Seleccionar página

En mi escrito anterior para BlogDePsicología, describí a Menders, personas que sufren de PTSD y responden a la violación moral de su trauma diciendo: “¡No! Esto no está bien. No puedo permitir que esto le pase a nadie más… Tengo que ser parte de la solución”. Esta serie examina lo que motiva a Menders. He escrito antes que su responsabilidad moral emana de un sentido de empatía y compasión. Si la empatía y la compasión proporcionan a Menders un impulso emocional, la búsqueda de la justicia dirige su brújula moral. La injusticia se encuentra en el centro del trauma. Provoca indignación con tanta seguridad como su violencia provoca horror y miedo. Pero la búsqueda de la justicia no puede ubicarse únicamente en circunstancias trágicas: de hecho, los psicólogos encuentran que todas las personas ven el mundo a través de la lente de la justicia y la injusticia. Los investigadores llaman a esto «El motivo de la justicia».[1] y está incrustado en un sistema más grande denominado “Creencia en un mundo justo” (BJW).[2]

BJW trabaja rápida y preconscientemente en la mente de una persona para evaluar si una situación es justa o no. Los niños desarrollan un sistema de creencias con tres principios básicos: el mundo es justo, el propio comportamiento es bueno y, en última instancia, las personas reciben lo que merecen. BJW nos asegura que vivimos en un mundo justo incluso cuando se nos presentan pruebas flagrantes de lo contrario. La investigación de BJW encuentra que cuando a las personas se les presenta una injusticia, emiten juicios instantáneos, a menudo perjudiciales, sobre el valor de la víctima para reducir la disonancia y preservar los principios de su sistema de creencias. Si la víctima pertenece al grupo del observador, el perpetrador será culpado y castigado, manteniendo intacta la creencia del mundo justo.

Pero si la víctima es “otro”, perteneciente a un grupo externo, entonces se modifica el grado de injusticia percibido. Las personas vistas como diferentes por raza, clase, género o distancia son juzgadas como más útiles para su desafortunado destino. Las víctimas de violación, por ejemplo, a menudo son culpadas por el crimen perpetrado en su contra, lo que genera cargas desproporcionadas para obtener justicia legal.[3]

El trauma convierte a Menders en «otros» al confrontar el orden convencional del mundo a la luz de la dura verdad de su victimización. Luego, la gente común trata a Menders como «otros» y trata de disuadirlos de buscar justicia que desafía el sistema. La creencia en un mundo justo podría incluso explicar por qué, durante décadas, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría ignoró el TEPT frente al conocido sufrimiento por trauma.

Entre los Menders, la búsqueda de la justicia adopta muchas formas, desde el perdón hasta la venganza. Puede ser directo y limitado o lento, elaborado y expansivo. Los siguientes casos ilustran algunas de estas diferencias.

la historia de charlotte

Charlotte, de 26 años, fue remitida para recibir tratamiento después de una brutal violación. Ella trotaba en una zona boscosa cuando un adolescente armado la sacó del camino y la violó mientras le apuntaba con la pistola a la cabeza. Traumatizada, entró en terapia con el único deseo de dejar de pensar en lo sucedido.

Semanas después de su violación, la policía arrestó a un sospechoso y Charlotte lo identificó a regañadientes a partir de una fotografía. Se sintió aliviada, pero todavía desesperada por “dejarlo atrás”. Unos meses después, el joven escapó de la prisión preventiva y sus síntomas recrudecieron a pesar de todos los esfuerzos por olvidar lo sucedido.

Un fiscal de distrito de otro estado la llamó para decirle que el joven había sido arrestado nuevamente después de más violaciones. El fiscal quería que ella testificara para establecer la naturaleza peligrosa del criminal. Al describir la llamada, Charlotte parecía perdida en el espacio. Pero, para mi sorpresa, anunció que decidió que tenía que testificar porque tenía el poder de evitar daños a otras mujeres inocentes.

El PTSD de Charlotte no desapareció mágicamente después de la prueba, pero su calidad cambió. Desde mi punto de vista, cuando actuó en favor de las otras mujeres, se enfrentó a lo que se había hecho añicos.[4] En su elección moral, Charlotte modificó su opinión sobre sí misma. Se vio a sí misma no como un ejemplo de injusticia sino como una luchadora por la justicia.

la historia de julia

Hace veinticinco años, Julia se unió a un grupo que dirigí para profesionales de la salud mental para explorar el trauma psicológico. A los 14 años, justo cuando ingresaba a la escuela secundaria, un estudiante mayor la había acosado y violado repetidamente. No le dijo a nadie, en parte debido a la presión de los amigos del niño y porque temía la reacción de su familia. Estaba aislada en su trauma.

No obstante, Julia se enfrentó al enigma de su propia confusión. Trabajo Social parecía ofrecer un camino prometedor hacia adelante, pero cuando se ofreció como voluntaria para trabajar en un centro de crisis por violación, fue rechazada porque, le dijeron, su propia experiencia interferiría con su trabajo.

Sin inmutarse, a pesar de años de dudar de sí misma, Julia fue a la escuela de trabajo social y continuó su búsqueda de una respuesta significativa. Eventualmente, encontró empleo como trabajadora social en una Defensoría Pública y ascendió en el departamento para convertirse en Jefa de Trabajo Social en la Defensoría de un gran sistema judicial. Se reunía a diario con clientes que enfrentaban juicios por una variedad de delitos, incluidos hombres que violaron.

“Creo que mi experiencia anterior hizo que me comprometiera aún más a trabajar con personas que han violado a otras”, dijo. “Sé que necesitan tratamiento en lugar de prisión, lo que… hace que la gente se enoje más y sea más peligrosa. Más incapaces de hacer lo que tienen que hacer para ser personas independientes y sanas. Por lo general, pasan tiempo en prisión, pero lucho para que reciban tratamiento y otros servicios comunitarios”.

¿Cómo se había transformado Julia de víctima de violación a alguien que ayudaba a los violadores?

“No ha sido fácil, pero he llegado a comprender por qué la gente hace lo que hace. Tratar de ayudarlos a encontrar una salida del caos, el miedo y la locura de sus vidas podría ayudarlos a llevar vidas más saludables en las que no lastimen a más personas… Me preocupo por las personas. Eso significa ayudarlos a encontrar la bondad en ellos mismos. La gente no quiere hacer cosas malas… No conseguí ayuda para mí, pero descubrí que poder estar en ese proceso con alguien es un regalo… Es la reversión del proceso del trauma, haciendo del otro una persona real. como ellos mismos mientras tienen que confrontar sus propios sentimientos. En pocas palabras: simplemente no quiero que la gente sea violada nunca más”.

Le pregunté a Julia si era un sacrificio doloroso hacer el trabajo debido a su propio pasado. “Siempre pienso en mí a los 14 años. Lo que pasó es grotesco, feo y triste. Pero hacer este trabajo me da paz interior… Creo que mi pasado podría volverme más apasionado y paciente”.

La acción de Julia le permite tener esperanza al convertirse en parte de un arduo proceso para rehumanizar tanto a las víctimas como a los perpetradores, para sanar traumas pasados ​​y prevenir futuros. Quien no haya soltado su amargura no tendrá la capacidad de avanzar. La práctica profesional de Julia se asemeja a las más de 37 Comisiones de la Verdad y la Justicia que han operado en todo el mundo desde la década de 1970.[5][6] Estas comisiones brindan un respeto judicial digno a un gran número de víctimas de las peores limpiezas étnicas, guerras y genocidios. Ante la enorme injusticia y el trauma sin fondo, estas comisiones, como Julia, se dedican a una confrontación honesta y dolorosa con el trauma. Ambos encarnan un compromiso con un mundo real y más justo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies