Seleccionar página

En un episodio del programa de televisión Girls, un amigo le dice al personaje principal, Hannah, que el corazón quiere lo que quiere el corazón. Hannah responde: “Sabes a quién estás citando, ¿no? «

Yo también me preguntaba, y una búsqueda en la web reveló tres fuentes: una canción popular de Selena Gomez, una justificación de Woody Allen por su participación con la hija adoptiva de Mia Farrow y una carta de la poeta Emily Dickinson, quien presumiblemente es el origen real.

¿Qué significa decir que el corazón quiere lo que quiere? Y es verdad

El corazón se usa a menudo como una figura retórica (metonimia) para las emociones, como en la observación de Pascal de que el corazón tiene sus razones que la razón no conoce. Así que creo que el significado del dicho «El corazón quiere lo que quiere» es que las emociones como el amor no están bajo un control cognitivo consciente. Por ejemplo, no puedes simplemente decidir enamorarte de alguien sin importar lo bueno que sea. Del mismo modo, no puedes simplemente decidir dejar de amar a alguien sin importar cuán desesperados estén.

Por otro lado, puede decidir hacer cosas que aumenten la probabilidad de que se enamore de alguien, como tener conversaciones profundas e íntimas y mirarse a los ojos. Y podrías decidir intentar enamorarte de alguien evitándolo, enfocándote en los aspectos negativos y sintiéndote atraído por alguien más. Estos eventos son difíciles de explicar utilizando las dos teorías más comunes de las emociones.

La teoría de calificación cognitiva de las emociones dice que las emociones son juicios sobre qué tan bien una situación coincide con sus metas, por lo que la felicidad es una estimación de la satisfacción de la meta y la tristeza es una estimación de la insatisfacción. De acuerdo con esta teoría, debería ser bastante fácil controlar tus emociones porque puedes reevaluar la situación y determinar si enamorarte está logrando los objetivos de tu relación. Pero las emociones nunca son tan simples.

La teoría alternativa de las emociones es que son solo reacciones a cambios fisiológicos, como la frecuencia cardíaca, la respiración y los niveles hormonales. El punto de vista de la percepción fisiológica de las emociones encaja bien con la idea de que el corazón quiere exactamente lo que quiere, poniendo los sentimientos fuera del control cognitivo. Pero la fisiología simple no explica cómo el cerebro diferencia entre emociones fisiológicamente similares, como miedo / ira y vergüenza / culpa, ni cómo el cerebro produce emociones socialmente complejas como orgullo, gratitud, envidia y vergüenza.

El problema se resuelve al considerar las emociones como un proceso cerebral paralelo que realiza e integra simultáneamente la evaluación cognitiva y la percepción fisiológica. Esta integración puede lograrse mediante representaciones neuronales denominadas punteros semánticos capaces de vincular representaciones de la situación, señales corporales y los resultados de una evaluación de la situación frente a objetivos.

Esta integración explica por qué las emociones son en parte, pero solo en parte, controlables por la cognición. La reevaluación realizada por usted mismo o con la ayuda de un amigo o terapeuta puede ser limitada, ya que puede cambiar los estados fisiológicos. El cambio fisiológico podría verse favorecido por otras intervenciones más físicas, como el ejercicio, la meditación y la medicación.

Según esta interpretación, es sólo parcialmente cierto que el corazón quiere lo que quiere porque hay una capacidad limitada de reevaluación cognitiva que contribuye al cambio emocional. Pero esta capacidad a veces puede hacer que el corazón quiera lo que quiere el cerebro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies