Seleccionar página

Después de un largo día, regresa feliz a la cama, con ganas de dormir un poco y tener la oportunidad de enfrentar el día con ojos frescos mañana. En cambio, te das la vuelta durante horas y te duermes dos horas antes de que suene la alarma. O tal vez te duermes bien, pero te despiertas docenas de veces durante la noche, luchando por volver a dormirte cada vez. A medida que regresa el tiempo de regreso a la escuela, muchos padres se encuentran luchando con las mañanas tempranas y el insomnio. Algunos niños no pueden asistir a la escuela debido a noches de insomnio.

El insomnio es suficiente para empujar incluso a los más tranquilos al límite. Y la falta de sueño puede hacer que sea difícil pensar con claridad, resolver problemas o incluso llegar a tiempo al trabajo. No tienes que vivir con eso. Los problemas del sueño no están predestinados. El tratamiento funciona y, a menudo, funciona más rápido de lo que cree.

Insomnio: un problema común

Especialmente si duerme junto a una pareja que parece totalmente relajada, es fácil sentirse como la única persona en el mundo que lucha contra el insomnio. Pero el insomnio es común. Aproximadamente el 10% de los adultos sufren de insomnio crónico y más de un tercio experimenta episodios periódicos de insomnio. Tenga en cuenta la noche inquieta ocasional, los efectos del estrés y los efectos estimulantes de la cafeína, y tendrá una receta para muchas personas que duermen inquietas.

El insomnio rara vez es un signo de un problema médico grave. La mayoría de las veces, es un problema de estilo de vida que indica una incapacidad para calmar una mente acelerada.

¿Por qué el insomnio en los niños es diferente?

Es común que tanto los niños como los adultos luchen contra el insomnio y, en ambos casos, el problema suele ser un problema de estilo de vida y no un problema de salud grave. Pero el insomnio en los niños es diferente. Los niños dependen del sueño para desarrollar cerebros fuertes y saludables. Los niños privados de sueño pueden tener dificultades en la escuela, experimentar problemas de conducta y estar menos equipados para aprender. Entonces, los adultos no deben eliminar el insomnio en los niños. Su hijo no solo eventualmente se desmayará cuando esté lo suficientemente cansado. Los problemas del sueño requieren la intervención rápida de alguien que los comprenda, no de alguien que le diga que castigue a su hijo por dormir o que lo deje solo si tiene miedo de quedarse dormido.

¿Cuánto sueño necesitas de todos modos?

La mayoría de nosotros hemos escuchado la suave recomendación de que necesitamos de 6 a 8 horas de sueño por noche. Esta es una afirmación engañosa porque las necesidades de sueño varían con la edad, el nivel de actividad y muchos otros factores. Algunas personas naturalmente necesitan dormir más. Las personas muy activas, las que enfrentan estrés y las que padecen enfermedades crónicas también pueden necesitar dormir más.

Las personas que duermen menos de lo que necesitan durante más de una noche o dos son vulnerables a una serie de problemas de salud. Los niños pueden tener problemas de conducta o dificultades para aprender en la escuela. La National Sleep Foundation hace las siguientes recomendaciones sobre el sueño:

Recién nacidos 0-3 meses: 14-17 horas

Bebés de 4 a 11 meses: 12 a 15 horas

Niños pequeños 1-2 años: 11-14 horas

Niños en edad preescolar 3-5 años: 10-13 horas

Niños de 6 a 13 años: de 9 a 11 horas

Adolescentes de 14 a 17 años: 8 a 10 horas

Adultos 18-64 años: 7-9 horas

Mayores de 65 años: 7-8 horas

Las pastillas para dormir no son la única opción

Muchas personas que tienen problemas para dormir hablan con un médico de atención primaria y obtienen una receta para pastillas para dormir. No hay nada de malo en el uso a corto plazo de somníferos, pero estos medicamentos no son adecuados para todas las personas. Las personas que necesitan somníferos a corto plazo siempre deben combinar el enfoque psicotrópico con estrategias conductuales para llegar a la raíz del problema.

En las personas que toman ciertas drogas, tienen antecedentes de abuso de alcohol o drogas y tienen otros factores de riesgo, los riesgos de usar pastillas para dormir pueden ser mayores. Hable abierta y honestamente sobre su historial médico con su médico.

Estrategias de estilo de vida para controlar las dificultades del sueño

Si su insomnio es leve u ocasional, existen algunas estrategias simples de estilo de vida que pueden ayudar. Éstos incluyen:

· Duerma en una habitación fresca, oscura y tranquila con una máquina de ruido blanco.

· Cree un ritual para la hora de dormir para usted o su hijo.

· Evite el ejercicio y la excitación en las horas inmediatamente antes de acostarse.

· Reducción de cafeína.

· Medite antes de irse a dormir.

· Use su cama solo para dormir o tener relaciones sexuales.

· Levántese y haga otra cosa si no puede dormir. De lo contrario, su cerebro comienza a asociar su cama con el insomnio, iniciando un ciclo de estrés e insomnio.

Tratamiento del insomnio

Si prefiere evitar las pastillas para dormir, una de las formas más fáciles de tratar el insomnio es con terapia. La terapia cognitivo-conductual puede ser particularmente eficaz. Un programa llamado CBT-I (Terapia cognitivo-conductual para el insomnio) está especialmente diseñado para identificar pensamientos y comportamientos problemáticos, como pensar en cosas que te molestan cuando te duermes y luego ayudarte a encontrar mejores estrategias para ello. Muchas personas con insomnio se quedan atrapadas en circuitos de pensamientos negativos, pero CBT o CBT-I pueden revertir este proceso. Es simple, seguro y puede ayudarlo a usted oa su hijo a descansar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies