Seleccionar página

Fuente: Imagen de mohamed hassan, stockvault.

La enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia, es temida por casi todo el mundo. Si olvida esa palabra familiar para… lo que sea, o el nombre de su amigo de la universidad, al instante puede encontrarse preocupado por la salud de su cerebro en el futuro.

Sin embargo, hay muchas razones para el optimismo. Investigaciones recientes de 2020 muestran que hasta el 40 por ciento de las demencias se pueden retrasar o prevenir adoptando 12 cambios en el estilo de vida, según expertos médicos. En pocas palabras, los 12 cambios recomendados son: (1) dejar de fumar; (2) limitar o suspender el consumo de alcohol; (3) comer una dieta saludable y evitar la obesidad; (4) prevenir lesiones en la cabeza; (5) ejercicio; (6) evitar la contaminación del aire; (7) mantener baja la presión arterial; (8) brindar educación a todos los niños, comenzando desde la primera infancia; (9) cultivar conexiones sociales; (10) tratar la diabetes; (11) tratar la depresión y otras enfermedades mentales; y (12) prevenir la pérdida auditiva. (Para obtener más detalles, consulte «12 opciones de estilo de vida que pueden salvar su cerebro, a partir de ahora»).

Ahora, una nueva investigación ha agregado otro posible factor de riesgo modificable a considerar. Este factor de riesgo es uno que nunca hubiera predicho. De hecho, tenía que estar convencido.

Ese factor de riesgo es… tus creencias sobre el envejecimiento.

De acuerdo con una gran cantidad de investigaciones realizadas por la psicóloga y epidemióloga Becca Levy en su nuevo libro, Breaking the Age Code, las creencias positivas sobre el envejecimiento ofrecen una gran cantidad de beneficios para las personas. Estos beneficios incluyen una vida más larga (¡alrededor de 7,5 años!), mejor salud física, mejor salud mental, mejor memoria, mejor audición, mejor equilibrio, andar más rápido y más.

Por sorprendente que parezca, Levy incluso ha descubierto que «… las creencias sobre la edad pueden incluso actuar como un amortiguador contra el desarrollo de demencia en personas que portan el temido gen de la enfermedad de Alzheimer».

¿Qué son las “creencias de edad”? Levy las define de la siguiente manera: “Las creencias sobre la edad son mapas mentales de cómo esperamos que se comporten las personas mayores (de 50 años o más) en función de la edad”. Las creencias negativas sobre la edad pueden incluir la idea generalizada de que el envejecimiento es un proceso deprimente de declive y deterioro. Las creencias positivas sobre la edad pueden incluir la creencia de que el envejecimiento puede ser un momento de crecimiento, mayor sabiduría y creatividad.

Pero, ¿cómo es posible que las creencias sobre el envejecimiento afecten la biología del envejecimiento? ¿Pueden las personas mayores realmente volverse más saludables y felices con una mentalidad más positiva sobre el envejecimiento? Todo suena un poco demasiado New Age-y… ¿simplemente piensas que tienes una mejor salud?

Levy, sin embargo, ofrece una explicación científica muy plausible de cómo las creencias positivas sobre la edad pueden retrasar el proceso de envejecimiento, aumentar la longevidad y reducir el riesgo de demencia. Por cierto, su explicación es la primera que he visto que proporciona una razón por la cual las expectativas y el pensamiento positivos a menudo pueden traducirse en una mejor felicidad y salud.

Cómo las creencias sobre la edad pueden afectar la salud

Levy postula que nuestras creencias sobre la edad podrían afectar el proceso de envejecimiento a través de tres vías posibles: conductual, biológica y psicológica.

En la categoría conductual, las personas con creencias negativas sobre la edad, en particular la creencia de que el envejecimiento conduce inevitablemente al deterioro físico y mental, podrían hacer menos ejercicio, ignorar las oportunidades de aprendizaje y no tomar los medicamentos recetados. En el aspecto biológico, la investigación de Levy muestra que aquellos que creen en los estereotipos negativos del envejecimiento tienen niveles considerablemente más altos de sustancias químicas del estrés, como el cortisol y la proteína C reactiva, en la sangre. El estrés afecta la salud y, en última instancia, la longevidad. Asimismo, las creencias sobre la edad también pueden afectarnos a través de la vía psicológica. Por ejemplo, las personas con creencias negativas sobre la edad pueden tener una autoestima más baja a medida que envejecen. La baja autoestima es estresante, erosiona la confianza y reduce el bienestar mental.

Los neurocientíficos solían creer que el cerebro envejecido era incapaz de establecer nuevas conexiones neuronales. Pero ahora saben que el crecimiento de las neuronas y las conexiones neuronales continúa de por vida. Sin embargo, “en una persona mayor con una visión negativa del envejecimiento, que como resultado no hace ejercicio ni se mantiene intelectualmente comprometida y experimenta más estrés, es posible que no vea mucha regeneración; incluso podrías ver pérdida neuronal”, según Levy. Esa es la evidencia de la investigación para el viejo dicho: «Úselo o piérdalo».

Cómo revertir las creencias negativas sobre la edad y aumentar las creencias positivas sobre la edad

En este momento, me imagino que querrás asegurarte de que estás cultivando creencias positivas sobre la edad y desafiando las negativas. Levy sugiere el “método ABC”: tomar conciencia de los estereotipos de la discriminación por edad, echar la culpa donde realmente corresponde (ver el n.° 6 a continuación, por ejemplo) y desafiar la discriminación por edad con acciones y actitudes apropiadas.

A continuación hay algunas otras ideas, muchas de Levy, algunas de otros escritores sobre el envejecimiento y algunas mías.

  • Tome conciencia de los estereotipos de edad negativos comunes que puede haber aceptado y desafíelos. Por ejemplo, puedes creer: “No puedes enseñarle trucos nuevos a un perro viejo”. ¿Es esto realmente cierto? Mire a su alrededor a todas las personas mayores en sus teléfonos celulares, computadoras, tomando clases y contribuyendo a través del trabajo remunerado o voluntario. Hmm, tal vez no sea tan cierto.
  • Observe las creencias positivas y la investigación sobre el envejecimiento y difunda las buenas noticias. Por ejemplo, en mi libro Silver Sparks, escribo sobre la extensa investigación de encuestas que documenta el sorprendente hecho de que las personas mayores generalmente son personas más felices. Las personas mayores no son gruñones, deprimidos, estereotipos de «salgan de mi césped»; están disfrutando, incluso saboreando, sus últimos años.
  • Encuentre modelos a seguir. No tienen que ser personas de 90 años que corren maratones o componen sinfonías. Los logros de estos valores atípicos pueden estar fuera del alcance de la mayoría de nosotros, aunque quién sabe cómo podría transformarse el envejecimiento en un futuro próximo. Como otros posibles modelos a seguir, considere a la amiga que se ofrece como voluntaria para registrar votantes, la mujer de 83 años que trabaja con un grupo de la iglesia para erradicar el hambre en su comunidad, la vecina mayor cuyo patio parece un pequeño jardín botánico, o las varias personas mayores figuras públicas escribiendo sus memorias.
  • Fíjese en los estereotipos de edad en los medios… y objete con una llamada o una carta si está tan conmovido.
  • Hazte amigo de personas de diferentes generaciones. Aprende de ellos.
  • Pon la culpa donde corresponde. Por ejemplo, si se siente cohibido por su apariencia, considere las ganancias que la industria antienvejecimiento obtiene solo de los cosméticos. Y finalmente…
  • Encuentra maneras de ser la persona que siempre has querido ser, independientemente de tu edad.
  • Importancia

    Cultivar creencias positivas sobre el envejecimiento, así como encontrar espacio para los otros 12 cambios en el estilo de vida que reducen el riesgo de demencia, son de vital importancia. No puedo decirlo mejor que lo que dijo la investigadora Judy Pa: «Como posiblemente tenemos pocos o ningún tratamiento efectivo para la enfermedad de Alzheimer, la prevención es crucial. Una onza de prevención vale una libra de tratamiento».

    Incluso si repensar mis creencias sobre el envejecimiento tiene solo una «onza» de efecto en mi memoria, vale la pena intentarlo. Cuesta muy poco esfuerzo e incluso menos tiempo. Mi cerebro me lo agradecerá, ¡estoy seguro!

    © Meg Selig, 2022.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies