Seleccionar página

Escribí este ensayo con Anthony Evans y Gideon Goldin.

Es común pensar que las emociones interfieren con el pensamiento racional. Platón describió la emoción y la razón como dos caballos que nos empujan en direcciones opuestas. Los modelos modernos de juicio y toma de decisiones de sistema dual son platónicos en el sentido de que aprueban el antagonismo entre razón y emoción. Las actividades de un sistema son automáticas y a menudo emocionales, mientras que las actividades del otro son controladas y nunca emocionales. El sistema automático hace las cosas rápidamente, pero es propenso a errores. La misión del sistema controlado es vigilar y hacer correcciones si es necesario. Como un padre vigilante, este sistema ralentiza nuestros impulsos y anula nuestros juicios instantáneos.

Las emociones pueden ser experiencias poderosas, pero generalmente no duran mucho. A veces nos obligan a hacer cosas de las que luego nos arrepentimos. Hoy estamos enojados con una colega y queremos gritarle. Mañana desearíamos haber actuado de manera más racional, sin importar cuán convincente fuera nuestro deseo en ese momento. Al convertir las metas y los deseos en el calor del momento, las emociones pueden llevarnos a tomar decisiones que van en detrimento de nuestros intereses a largo plazo. Hacer algo que no quieres hacer es uno de los sellos distintivos de la irracionalidad; por lo tanto, las emociones nos vuelven irracionales.

La lucha de la razón contra la emoción es una imagen seductora. Pero, ¿las emociones siempre nos llevan por mal camino? Claramente, una de sus funciones es guiarnos hacia el placer y alejarnos del dolor. Lograr ganar lo bueno y evitar lo malo es difícil en un entorno incierto. A menudo tomamos decisiones que parecen apuestas. Cuando invertimos en un negocio, compramos una casa nueva o nos casamos, es posible que las cosas no salgan según lo planeado. Es esencial que podamos juzgar qué riesgos vale la pena tomar, y las emociones pueden ayudarnos a hacer esos juicios.

Hace unos años, el neurólogo Antonio Damasio y sus colegas demostraron cómo las emociones negativas pueden mejorar las decisiones arriesgadas. Idearon una tarea de juego, en la que los jugadores seleccionaban repetidamente cartas de cuatro mazos. Con cada sorteo, ganaban o perdían dinero. Dos de los puentes eran seguros y ventajosos; Elegirlos sistemáticamente acumularía dinero gradualmente a lo largo de la tarea. Los otros dos puentes eran más riesgosos. Aunque las cartas ganadoras valían más que las cartas ganadoras en las barajas seguras, las cartas perdedoras eran tan dañinas que, si se recogían una y otra vez, las barajas arriesgadas acabarían arruinando al jugador. La mejor estrategia fue elegir siempre entre los mazos seguros.

Damasio y sus colegas descubrieron que los participantes se sintieron atraídos inicialmente por mazos arriesgados debido a sus grandes pagos. Sin embargo, los jugadores se retiraron rápidamente a los mazos más seguros donde les fue mejor a largo plazo. ¿Cómo entendieron que jugar a lo seguro era mejor? La respuesta provino de un grupo de pacientes neurológicos con lesiones en una región del cerebro asociadas con la sensibilidad emocional a la recompensa y el castigo (la corteza orbitofrontal). Aunque el razonamiento cognitivo de estos pacientes no se alteró, no pudieron sentir las emociones negativas que normalmente acompañan a las pérdidas significativas. Al igual que los participantes sanos, estos pacientes inicialmente se sintieron atraídos por los mazos más riesgosos, pero debido a que no reaccionaron emocionalmente ante grandes pérdidas, nunca aprendieron a evitar las apuestas arriesgadas.

Entonces, si el miedo a la pérdida puede protegernos del desastre, ¿podemos concluir que las emociones negativas siempre juegan un papel adaptativo en la toma de decisiones? La respuesta es no, y para mostrar por qué, Shiv, Damasio y otros han seguido el estudio original sobre el juego con una variación interesante. En su experiencia, los participantes eligieron repetidamente entre mantener e invertir $ 1. Si invirtieron $ 1, tenían un 50% de posibilidades de ganar $ 2,50 y un 50% de posibilidades de perder el dólar invertido.

En este juego, es mejor elegir siempre la opción arriesgada. Las personas que no invierten, por miedo, sufren económicamente. Como en el primer experimento, los jugadores se sintieron atraídos inicialmente por apostar por ganancias arriesgadas, pero como antes, se volvieron más conservadores después de sufrir pérdidas. Por el contrario, los pacientes orbitofrontales (que tienen dificultades para experimentar emociones negativas) continuaron invirtiendo independientemente de las pérdidas. En esta tarea, los pacientes que estaban libres de emociones superaron a los que experimentaban miedo a la pérdida.

La lección de estos estudios es que experimentar emociones negativas puede ayudar y dificultar la toma de decisiones; Todo depende del contexto. Consideradas de forma aislada, las emociones son bastante racionales (ni racionales ni irracionales). Por tanto, parece que hemos vuelto al dualismo platónico de razón y emoción. Si no podemos creer que las emociones siempre nos guiarán en la dirección correcta, no hay forma de evitar un cálculo imparcial de las ganancias y pérdidas potenciales.

Este enfoque cuantitativo controlado es particularmente útil para decisiones con resultados claros y medibles. Con opciones económicas, es posible estimar las probabilidades de diferentes consecuencias y cuantificar qué tan buenos o malos son esos resultados. Por ejemplo, en los juegos de ruleta y blackjack, podemos verificar matemáticamente que la mejor estrategia es no apostar nunca. Asimismo, podemos proponer criterios matemáticos para juzgar dónde deberíamos invertir nuestro dinero.

Sin embargo, las cosas se ponen un poco turbias cuando tratamos de aplicar un razonamiento calculado a la toma de decisiones sociales. Muchas situaciones sociales implican costos y beneficios que son difíciles de evaluar y comparar. Considere la apuesta de pedirle a un apuesto extraño que salga con usted. Ser rechazado es un tipo de pérdida (así como ser aceptado es un tipo de ganancia), pero asignar valores numéricos a tales resultados puede parecer artificial o arbitrario. Asimismo, podemos suponer que existe una cierta probabilidad de rechazo, pero no es obvio cómo encontrar un valor específico. Comprender las elecciones humanas en su contexto natural es más difícil que comprender las reglas de un juego de laboratorio. Además, la forma en que las personas reaccionan a las situaciones sociales es algo subjetiva y variable. Las personas ansiosas y evitativas pueden responder al rechazo con más fuerza que las personas emocionalmente seguras. En un mundo donde algo racional para una persona puede ser irracional (o incluso insondable) para otra, es difícil prescribir una respuesta racional o adaptativa.

De modo que el racionalismo de Platón tampoco podría ganar. Darwin diría que la influencia de las emociones en la toma de decisiones ha sobrevivido a los rigores de la selección natural. En resumen, vemos tres razones por las que este puede ser el caso. Una de las razones, como se indicó en el párrafo anterior, es que las emociones brindan pistas útiles siempre que el entorno no proporciona toda la información necesaria para un análisis reflexivo. La otra razón es una asimetría que podría esconderse detrás de los dos estudios de Damasio. Al observar los dos estudios sobre el juego, es tentador descartar las emociones del proceso de toma de decisiones. Si ayudan en un entorno y duelen en otro, el resultado final parece ser un efecto nulo. Sin embargo, puede ser que el tipo de contexto en el que las emociones ayudan sea más común en nuestro mundo que el tipo de contexto en el que duelen. La última razón para no descartar las emociones es que nos hacen actuar con rapidez y decisión.