Seleccionar página

Fuente: Imagen de iStock por pixelfit con licencia de Art Markman

Hay mucha evidencia de que la felicidad y la salud están vinculadas. En general, las personas que son felices también son más sanas que las que no lo son. El problema es que es difícil saber si ser feliz conduce a una mejor salud. Tal vez a las personas que no están sanas les cuesta más ser felices que a las que están sanas. Tal vez las personas sanas se involucran en más comportamientos que conducen a una buena salud a largo plazo. Quizás ser feliz te hace sentir más saludable.

Investigación sobre la salud y la felicidad.

Para explorar algún tipo de relación causal entre la salud y la felicidad, es importante encontrar una manera de manipular la felicidad de las personas para que pueda estudiarse experimentalmente. Ese enfoque es el adoptado en un artículo de la edición de 2020 de Psychological Science por Kostadin Kushlev, Samantha Heintzelman, Lesley Lutes, Derrick Wirtz, Jacqueline Kanippayoor, Damian Leitner y Ed Diener.

Estos investigadores probaron un grupo de 155 adultos. La mitad recibió una intervención de psicología positiva de 12 semanas que enseñó una variedad de técnicas que ayudan a mejorar la felicidad de las personas, incluida la meditación consciente, la gratitud y el desarrollo de mejores relaciones sociales. La otra mitad estaba en un control de lista de espera en el que se les dijo que recibirían la intervención de felicidad más tarde, pero hicieron todas las medidas al mismo tiempo que las personas que pasaron por el entrenamiento.

Durante la capacitación, los investigadores midieron los juicios de felicidad de las personas, así como medidas de qué tan saludables se sentían. También tomaron algunas medidas de salud física, incluida la presión arterial y el índice de masa corporal (IMC). Estas medidas subjetivas y objetivas de salud también se tomaron tres meses después de que se completó la intervención de psicología positiva.

Resultados

La intervención funcionó como se esperaba. Al final del programa, la felicidad de las personas que pasaron por la intervención aumentó significativamente, pero la felicidad de las personas en el control de la lista de espera no cambió sustancialmente.

Tanto al final del programa como tres meses después, las personas que pasaron por la intervención se sintieron más sanas y experimentaron menos enfermedades que las del grupo de control. Además, a medida que avanzaba el programa, los aumentos de felicidad semana a semana llevaron a aumentos en los sentimientos de salud y disminuciones en los sentimientos de enfermedad.

Curiosamente, la intervención de psicología positiva no influyó en ninguna de las medidas de salud física. Es decir, la presión arterial y el IMC no difirieron entre los grupos.

Este patrón de resultados sugiere que (al menos durante un período de seis meses) infundir un mayor nivel de felicidad hace que las personas se sientan más saludables y experimenten menos sensación de enfermedad en comparación con las personas que no pasaron por una intervención destinada a aumentar la felicidad.

Lo que está menos claro a partir de estos hallazgos es exactamente cómo el aumento de la felicidad cambia la experiencia de la salud. Al menos durante este período de tiempo, la felicidad no cambia los marcadores objetivos básicos de la salud. Podría hacer que las personas se sientan mejor para que no experimenten sentimientos de enfermedad. Es posible que la felicidad influya en la capacidad del cuerpo para combatir la enfermedad.

También es posible que los efectos a largo plazo de la felicidad en la salud tengan una causa diferente. Por ejemplo, las personas más felices pueden estar más dispuestas que las personas infelices a participar en comportamientos saludables como comer bien o hacer ejercicio o pueden participar en menos comportamientos autodestructivos como beber en exceso o fumar.

Finalmente, sería interesante ver si las diferencias a largo plazo en la felicidad manipulada influyen en los marcadores fisiológicos de la salud además de los juicios subjetivos de la salud. Puede ser que el período de estudio haya sido demasiado corto para ver cambios fisiológicos o que otros mecanismos se activen cuando las personas están felices durante un período de tiempo más largo. También sería útil ver si las manipulaciones que aumentan la felicidad también conducen a más comportamientos saludables a largo plazo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies