Seleccionar página

“Mi nombre es Emily, tengo 45 años y tengo miedo de subir de peso. Hace 20 años me diagnosticaron anorexia nerviosa (ver recuadro). Esto significaba que tenía bajo peso y pensaba constantemente en cuántas calorías estaba comiendo (o más bien, qué podía evitar). Pasé horas mirando mi cuerpo y viendo si estaba aumentando de peso en alguna parte. Durante años fue una lucha para mí comer frente a la gente porque tenía miedo de los comentarios. «Emily, deberías comer más» o «La próxima vez que vayamos a McDonald’s, obtendremos calorías». Odiaba. Hoy sigo delgada pero mi peso ha vuelto a la normalidad. Las cosas cambiaron con el nacimiento de mis dos hijas, que ahora tienen 9 y 12 años. Sin embargo, todavía estoy descontento con mi apariencia y no me gusta cuando tengo que comer alimentos ricos en calorías. Recientemente, leí en un artículo que las hijas de madres anoréxicas a menudo también desarrollan un trastorno alimentario (Zerwas et al., 2012). Argumentaron que las madres actúan como modelos a seguir para la imagen corporal de sus hijas y les enseñan a preocuparse por el peso y la forma. Sentí curiosidad. ¿Es cierto que las madres actúan como modelos a seguir cuando se trata de cómo las hijas perciben sus propios cuerpos? ¿Es realmente, como madre, como hija?

Muchos psicólogos han descubierto que a las hijas de madres anoréxicas a menudo se les diagnostica un trastorno alimentario más adelante en la vida (Hall y Brown, 1983; Zerwas et al., 2012). Al tratar de explicar este fenómeno, las opiniones de los investigadores caen en dos ángulos distintos. Un grupo asume que las madres actúan como modelos a seguir para sus hijas, mientras que el otro grupo de científicos asume que esta relación es interactiva; donde las madres facilitan o protegen a las hijas de problemas de peso y condición física.

Clasificación DSM-V

Fuente: SM Schmitt

Madres como modelos a seguir

Una línea de investigación se centra en las madres como modelos a seguir para sus hijas cuando se trata de evaluar su cuerpo. Los psicólogos asumen que cuando las madres están satisfechas con sus propios cuerpos y comen normalmente sin pensarlo mucho, a su vez les enseñan a sus hijas a amar y aceptar sus propios cuerpos. Este también debería ser el caso cuando no se parecen a las modelos que aparecen en las revistas de belleza (Mchiza, Goedecke & Lambert, 2011). Lo mismo ocurre con las madres con una imagen corporal negativa. Los hijos de madres con trastornos alimentarios de por vida tienen problemas de alimentación desde los 6 meses después del nacimiento. Cuando los mismos niños tienen 4 años, usan chocolate u otros dulces para calmar sus emociones (de Barse et al., 2015). Además, cuando las niñas tenían 8 años, intentaban comer de manera más saludable que sus compañeros y eran más conscientes de evitar los bocadillos poco saludables (Ammanity et al., 2014). Este patrón de alimentación temprano y anormal continúa hasta la adolescencia de la niña (Allen, 2014).

Parece que hay buena evidencia para la hipótesis del comportamiento de modelado. Sin embargo, muchos estudios muestran resultados opuestos (Ogden y Steward, 2000) y el hecho de que no todas las hijas de una madre anoréxica desarrollen un trastorno alimentario muestra que debe haber más.

Interacción madre-hija

La otra dirección de la investigación asume que las madres facilitan o protegen a sus hijas de los problemas de peso y forma. Los psicólogos consideran una relación interactiva de la influencia de las madres en el desarrollo de los trastornos alimentarios en las niñas, donde muchas variables pueden influir en este proceso. El psicólogo Dr. Ogten (1999) encontró que la autonomía materna, la percepción de tener control sobre las acciones y actividades de su hija, juega un papel importante. Las madres que creen que no pueden controlar el comportamiento de su hija suelen criar hijas que restringen su dieta. Cuando las madres también creen que su hija no tiene control sobre sus acciones, entonces las hijas muestran restricciones dietéticas aún más severas y están menos satisfechas con sus cuerpos. Esta relación fue aún más fuerte para las parejas madre-hija altamente dependientes (ver Consejo 4). Por ejemplo, cuando las niñas piensan que es muy importante que estén a la altura de las expectativas de su madre. Estos resultados muestran no solo que la relación madre-hija es más compleja cuando se trata de problemas de peso en las niñas, sino también que la falta de independencia es un factor de riesgo de patología alimentaria en mujeres jóvenes.

Otro mecanismo que puede causar y mantener un trastorno alimentario es la falta de límites entre las niñas y los padres. Los psicólogos han descubierto (Rowa, Kerig y Geller, 2001) que las niñas con anorexia a menudo se quejan de tener que actuar como padres en la relación (ver Consejo 2). Además, se sienten muy controladas por sus padres en comparación con las adolescentes sanas de la misma edad. Un ejemplo es cuando los padres examinan las pertenencias personales de la hija incluso cuando se les pide que no lo hagan (consulte el Consejo 1). Y finalmente, las madres a menudo transmiten sus problemas con su cónyuge al niño. Cuando hay una discusión con su pareja, ellos a su vez se enojan con sus hijas. Entonces, cuando las niñas sienten que no pueden ser las “niñas” en la relación y las líneas entre padres e hijas se vuelven borrosas, el niño corre el riesgo de desarrollar trastornos alimentarios.

La relación es más compleja

Entonces, ¿cuál es la verdad? ¿Actúan las madres como modelos a seguir e inducen una imagen corporal buena o mala en sus hijas O es este proceso más complejo? Ambas teorías muestran argumentos válidos. Sin embargo, cuando comparamos directamente las dos teorías, encontramos que la influencia de las madres sobre el peso y las preocupaciones dietéticas de sus hijas es más compleja que simplemente modelar la insatisfacción corporal materna (Ogden y Steward, 2000). Por el contrario, la relación madre-hija es interactiva en la que protege o facilita los problemas de peso y forma de la hija. Muchos factores como la autonomía, la autoestima y el sentido de la propia identidad influyen en la relación de una niña con la ingesta de alimentos y la evaluación de su cuerpo (Rowa, Kerig y Geller, 2001; Ogten, 1999). Sin embargo, la ciencia aún tiene que determinar otros factores influyentes. Teniendo en cuenta toda esta información, nos enteramos de que Emily no tiene que preocuparse de que su hija simplemente imite su comportamiento. Aun así, debe ser consciente de no transmitir sus propias preocupaciones corporales a su hija. No debe restringir ni controlar el consumo excesivo de alcohol de sus hijas, ni hacer que sus hijas sientan que el amor de su madre depende de su peso.

_

4 consejos para evitar que su hija desarrolle un trastorno alimentario

  • Conoce tus límites. Las mujeres que han desarrollado anorexia nerviosa a menudo informan una falta de límites con su madre (Rowa, Kerig y Geller, 2001). ¿Realmente necesitas saber todo lo que piensa y siente tu hija? La pubertad ya es bastante difícil por sí sola. Estoy seguro de que puedes imaginar que no necesitas la presión adicional de tu madre, que te está mirando constantemente. Sea el apoyo que su hija necesita. Esto significa proporcionarle una base estable y estar allí cuando te necesite. Sin embargo, permítale suficiente libertad para tomar sus propias decisiones y desarrollar su propia identidad.
  • Sea un padre, no un amigo. Aunque su hija adolescente ahora se viste como una adulta y usa tanto maquillaje (o probablemente más que el adulto promedio), sigue siendo su hija. Por lo tanto, trate de no depender del apoyo emocional de su hija. En su lugar, llame a una novia cuando esté enojado en el trabajo o tenga problemas con su pareja (Rowa, Kerig y Geller, 2001).
  • Cenas familiares. Es importante enseñar a los niños hábitos alimenticios saludables. Tener horarios regulares para las cenas familiares no solo garantizará que su hija coma cantidades regulares y saludables. También aprenderá a asociar la comida con experiencias sociales agradables. Incluso cuando el horario de su familia sea una locura, asegúrese de que todos hagan de la cena familiar diaria una prioridad (Safeh-Sharvit et al., 2015).
  • Dale el poder. La investigación muestra que las mujeres jóvenes que forman su propia identidad y que tienen confianza en sí mismas tienen menos probabilidades de desarrollar un trastorno alimentario (Ogten et al., 1999). Siendo madre, entiendo que es difícil ver qué tan rápido está creciendo su hija. Sin embargo, es el círculo de la vida dejarla salir del nido cuando sea el momento adecuado. Todo lo que puede hacer es darle la mejor base para la vida. Enséñele que puede lograr todo lo que quiera, cuando esté dispuesta a trabajar duro para lograrlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies