Seleccionar página

La educación económica comienza aquí

Fuente: Gail F. Melson

Vivimos en tiempos de gran ansiedad económica, impulsada por la inflación, que alcanzó un máximo del 9,1 por ciento en julio en los EE. UU. A medida que la inflación se dispara, aumentan los temores de una espiral de salarios y precios, alimentando aún más la ansiedad.

Las familias se centran cada vez más en sus economías domésticas. Para muchos, nada es más importante que administrar lo que se siente como recursos cada vez más reducidos.

Los niños viven en un mundo económico

Los asuntos económicos a menudo parecen muy alejados de los problemas de desarrollo infantil, pero pocos temas atraerán más a estos futuros adultos. Además, no es sólo un problema futuro. El bienestar económico o la angustia de una familia impregna cada experiencia de la infancia.

Desde la primera infancia, los niños toman conciencia de la posición social y económica de su familia en relación con los demás. Los niños, desde la infancia, son consumidores y actores económicos. La cultura popular satura los medios infantiles con el atractivo de los juguetes, la ropa, los zapatos, los videojuegos y los dispositivos digitales correctos, mejores y más recientes.

Cualquier adulto que haya llegado al pasillo de pago con un niño pequeño conoce el canto de sirena de la exhibición de dulces. “Cómprame esto” puede ser una de las frases en inglés más utilizadas durante la infancia. Desde una edad muy temprana, los niños entienden que para obtener ese nuevo preciado algo, se deben entregar algunas monedas brillantes o papel verde.

Estudiar “economía ingenua” no es ingenuo

Por lo tanto, es bastante sorprendente que la investigación sobre el desarrollo infantil haya llegado tarde al juego en términos de estudiar lo que los niños entienden sobre cuestiones económicas, cómo aprenden sobre ellas y cómo se sienten acerca de temas económicos candentes: pobreza, desigualdad de ingresos, movilidad social, incluso la gestión mundana del dinero.

¿Cómo se adquiere la información económica exacta e inexacta? ¿Qué roles juegan la familia, los maestros, los compañeros y los medios de comunicación? Es importante destacar que, ¿cómo los niños le dan sentido a esta información? Por ejemplo, ¿cómo explican por qué algunas personas son pobres y otras tienen abundantes recursos? Además, necesitamos entender cómo se sienten los niños acerca de cuestiones económicas como la pobreza y la desigualdad de ingresos.

¿Están involucradas sus emociones? Finalmente, la desigualdad, la movilidad y la distribución de recursos son cuestiones morales. Al considerar cuestiones económicas, ¿los niños piensan en la justicia y la equidad? De ahí nuestra pregunta: ¿Su hijo es económicamente alfabetizado?

Un lugar para buscar respuestas es en los estudios de «economía ingenua». Esto se refiere a ideas sobre temas económicos que los niños desarrollan de forma independiente sin el beneficio de una formación formal. Como muchas otras cosas en la vida, los niños intentan dar sentido a lo que escuchan, observan y experimentan. Vienen con sus propias explicaciones, a menudo inexactas o parcialmente verdaderas. Estos dan paso gradualmente a un razonamiento más adulto.

El concepto de “economía ingenua” es similar a la mucho más estudiada “biología ingenua”, es decir, ideas sobre estar vivo, crecer, reproducirse y morir que tienen los niños y que gradualmente, a medida que maduran y tienen una educación formal, se aproximan a una comprensión biológica precisa. .

Varios estudios ilustran cómo funciona la “economía ingenua”. Por ejemplo, un estudio (Furnham, 2005) pidió a niños de diez a quince años que explicaran los impuestos. ¿Qué son los impuestos, por qué existen y para qué sirven? Estos niños seguramente estarán más enfocados en este tema cuando se conviertan en adultos que trabajen, pero pocos, incluso los niños mayores, podrían explicar el propósito de los impuestos.

En otro estudio (Smith-Flores, 2021), los investigadores preguntaron si los niños de cuatro a diez años podían entender la relación entre la demanda y el precio. En el centro del concepto de inflación, cuando los recursos y los bienes escasean, generalmente hay más demanda de ellos y, por lo tanto, su precio aumenta. Si bien los adultos entendieron esta relación, la mayoría de los niños del estudio no la entendieron.

Comprender la pobreza

Quizás ningún aspecto de la economía es más crítico para nuestra comprensión (y acción) que la pobreza. En los EE. UU., la desigualdad económica ha alcanzado niveles no vistos desde la Gran Depresión de la década de 1930.

En enero de 2022, la tasa de pobreza infantil era del 17 %. Así, uno de cada seis niños se encuentra en la pobreza. Además, los niños tienen más probabilidades de ser pobres que los mayores de 18 años. El umbral de pobreza de EE. UU. para 2022 para una familia de cuatro es de $26,500. El espectro de los niños que viven en la pobreza en el país más rico del mundo cobra más urgencia cuando se considera la movilidad social y económica.

Un estudio de 2008 mostró que la movilidad económica disminuyó drásticamente en los EE. UU. después de 1980, luego de aumentar entre 1950 y 1980.

A partir de 2020, EE. UU. ocupó el puesto 27, detrás de Lituania, Corea del Sur y Estonia, entre 82 países en la tasa de movilidad económica. Estas clasificaciones nacionales no tienen en cuenta la variación de la movilidad dentro de la nación.

En los EE. UU., la movilidad económica de los niños afroamericanos, hispanos y nativos americanos es considerablemente menor que la de los niños blancos.

Dados estos hallazgos desalentadores sobre la movilidad económica ascendente, tal vez no sea sorprendente que se calcule que el 42 por ciento de los niños que viven en la pobreza sigan siendo pobres cuando sean adultos.

A pesar de los datos sobre la movilidad económica real, los estadounidenses tradicionalmente han abrazado las historias de movilidad ascendente de «pobreza a riqueza». Somos un país, por lo que se piensa, donde cualquiera, incluso los más indigentes, puede llegar a ser millonario a través del valor, la determinación y el trabajo duro. Cualquiera puede salir adelante si trabaja lo suficiente.

Este razonamiento concluye que aquellos que no logran salir de la pobreza por sí solos tienen la culpa de sí mismos. Este punto de vista es adoptado particularmente por adultos relativamente ricos. Existe evidencia de que es menos probable que los adultos ricos muestren empatía hacia los menos ricos y es probable que se distancien geográfica y socialmente de las personas pobres.

Una razón puede ser que las personas ricas, en comparación con las menos ricas, son especialmente propensas a tener creencias «esencialistas» sobre el éxito económico o la falta de él. Estos puntos de vista «esencialistas» explican la pobreza en términos de déficits individuales e inmutables, como la falta de inteligencia o motivación.

Las opiniones sobre la pobreza, la desigualdad de ingresos y la movilidad económica son significativas, ya que tienden a generar apoyo o falta de apoyo para la acción programática. Si la pobreza surge de deficiencias esencialistas, entonces se piensa que los programas sociales no solo tienen pocas probabilidades de ayudar, sino que perjudican a los pobres al aumentar la dependencia.

Para explorar esto a través de la lente de la “economía ingenua”, Mistry et al. (2016) preguntaron a niños de kínder, primero y segundo grado sobre la pobreza. ¿Por qué la gente es pobre? ¿Qué los hace ser pobres? ¿Puede una persona pobre cambiar su situación económica? Como era de esperar, los niños más pequeños tuvieron problemas para dar explicaciones causales. En cambio, dijeron: “Una persona es pobre porque no tiene dinero”.

Los niños mayores buscaban causas pero tendían a dar explicaciones esencialistas. En Mistry et al. (2016), los investigadores hicieron que los docentes incorporaran un currículo sobre pobreza y movilidad económica, algo bastante raro en la educación. Después de la unidad de cinco a siete semanas, en comparación con sus compañeros en un grupo de control, los niños que completaron el plan de estudios tenían menos probabilidades de ver la pobreza como una condición que no podía cambiar y menos probabilidades de culpar a los pobres por su situación económica.

Aunque este estudio no investigó a niños mayores de ocho años, otra investigación indica que a medida que los niños se vuelven adolescentes, consideran razones más complejas y matizadas para la pobreza y la movilidad económica o la falta de ella. Específicamente, los adolescentes comienzan a reconocer los impedimentos sociales y estructurales para el bienestar económico, como la falta de educación o de oportunidades laborales.

Quedan Preguntas

Aunque el campo de la “economía ingenua” está creciendo, nos quedan muchas preguntas. ¿Qué influye en las ideas de los niños sobre su propia vida económica y la de los demás? Como Mistry et al. (3016) mostró que las herramientas de enseñanza bien diseñadas pueden ayudar a los niños a involucrarse más y reflexionar sobre el tema. Sin embargo, muchos maestros y sistemas escolares rehúyen los debates sobre la pobreza y la movilidad económica por temor a que estos temas se consideren políticos o divisivos.

¿Qué aportan los padres al conocimiento, las actitudes y los sentimientos de los niños? ¿Importa si los padres comparten información sobre las luchas económicas de la familia en lugar de ocultárselas a los niños? ¿Cómo influyen los vecindarios económicamente segregados, la norma en muchos lugares, en cómo los niños ven su propio estatus económico y sus probabilidades de cambiarlo?

También necesitamos estudiar cómo los medios de comunicación, especialmente las redes sociales, influyen en cómo los niños piensan sobre la pobreza, la desigualdad, la movilidad económica y los problemas económicos relacionados. Los medios pueden distorsionar y endurecer los estereotipos. Al mismo tiempo, los medios pueden ser un vehículo para enriquecer el conocimiento de un niño y captar sus intereses y preocupaciones.

Una ciudadanía joven bien informada sobre temas económicos y comprometida con la creación de una sociedad más justa y justa, con oportunidades para todos: ¿Qué podría ser más importante?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies