Seleccionar página

El concepto de adicción a la comida, definido como «adicción basada en sustancias a alimentos muy sabrosos que contienen concentraciones anormalmente altas de carbohidratos refinados y grasas», es muy controvertido en los campos de la salud médica y mental.

Muchos sostienen que no es un trastorno válido. Cuando se desarrolló la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V) en 2013, el comité consideró agregar la adicción a la comida como un diagnóstico oficial, pero finalmente decidió no hacerlo, a pesar de que existe una fuerte evidencia en modelos animales. que el comportamiento de comer en exceso tiene sus raíces en la química del cerebro y, en los humanos, que muchas personas comen de manera adictiva.

Aquí hay algunas razones que la gente da para su escepticismo, seguidas de argumentos en contra de los defensores de la adicción a la comida:

1) La comida es diferente de las drogas y el alcohol; lo necesitamos para sobrevivir y no puedes dejar la comida como lo haces con las drogas y el alcohol.

Contraargumento: algunos alimentos, a saber, los alimentos azucarados y procesados, tienen diferentes efectos bioquímicos y activan más poderosamente el circuito de recompensa del cerebro en comparación con otros alimentos; no necesitamos alimentos azucarados y procesados ​​para sobrevivir.

2) Un impulso hedónico hiperactivo no es la causa principal del sobrepeso o la obesidad; el metabolismo, las hormonas, los bajos niveles de actividad física y los medicamentos son los principales impulsores.

Contraargumento: no todas las personas con sobrepeso tienen adicción a la comida. De hecho, muchas personas con adicción a la comida tienen un peso normal. Aunque la adicción a la comida puede causar sobrepeso y obesidad, las personas con adicción a la comida tienden a tener un peso más alto, es una entidad distinta. Solo alrededor del 15-25% de los pacientes con obesidad cumplen con los criterios de adicción a la comida.

3) Una etiqueta de adicción a la comida no ayuda a nadie y puede ser perjudicial. Equiparar la comida con los medicamentos estigmatiza a las personas con sobrepeso y no informa sobre el tratamiento, ya que aún no sabemos qué funciona.

Contraargumento: sin una etiqueta, es difícil encontrar tratamientos. ¿Cómo van a pedir los investigadores subvenciones para algo que no existe oficialmente?

La controversia no ha impedido que algunos investigadores continúen estudiando el constructo. Por ejemplo, un grupo de investigación activo en Yale ha desarrollado una escala de autoinforme para la adicción a la comida basada en los criterios del DSM-V para el trastorno por uso de sustancias y ha demostrado su validez. Esta escala, llamada Escala de adicción a los alimentos de Yale (YFAS), ahora se puede usar para identificar a las personas que comen de manera adictiva.

El estudio:

El mismo grupo que desarrolló el YFAS también publicó recientemente los resultados de un estudio simple pero elegante para evaluar más a fondo si la construcción de la adicción a la comida es válida.

Se encuestó a personas con sobrepeso y obesidad y se les preguntó acerca de los síntomas de adicción a la comida, el consumo de sustancias (consumo de alcohol, tabaquismo y vapeo, cannabis) y antecedentes de consumo problemático de alcohol por parte de los padres.

En su muestra de 357 adultos, el 24,1% cumplió con los criterios de adicción a la comida en el YFAS, y la edad media fue de 41 años.

Descubrieron que los participantes que consumían alcohol de manera problemática y que fumaban y vapeaban tenían un riesgo dos veces mayor de tener también adicción a la comida. Estas asociaciones seguían siendo significativas después de corregir por edad, sexo al nacer y nivel socioeconómico. Es poco probable que la concurrencia del consumo de alimentos y sustancias sea causada por las propias sustancias, ya que fumar y el alcohol difieren en su impacto sobre la saciedad y el hambre: el alcohol aumenta el apetito y reduce el control de los impulsos, mientras que la nicotina es un supresor del apetito.

El consumo de cannabis también se asoció con la adicción a la comida, pero los efectos fueron más débiles y es posible que se deban a factores demográficos.

Las personas con antecedentes parentales de consumo problemático de alcohol también tenían un riesgo dos veces mayor de adicción a la comida. Estas asociaciones seguían siendo significativas después de corregir también la demografía.

Por el contrario, la obesidad no se asoció con el uso problemático de sustancias personales o con antecedentes de consumo problemático de alcohol en los padres.

Los investigadores también comentaron que había un vínculo más fuerte entre el historial de alcohol de los padres y la adicción a la comida que entre el historial de alcohol de los padres y los problemas con el alcohol. Lo atribuyeron al hecho de que las personas están expuestas a alimentos gratificantes al principio del desarrollo, lo que les da más posibilidades de desarrollar una relación adictiva con la comida que con el alcohol, exposición a la cual ocurre mucho más tarde y de una manera más limitada.

Lecturas esenciales de adicción

Comida para llevar:

Que la adicción a la comida, pero no la obesidad, se vinculara con el uso problemático de sustancias y los antecedentes de problemas con el alcohol de los padres respalda las teorías de que la adicción a la comida es un trastorno adictivo, que comparte raíces con otros trastornos por uso de sustancias, y destaca el hecho de que es algo distinto de la obesidad.

Los hallazgos tienen implicaciones importantes en el tratamiento y la prevención.

  • Por un lado, si el historial de consumo de alcohol de los padres es un factor de riesgo para la adicción a la comida y los problemas de peso, los esfuerzos de prevención podrían dirigirse a estas personas.
  • En segundo lugar, las personas que reciben tratamiento por otras adicciones también deben recibir asesoramiento sobre la alimentación adictiva y viceversa, ya que puede ocurrir una «transferencia de adicción», donde después de que se suspende una sustancia, la adicción a otra toma su lugar.
  • En tercer lugar, a medida que desarrollamos tratamientos para la adicción a la comida, debemos centrarnos en los rasgos que son comunes a todas las adicciones, como la impulsividad, la disfunción de la recompensa y la desregulación de las emociones, y su biología subyacente. Los tratamientos que funcionan para otras adicciones (ciertos medicamentos y psicoterapias) pueden «reutilizarse» y probarse para la adicción a la comida. Los estudios de tratamiento son muy necesarios, porque todavía sabemos muy poco sobre qué tratamientos funcionan mejor para la adicción a la comida y para quién.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies