Seleccionar página

Fuente: Steiner Inglaterra / Unsplash

Un nuevo estudio publicado en The Journal of Psychology agrega otro punto de datos a una tendencia inquietante en la psicología clínica: la salud mental de los adolescentes está cayendo en picado y las redes sociales son un factor importante que contribuye.

Los investigadores, dirigidos por María Dolores Sánchez-Hernández de la Universidad de Granada en España, encontraron que el estado emocional de los adolescentes momento a momento estaba directamente relacionado con la cantidad de «me gusta» que recibían en una publicación de Instagram. Además, los adolescentes que tendían a participar en la comparación social se vieron particularmente afectados por la cantidad de «me gusta» que recibieron en sus publicaciones, al igual que los adolescentes mayores (de 15 a 18 años).

“El apoyo y la aceptación de los compañeros son preocupaciones importantes durante la adolescencia media y tardía”, dijo Sánchez-Hernández. “Por lo tanto, los adolescentes en esta etapa pueden participar en mayor medida en la ‘vigilancia social’ y la búsqueda de aprobación en función del contenido publicado en Instagram”.

Este estudio surge inmediatamente después del testimonio reciente entregado por el psicólogo de la Universidad de Nueva York, Jonathan Haidt, al Comité Judicial del Senado de los EE. UU., en el que Haidt destacó algunas estadísticas alarmantes sobre la salud mental de los adolescentes.

Por ejemplo, Haidt señaló:

  • La salud mental de los adolescentes se ha deteriorado rápidamente desde 2010, coincidiendo con la llegada de las redes sociales.
  • La crisis es específica de los trastornos del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión.
  • La crisis afecta de manera desproporcionada a las adolescentes mujeres, que tienden a usar las redes sociales más que los hombres.
  • La crisis ha afectado a los adolescentes en todo el mundo, no solo en los Estados Unidos.
  • Los adolescentes que usan sus teléfonos de cuatro a cinco horas al día tienen muchas más probabilidades de deprimirse que los adolescentes que usan sus teléfonos una hora o menos al día.

Recientemente contacté a Ross Szabo, exdirector de divulgación de la Campaña Nacional de Concientización sobre la Salud Mental y fundador de Human Power Project, una empresa de educación sobre la salud mental, para compartir su opinión sobre esta preocupante tendencia.

Aquí hay un resumen de nuestra conversación.

Mark Travers: ¿Es ahora el momento adecuado para hacer sonar las alarmas en lo que respecta a la salud mental de los adolescentes?

Ross Szabo: Definitivamente lo es. Todos estos datos muestran una crisis, y las escuelas están viendo cómo se desarrolla de manera importante. Lo más importante que debe recordar es que el segundo período más grande de crecimiento del cerebro es entre los 12 y los 25 años, y lo que sucede durante ese período de tiempo a menudo puede moldear a una persona para toda la vida. Es un momento crítico para el desarrollo de mecanismos de afrontamiento, voz interna, identidad y hábitos.

Cuando los adolescentes tienen problemas de salud mental no tratados y/o desarrollan hábitos poco saludables durante este tiempo, puede llevar décadas deshacerlo. A veces ser adulto es deshacer lo que pasaste en la adolescencia. Los adolescentes necesitan ayuda.

Travers: ¿Qué ves como la solución a este creciente problema?

Szabo: Esta crisis de salud mental es un rompecabezas gigante. Una pieza que falta en ese rompecabezas es enseñar sobre salud mental en las escuelas. En mi escuela, Geffen Academy en UCLA, tenemos una clase semanal para estudiantes de los grados 6-12 que les enseña sobre su salud mental.

Enseñamos sobre la salud mental de la misma manera que enseñamos sobre la salud física. Nos enfocamos en el vocabulario de salud mental, el desarrollo del cerebro, los mecanismos de afrontamiento, cómo usar el estrés, las relaciones saludables y la sexualidad saludable. El objetivo principal es normalizar la salud mental como parte de la educación de nuestros estudiantes. Hace una gran diferencia en cómo hablan y conceptualizan la salud mental.

Travers: ¿Qué más se puede hacer para educar a los niños y padres sobre cómo cuidar su salud mental?

Szabo: Algunas de las cosas más importantes que las familias pueden hacer son conocer su historial familiar de salud mental, educarse y tener conversaciones a la edad más temprana posible. Las familias que tienen trastornos de salud mental o adicción tienen una predisposición biológica a que más personas experimenten los problemas. Saber qué trastornos tienen las personas puede ayudar a los padres a hablar sobre estos problemas con sus hijos.

También puede ayudar a las familias a identificar señales de advertencia más rápido si alguien en la familia comienza a experimentar síntomas. Cuanto más una familia pueda normalizar estas conversaciones, más fácil será para alguien no vivir avergonzado o avergonzado.

Las familias han normalizado hablar sobre el gen que causa el cáncer de mama hasta el punto de que las personas se someten a mastectomías dobles preventivas. Podemos adoptar un enfoque similar para hacer que la salud mental sea más familiar.

Travers: ¿Qué consejo tiene para los padres que tienen un hijo que lucha con su salud mental?

Szabo: Trate de convertir la confrontación en conversación. Conozca la línea entre empoderar y habilitar. Cuídate. Los hogares con adolescentes que tienen problemas de salud mental a menudo están llenos de conflictos por todo. Una forma de convertir la confrontación en conversación es hacer que el adolescente sea un experto en el tema como una forma de invitar a la conversación. Por ejemplo, si le preocupa que su adolescente esté vapeando, pregúntele qué sabe sobre vapear. Pregúntales si conocen a alguien que vapee. Pregúnteles qué piensan de vapear. Y luego pregúntales si están vapeando.

Esto valora su opinión y perspectiva y es más conversacional que simplemente decirles que no vapeen. Ser padre a menudo es caminar por la línea entre el empoderamiento y la habilitación. Esa línea es diferente para cada persona, pero presta atención a lo que un adolescente necesita para sentirse capacitado para hacer cosas. Por último, cuídate. Al igual que la máscara de oxígeno en el avión, debe asegurarse de que su salud mental esté bien, para que pueda estar allí para sus hijos.

Travers: ¿Qué les dirías a los adolescentes y adultos jóvenes que tienen dificultades para adaptarse a un mundo de me gusta, deslizamiento y desplazamiento?

Szabo: Todos los adolescentes con los que hablo saben que las redes sociales no son reales, pero son adictivas y tienen consecuencias. Lo más importante que alguien puede hacer es tomar descansos de las redes sociales y consultar con las personas en la vida real para conocer sus reacciones.

Tómese el tiempo para conectarse con sus amigos, familiares y personas en la escuela para ver cómo las personas interactúan con usted en lugar de depender solo de las redes sociales. Cuando estés en las redes sociales, publica todo tipo de cosas que te importen y no solo las mejores cosas o aspectos tuyos que puedan ser superficiales.

Cuanto más auténtico sea en las redes sociales, más auténticas pueden ser sus experiencias dentro y fuera de línea.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies