Seleccionar página

Fuente: Sherry Gaba, LCSW

Cuando creces en un hogar con uno o más padres alcohólicos, el impacto de la disfunción repercute a lo largo de tu vida. Puede ser difícil entender cómo este tipo de interacción temprana da forma a su vida, comportamiento e incluso su elección de pareja, pero la investigación es muy clara sobre el vínculo entre crecer en un hogar con un padre alcohólico y el potencial de trauma.

Según un estudio de la Asociación Nacional de Niños de Alcohólicos (NACOA), más de 11 millones de niños menores de 18 años en los Estados Unidos viven en familias con al menos un padre alcohólico. Las estadísticas proporcionadas por varias fuentes desglosan aún más esa cifra a alrededor de 76 millones de adultos en el país que han vivido o viven actualmente con antecedentes familiares de alcoholismo.

Los hijos adultos de alcohólicos (ACOA) tienen tasas más altas de problemas específicos de salud mental. Esto incluye mayores tasas de depresión, abuso de sustancias y dificultad en las relaciones interpersonales. En el estudio «Problemas propios y relacionados con el alcohol en la pareja entre ACOA y no ACOA: asociaciones con síntomas depresivos y motivaciones para el consumo de alcohol», se encontró que los ACOA tenían entre tres y cuatro veces más probabilidades de elegir una pareja con adicción al alcohol. que el no ACOA en el estudio.

Además de la mayor tasa de selección de pareja alcohólica, los ACOA también tienen más probabilidades de experimentar síntomas de trauma. El psicólogo clínico Dr. Tian Dayton informa sobre el impacto de este trauma en un niño y cómo el entorno en el que estos niños crecen refleja directamente los principales factores que contribuyen al trastorno de estrés postraumático. Estos factores incluyen sentir que no puede escapar del dolor, estar en riesgo en la familia y tener miedo en un lugar que debería ser seguro.

Hay varios problemas relacionados con los efectos del trauma en un niño en este tipo de hogares. Los factores más críticos incluyen la edad del niño, la duración del trauma durante el desarrollo y la capacidad del niño para recibir apoyo de dentro de la familia o de una fuente externa.

Signos y síntomas de trauma.

Los hijos adultos de alcohólicos tienen muchos signos y síntomas diferentes de PTSD y trauma. Al igual que con el trastorno de estrés postraumático, cualquier síntoma puede ser problemático y afectar negativamente la calidad de vida de una persona.

Algunos de los síntomas más comunes que experimentan los ACOA incluyen:

  • Hipervigilancia: los ACOA suelen ser hipervigilantes hacia la familia, el entorno laboral y las relaciones. Puede provenir de la vergüenza y el dolor que experimentaron cuando eran niños; ser consciente de cualquier peligro potencial puede haberse convertido en un mecanismo de autoprotección.
  • Necesidad de control: Crecer en un mundo sin control puede llevar a un enfoque extremo en controlar su comportamiento actual, así como el comportamiento de quienes los rodean. También puede crear problemas con las parejas íntimas, ya que tienen que controlar todos los aspectos de la relación.
  • Dificultad con las emociones: Crecer con un padre alcohólico significa aprender a ocultar sus emociones, especialmente aquellas que se perciben como negativas, como tristeza, enojo, vergüenza, frustración o vergüenza. También puede resultar en la incapacidad de expresar emociones positivas incluso a un niño o pareja.
  • Baja autoestima: No es de extrañar que los ACOA generalmente tengan una baja autoestima. A menudo se sienten incómodos con el reconocimiento o el elogio, incluso si eso también es lo que buscan. Pueden ser muy sensibles a cualquier tipo de crítica o retroalimentación negativa percibida.
  • Problemas de salud física y mental: al igual que con cualquier tipo de trauma o estrés, las rutinas de autocuidado deficientes, el aislamiento y un mayor riesgo de depresión pueden llevar a problemas persistentes de salud física y mental.

Con terapia y apoyo, los ACOA pueden hacer cambios en la vida y tratar el PTSD y el trauma subyacente. La psicoterapia, el asesoramiento individual o grupal, la experiencia somática y EMDR son muy eficaces para tratar los signos de trauma y desarrollar nuevos mecanismos de afrontamiento saludables.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies