Seleccionar página

El patio de la escuela

El tracto digestivo, o canal alimentario, está separado de los sistemas internos del cuerpo por medio de una capa mucosa semipermeable rodeada de células epiteliales superficiales. Las uniones estrechas entre las células del tracto gastrointestinal funcionan como puerta de entrada para los nutrientes y los subproductos saludables de los billones de microbios amigables que residen en los intestinos (la microbiota intestinal). Debido a que está expuesta a todos los alimentos ingeridos, así como a los microbios residentes y potencialmente patógenos, y está en contacto directo con el sistema nervioso entérico, la barrera intestinal desempeña un papel fundamental en el equilibrio de la respuesta inmunitaria y la tolerancia.

Conexión intestino-cerebro

Fuente: Axel Kock/Dreamstime

La interacción entre los microbios intestinales, el sistema inmunológico del cuerpo y el sistema nervioso central juega un papel importante en la salud mental. La relación entre estos tres sistemas es un baile continuo y complejo, y se pueden tomar algunas medidas proactivas para ayudar a que el sistema funcione sin problemas.

Los jugadores

El GALT

El tejido linfoide asociado al intestino (GALT) se considera el órgano inmunitario más grande del cuerpo humano. Un componente del tejido linfoide asociado a la mucosa (MALT), el GALT se compone de muchos tipos diferentes de células inmunitarias y es responsable de auditar los antígenos y las bacterias de los alimentos, así como de ayudar a regular la respuesta inmunitaria intestinal.1

la ENS

El sistema nervioso entérico (ENS) es parte del sistema nervioso autónomo (ANS), que es responsable de las funciones corporales automáticas, como la respiración, la frecuencia cardíaca y la digestión. A veces se le llama el “segundo cerebro”, ya que contiene más de 100 000 terminaciones nerviosas y más de 100 millones de neuronas.2

Las neuronas del intestino controlan las funciones motoras gastrointestinales y la secreción de enzimas gastrointestinales, mientras se comunican con el cerebro a través de señales del nervio vago y neurotransmisores. De hecho, se estima que hasta el 95% de la serotonina del cuerpo para «sentirse bien» se produce en el intestino.3 Los componentes del llamado eje intestino-cerebro incluyen el sistema nervioso entérico, el sistema nervioso simpático y el eje hipotálamo-pituitario (HPA).

el SNC

El cerebro es un componente principal del sistema nervioso central (SNC). El cerebro y los intestinos están en comunicación constante a través del nervio vago, la médula espinal y el sistema simpático del SNA, responsable de la respuesta de lucha, huida o paralización.4

La microbiota intestinal

Alguna vez se pensó que superaba en número a las células humanas, pero la cantidad total de células microbianas dentro y sobre el cuerpo es aproximadamente equivalente a la cantidad de células huésped5, con la comunidad más grande ubicada en el intestino. A través de una variedad de mecanismos, trillones de estos microorganismos estimulan y regulan la barrera epitelial intestinal, el sistema inmunitario entérico y las células inmunitarias intestinales. Estos organismos también producen moléculas que influyen en la respuesta inflamatoria y la producción de neurotransmisores.

Tetiana Pavliuchenko/Dreamstime

Ciclo GBA

Fuente: Tetiana Pavliuchenko/Dreamstime

Cuando el sistema se derrumba

Las interacciones del eje intestino-inmune-cerebro ocurren en muchos niveles complejos, pero aquí describiremos una vía común a través de la cual un desequilibrio en el microbioma intestinal y su impacto en el sistema inmunitario pueden provocar daños en el sistema nervioso central y síntomas de salud mental:

  • La disbiosis intestinal, o la alteración de un microbioma intestinal saludable, como resultado de cosas como una dieta deficiente y/o procesos de enfermedades, puede conducir a una hiperpermeabilidad de la barrera intestinal o «intestino permeable».
  • El intestino permeable permite que las toxinas y los patógenos se filtren fuera del tracto digestivo y entren en el cuerpo, lo que desencadena una respuesta inmunitaria del tejido linfoide asociado al intestino (GALT) 6..
  • Las secreciones de células inmunitarias activadas, como las citocinas, pueden dar lugar a una respuesta defensiva que conduce a una inflamación sistémica crónica.7
  • La inflamación sistémica tiene la capacidad de degradar la barrera hematoencefálica protectora.
  • Las células inmunitarias responsables de mantener el equilibrio en el sistema nervioso central (microglia) son activadas a un estado proinflamatorio por las toxinas microbianas circulantes (lipopolisacáridos), lo que resulta en neuroinflamación.7
  • La neuroinflamación puede conducir a una variedad de trastornos del estado de ánimo y enfermedades neurodegenerativas.7

Medidas proactivas para proteger la salud intestinal, inmunitaria y cerebral

Apoyar el equilibrio y la función saludables de la microbiota intestinal es un paso principal para evitar la cascada destructiva de la salud mental, el sistema inmunitario y el intestino. Afortunadamente, para la mayoría de las personas, el proceso es relativamente simple:

1. Eliminar los alérgenos alimentarios

Las alergias alimentarias (mediadas por anticuerpos IgE) y las sensibilidades (mediadas por anticuerpos IgG) iniciarán una respuesta inmunitaria no deseada, daño gastrointestinal y posible daño a la barrera hematoencefálica, lo que compromete la salud mental. Como tal, los alimentos desencadenantes conocidos siempre deben eliminarse de la dieta. Los desafíos de eliminación (eliminación de posibles alérgenos alimentarios para evaluar los cambios en los síntomas) y las pruebas de alergia en suero sanguíneo son dos de los mejores métodos para identificar alergias y sensibilidades. Los culpables comunes incluyen lácteos, soya y gluten.

2. Alimenta a los buenos microbios intestinales

Coma alimentos integrales ricos en fibras complejas, como cereales integrales y verduras, que, si bien no son digeribles para los humanos, sirven como alimento básico para los microbios intestinales saludables. Las formulaciones prebióticas de calidad también pueden suministrar dichas fibras vegetales y, como beneficio adicional, ayudan a que el proceso digestivo funcione sin problemas. Se ha descubierto que las fibras prebióticas como los fructooligosacáridos (FOS) y los galactooligosacáridos (GOS) desempeñan un papel en el alivio de los síntomas depresivos.

3. Sanar y equilibrar el intestino

Se ha demostrado que los suplementos naturales comunes para la salud, como la L-glutamina, los ácidos grasos omega, el colágeno y otros, ayudan a curar la hiperpermeabilidad intestinal. Una formulación de probióticos de calidad8, con un equilibrio de cepas probadas para producir ácidos grasos de cadena corta que pueden reparar el daño intestinal, ayudar a eliminar las toxinas circulantes y mejorar la producción de neurotransmisores, es una excelente manera de impulsar una población microbiana saludable.

Pensamientos finales

La conexión intestino-inmune-cerebro está altamente integrada y se comunica constantemente, y la mayoría de los mensajes comienzan en el intestino. Por lo tanto, las alteraciones en el microbioma intestinal pueden causar estragos de muchas formas, desde los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII)9 o la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) hasta la depresión.10 Afortunadamente, las medidas simples de apoyo intestinal pueden desempeñar un papel importante en el mantenimiento del sistema. equilibrio y bienestar mental general.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies