Seleccionar página

AndreyPopov/istockphotos por Getty

Los entornos de trabajo híbridos, en los que los empleados dividen su tiempo entre trabajar desde casa y la oficina, se han vuelto cada vez más populares en los últimos años. Esta tendencia se ha visto acelerada por la pandemia de COVID-19, que ha obligado a muchas empresas a adoptar acuerdos de trabajo remoto.

Si bien el trabajo híbrido puede ofrecer muchos beneficios, como una mayor flexibilidad y la capacidad de atraer a los mejores talentos desde cualquier lugar, también presenta desafíos. En particular, puede ser difícil mantener la productividad cuando no todos los empleados trabajan en la misma ubicación física. Habiendo ayudado a 21 empresas a hacer la transición a modelos de trabajo híbridos utilizando las mejores prácticas basadas en la investigación, puedo hablar de la experiencia del mundo real de las organizaciones que adoptan dichos modelos para mantener e incluso aumentar la productividad.

Sesgos cognitivos

La economía del comportamiento, una rama de la economía que estudia los factores psicológicos y sociales que influyen en la toma de decisiones económicas, puede ofrecer información sobre cómo maximizar la productividad en un entorno de trabajo híbrido. En particular, comprender los sesgos cognitivos, que son patrones sistemáticos de desviación de la norma o la racionalidad en el juicio, puede ayudar a los gerentes y profesionales de recursos humanos a diseñar políticas y prácticas que promuevan la productividad.

Un sesgo cognitivo que puede afectar la productividad en un entorno de trabajo híbrido es el sesgo del costo irrecuperable. Este sesgo se refiere a la tendencia a seguir invirtiendo tiempo, dinero o esfuerzo en un proyecto o decisión debido a los recursos que ya se han invertido, incluso cuando ya no es racional hacerlo. En un entorno de trabajo híbrido, los empleados pueden sentir la presión de seguir trabajando en un proyecto incluso cuando no es el uso más productivo de su tiempo, simplemente porque ya han puesto mucho esfuerzo en él.

Para mitigar el sesgo del costo irrecuperable, los gerentes y los profesionales de recursos humanos pueden alentar a los empleados a reevaluar periódicamente el valor de su trabajo y estar dispuestos a pasar a tareas más productivas si es necesario. Esto se puede hacer a través de controles regulares y revisiones de progreso, así como mediante el uso de herramientas de gestión de proyectos que permiten a los empleados realizar un seguimiento de su tiempo y priorizar tareas.

Otro sesgo cognitivo que puede afectar la productividad en un entorno de trabajo híbrido es la heurística de disponibilidad. Este sesgo se refiere a la tendencia a sobrestimar la probabilidad de que ocurra un evento en función de la facilidad con la que los ejemplos vienen a la mente. En un entorno de trabajo híbrido, los gerentes pueden sentir que los empleados son más productivos cuando están en la oficina porque pueden ver fácilmente a sus compañeros de trabajo y seguir su progreso, incluso si en realidad no son más productivos en ese entorno.

Para mitigar la heurística de disponibilidad, los gerentes y los profesionales de recursos humanos pueden realizar un seguimiento del progreso y la productividad de los empleados mediante métodos basados ​​en datos, como el software de seguimiento del tiempo o las herramientas de gestión de tareas. Esto puede ayudar a los gerentes a evaluar con precisión la productividad de los empleados e identificar cualquier área de mejora.

Holgazanería social

Además de los sesgos cognitivos, existen otros factores que pueden afectar la productividad en un entorno de trabajo híbrido. Uno de ellos es el riesgo de holgazanería social, que se refiere a la tendencia de los individuos a esforzarse menos cuando forman parte de un grupo. En un entorno de trabajo en la oficina, los empleados pueden sentirse menos responsables de su trabajo porque están físicamente presentes con sus compañeros de trabajo.

Para mitigar el riesgo de la holgazanería social, los gerentes y los profesionales de recursos humanos pueden establecer expectativas y pautas claras para la oficina vs. trabajo remoto, incluido el establecimiento de objetivos y plazos específicos y la responsabilidad de los empleados por cumplirlos. También pueden fomentar la comunicación y la colaboración regulares a través de herramientas como videoconferencias y actividades virtuales de creación de equipos.

Riesgo de agotamiento

Otro factor que puede afectar la productividad en un entorno de trabajo híbrido es el riesgo de agotamiento. Trabajar desde casa puede ser aislado y puede dificultar que los empleados se desconecten del trabajo. Esto puede conducir a mayores niveles de estrés y agotamiento, lo que puede tener un impacto negativo en la productividad.

Para mitigar el riesgo de agotamiento, los gerentes y los profesionales de recursos humanos pueden alentar a los empleados a tomar descansos y priorizar el cuidado personal. Esto puede incluir alentar a los empleados a alejarse de sus pantallas y tomar descansos durante el día, así como promover actividades como el ejercicio y la meditación.

Canales de comunicación claros

Hay varias otras estrategias que los gerentes y los profesionales de recursos humanos pueden usar para maximizar la productividad en un entorno de trabajo híbrido. Una estrategia efectiva es establecer canales y protocolos de comunicación claros. En un entorno de trabajo híbrido, es importante que los empleados se mantengan conectados e informados, incluso cuando no se encuentran físicamente en el mismo lugar.

Sentido de comunidad

Otra estrategia clave es fomentar un sentido de comunidad y pertenencia dentro de la organización. Esto puede ser particularmente importante en un entorno de trabajo híbrido, donde los empleados pueden sentirse aislados de sus compañeros de trabajo. Los gerentes y los profesionales de recursos humanos pueden fomentar la formación de equipos y las actividades sociales, como happy hours virtuales o eventos de formación de equipos, para ayudar a crear un sentido de conexión y pertenencia entre los empleados.

Herramientas y recursos

Además, es importante proporcionar a los empleados las herramientas y los recursos necesarios para ser productivos en un entorno de trabajo híbrido. Esto puede incluir brindar acceso a Internet y tecnología confiables, así como cualquier equipo o software especializado que pueda ser necesario para completar las tareas laborales. También es importante asegurarse de que los empleados tengan un espacio de trabajo dedicado que sea propicio para la productividad, ya sea en casa o en la oficina.

recompensas

Finalmente, es importante reconocer y recompensar a los empleados por su productividad y contribuciones. Esto puede ser particularmente importante en un entorno de trabajo híbrido, donde los empleados pueden sentirse menos conectados con la organización y es menos probable que sean reconocidos por sus esfuerzos. Los gerentes y los profesionales de recursos humanos pueden establecer sistemas para reconocer y recompensar a los mejores, como bonos basados ​​en el desempeño o programas de reconocimiento.

Conclusión

En conclusión, los entornos de trabajo híbridos pueden ofrecer muchos beneficios, pero también presentan desafíos, particularmente cuando se trata de mantener la productividad. Al comprender y abordar los sesgos cognitivos, establecer una comunicación y límites claros, fomentar un sentido de comunidad, proporcionar las herramientas y los recursos necesarios, y reconocer y recompensar a los empleados, gerentes y profesionales de recursos humanos puede ayudar a maximizar la productividad en un entorno de trabajo híbrido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies