Seleccionar página

Uno de los efectos secundarios reales de la pandemia que escucho de muchos colegas de psicología es el cambio fundamental que ven en los estudiantes en sus clases (en su mayoría ahora presenciales) en la universidad. Estos estudiantes de edad tradicional tienen el mismo aspecto, pero sus habilidades para lidiar con los desafíos académicos cotidianos parecen ser algo menos efectivas que antes de la pandemia de Covid-19. ¿Cómo podemos ayudarlos a tener más confianza cuando se trata de lidiar con cuestiones académicas, problemas y responsabilidades?

Los síntomas son razonablemente claros. En lugar de buscar en el sitio web de la facultad o la universidad una respuesta a una pregunta sobre políticas o procedimientos, algo que generalmente pueden buscar en Google, es más probable que envíen un correo electrónico a un miembro de la facultad (un instructor, su asesor, incluso un administrador) para pedir «ayuda». Luego, el instructor se encuentra en la posición de buscar la respuesta en Google y enviar un enlace, el mismo enlace que el estudiante podría haber encontrado. Algunos instructores responderán primero por correo electrónico y dirán: «¿Viste el sitio web del departamento o de la universidad?» mientras que otros simplemente capitularán al principio y enviarán el enlace. Aún así, uno de mis colegas que tiene una función administrativa a menudo espera de 24 a 48 horas antes de responder, a menos que la pregunta o el problema sea verdaderamente urgente; a menudo, el estudiante ya ha resuelto el problema para entonces (es decir, ha mostrado confianza en sí mismo).

Si bien ser ‘útil’ de esta manera parece algo agradable, tiene una cualidad preocupante: hace que los estudiantes dependan más de los demás, en lugar de alentarlos a tomar la iniciativa por sí mismos. Quizá esto suene a una molestia menor para los profesores —y lo es—, pero también representa mucho tiempo cuando varios o incluso muchos alumnos piden ayuda en asuntos académicos que ellos mismos podrían abordar. Para ser justos, como señaló un colega de otra universidad, los miembros de la facultad tampoco están exentos de responsabilidad: ellos también a menudo se comunican con el director de su departamento o algún otro superior antes de buscar la información ellos mismos. Sospecho que también soy culpable de esta forma de inacción.

Debemos reconocer la variabilidad del comportamiento aquí: algunos estudiantes legítimamente necesitan más andamiaje para llegar a donde puedan abordar problemas desconocidos por sí mismos. El problema, entonces, se convierte en determinar qué estudiantes necesitan más andamiaje. ¿Quizás algunos estudiantes de primera generación, que pueden encontrar que navegar por el mundo de los recursos universitarios ya es innecesariamente bizantino? Del mismo modo, los estudiantes cuyos padres siempre obtuvieron (o aún obtienen) respuestas para ellos pueden necesitar ayuda. El problema no es silenciar las solicitudes de ayuda, sino decidir cuál es la mejor manera de guiar a los estudiantes a un lugar donde se sientan seguros de encontrar respuestas por sí mismos.

¿Lo que se debe hacer? Reconstruir o restablecer actitudes resilientes entre los estudiantes debe ser un compromiso aceptado por todos los miembros de un departamento o programa (o institución para el caso). Eso significa que los estudiantes (y nuestros compañeros) deben recordar cómo y dónde buscar respuestas y abstenerse de buscar ayuda hasta que hayan probado algunas pistas por su cuenta. Los planes de estudios para estudiantes, que, sin duda, son más como contratos en estos días, deben contener enlaces detallados a varios recursos (incluidas las oficinas del campus) donde se pueden encontrar las respuestas.

En segundo lugar, por tonto que parezca, los departamentos de psicología pueden querer crear enlaces de preguntas frecuentes (FAQ, por sus siglas en inglés) en sus páginas de inicio. (Mi departamento no tiene uno, todavía, pero los he visto en otras instituciones y ahora creo que son una buena idea).

En tercer lugar, es posible que los instructores deban animar a los estudiantes con amabilidad pero con firmeza a buscar respuestas por sí mismos antes de pedir ayuda para problemas simples. Temas como la autosuficiencia podrían y deberían vincularse al desarrollo personal en los programas de orientación para estudiantes de primer año, los seminarios de primer año, los cursos de introducción a la psicología (en realidad, en cualquier curso de introducción a la especialización) y cualquier curso diseñado para ayudar a los estudiantes a navegar por el mundo. carrera de psicologia

La observación casual sugeriría que es probable que los estudiantes tomen medidas por sí mismos cuando no se encuentran bien (es decir, se dirigen a la enfermería del campus) o si hay un problema con los préstamos estudiantiles o las facturas (saben dónde se encuentra la oficina del tesorero o la ayuda financiera). Necesitamos (re)inocularlos con el conocimiento y los medios para abordar sus necesidades académicas por sí mismos antes de pedir ayuda a otros. Considerar esto como una parte necesaria de su educación y desarrollo como adultos también podría ser un comienzo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies