que considerará la evidencia, así como las necesidades individuales del niño y la familia. Los factores importantes serán la frecuencia y el tipo de tartamudeo, la historia del lenguaje del niño, el impacto de la tartamudez en el niño y la familia, la edad del niño, etc.

Para obtener una lista completa de las publicaciones del blog «La vida como bilingüe» por área de contenido, consulte aquí.