Seleccionar página

Ahora sabemos que los recién nacidos no llegan al mundo con una pizarra limpia. Su historia emocional comienza incluso antes de que sean concebidos.

Todos los óvulos que una mujer llevará se forman en sus ovarios mientras ella es un feto en el útero de su madre. En otras palabras, cuando su madre estaba en el útero de su abuela, en ese momento llevaba el óvulo que finalmente se convirtió en usted. Esto significa que una parte de ti, tu madre y tu abuela compartían el mismo entorno biológico. En cierto sentido, estuvo expuesta a las emociones y experiencias de su abuela incluso antes de concebir.

No solo heredamos nuestro cutis, el color de nuestros ojos o el ancho de nuestros hombros de nuestros padres. También podemos heredar la historia, la historia y las perspectivas de la vida de nuestra familia. En nuestro árbol genealógico, podemos representar las hojas verdes en ciernes, pero las mismas ramas que nos dan vida están arraigadas en las raíces profundas de nuestros antepasados. Hay una parte de ella que sigue viviendo en nosotros, seamos conscientes de ello o no. Si bien es algo noble continuar con el legado de nuestra familia, también puede haber conflictos sin resolver y equipaje que clasificar y limpiar.

Trauma transgeneracional

El trauma transgeneracional se refiere a un tipo de trauma que no termina con el individuo. En cambio, permanece y roe de generación en generación. Las familias con antecedentes de traumas no resueltos, depresión, ansiedad y abuso de sustancias pueden seguir transmitiendo estrategias de afrontamiento inapropiadas y una perspectiva sospechosa de la vida a las generaciones futuras. De esta forma, se pueden repetir los mismos patrones y actitudes de generaciones anteriores, estén sanas o no.

El trauma transgeneracional no es algo que pueda identificarse fácilmente. A menudo es secreto, indefinido y sutil, y surge a través de patrones familiares y formas de hipervigilancia, desconfianza, ansiedad, depresión, problemas de autoestima y otras estrategias de afrontamiento negativas. También sabemos que el trauma puede tener un efecto significativo en el sistema inmunológico y puede contribuir a la maldición generacional de enfermedades autoinmunes y otras enfermedades crónicas.

Si bien el trauma generacional puede afectarnos a todos, los que corren mayor riesgo provienen de familias que han experimentado formas significativas de abuso, negligencia, tortura, opresión y disparidades raciales. Los estudios han explorado los efectos del trauma transgeneracional en los sobrevivientes del Holocausto, los asesinatos de los Jemeres Rojos en Camboya, el genocidio de Ruanda, el desplazamiento de los indios americanos y la esclavitud de los afroamericanos, entre otros (1). Si bien algunos resultados son contradictorios sobre cómo se manifiesta el trauma, muchos estudios han encontrado tasas más altas de ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático en los sobrevivientes de trauma y sus hijos.

Lo que está menos claro es cómo este trauma se transmite realmente de generación en generación. El trauma en sí mismo puede contribuir a la pobreza, la paternidad comprometida, la disminución del apego, el estrés crónico y los entornos de vida inestables, que pueden tener un impacto directo en los niños y su desarrollo.

Elena Cherepanov, psicóloga de trauma, examina cómo las reacciones iniciales de los sobrevivientes a un evento pueden afectar a las generaciones futuras. Cuando los padres viven en circunstancias opresivas, por ejemplo, pueden desarrollar «mensajes de supervivencia» (p. Ej., «No pida ayuda, es peligroso») que pueden enseñarse y transmitirse de generación en generación. ‘Otros (1). Si bien estos mensajes pueden haber ayudado a proteger a las generaciones anteriores, pueden llevar a las generaciones posteriores a tener una visión temerosa y sospechosa de la vida y de ayudar a los profesionales, alienando aún más el apoyo necesario para superar las secuelas del trauma en sí. Además, los investigadores también están explorando cómo el propio cuerpo puede servir como vehículo a través de la epigenética (2).

Transmisión de resiliencia

Afortunadamente, los sobrevivientes de traumas y sus descendientes pueden ayudar a reducir el impacto del trauma generacional en las generaciones futuras. Así como las experiencias traumáticas pueden transmitirse de generación en generación, también lo es la capacidad de superar el trauma y desarrollar la resiliencia.

Por ejemplo, Braga et al. (2012) exploró cómo los estilos de comunicación abiertos y amorosos entre generaciones ayudaron a fomentar la resiliencia y la conexión (3). Cuando los sobrevivientes de un trauma cuentan abiertamente sus historias y cuando los descendientes pueden hacer frente al pasado traumático de sus padres, se abren nuevas vías de comunicación curativa entre ellos.

Mark Wolynn, autor de It Didn’t Start With You, también fomenta un diálogo abierto entre padres e hijos sobre la historia del trauma familiar. Anima a los padres a «decir [your children] las cosas terribles que te sucedieron y todo lo que sabes sobre lo que les sucedió a tus padres y abuelos. Podrían ser los receptores involuntarios de sentimientos dolorosos del pasado. Cuando les cuenta qué tragedias se están gestando en la historia familiar, puede ser un gran alivio para ellos, especialmente si se relacionan con lo que le pertenece a usted, a sus padres o abuelos.

Por otro lado, el trauma transgeneracional está creciendo como una bola de nieve en familias que no hablan de sus experiencias traumáticas. En cambio, estas familias mantienen el trauma en secreto o continúan transmitiéndolo de manera indirecta o inapropiada.

Trabajando a través del trauma

Si eres padre, además de abrir la comunicación con tus hijos (e incluso con tus nietos) sobre tus experiencias vividas, también es importante trabajar en los propios traumas generacionales. Los sobrevivientes de trauma pueden repetir el ciclo o generar una solución creando una nueva narrativa. Sucede cuando los miembros de la familia hablan y abordan cualquier daño, dolor o abuso del pasado.

Los niños deben creer que están seguros y que los cuidan adultos en quienes pueden confiar. Cuando las creencias fundamentales se ven borrosas por la desconfianza, la duda, el resentimiento y la inseguridad de sus padres, los niños aprenderán a ver el mundo desde esa perspectiva. Esto puede obstaculizar su capacidad para formar relaciones seguras y de confianza y desarrollar una autoestima saludable.

Aquí hay algunos consejos más para romper el ciclo:

  • Inicie una conversación con sus padres sobre sus experiencias vividas y cómo salieron del armario.
  • Observe cualquier patrón, actitud o historia incorporados de su familia que continúe retratando.
  • Hable sobre estas áreas con un amigo, un familiar o un terapeuta de confianza, y considere otra forma de sobrellevar la situación o comunicarse.
  • Cultive un sentido de empatía y compasión por su familia y las luchas que han soportado. A pesar de sus defectos, muchos de nuestros antepasados ​​trabajaron duro para que pudiéramos tener una vida mejor. Esto también debe celebrarse y aceptarse.
  • Recrea una nueva historia en la que quieras que tus hijos actúen y crean sobre sus familias, ellos mismos y el mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies