Seleccionar página

Fuente: wavebreakmedia / Shutterstock

La rápida proliferación de la pornografía es uno de los legados de la era digital; Unos 40 millones de personas en los Estados Unidos visitan regularmente sitios web pornográficos, muchos de ellos adultos jóvenes o adultos jóvenes. Los medios populares se aprovecharon de las advertencias de adicción a la pornografía y las historias de novios que objetivaban a sus novias y deseaban que se comportaran como estrellas porno. Pero los estudios confirman que la preponderancia de los hombres jóvenes, y poco menos de la mitad de las mujeres, cree que ver material sexualmente explícito está bien.

Esto es lo que encontraron Spencer B. Olmstead y sus colegas cuando preguntaron a estudiantes universitarios sobre el uso de la pornografía en sus futuras relaciones románticas: el 70,8% de los hombres y el 45,5% de las mujeres pensaban que lo verían. Por el contrario, solo el 22,3% de los hombres y el 26,3% de las mujeres creían que la pornografía no tenía ningún papel en una relación romántica.

Hay dos cosas con las que los hombres y las mujeres tienden a no estar de acuerdo: cómo se ve la pornografía (solo, en grupo, con una pareja sexual); y con qué frecuencia se ve. Como señaló Michael Kimmel en su libro Guyland de 2008, los hombres jóvenes a menudo ven pornografía con sus compañeros y por diferentes razones que los hombres mayores.

Kimmel escribe que “A los chicos les suelen gustar las cosas extremas, las dobles penetraciones y las escenas humillantes. Lo ven con chicos y se burlan de las mujeres en el escenario. En cambio, los hombres mayores con más experiencia miran solos o en pareja, y con lo que Kimmel llama “nostalgia” por su yo más joven; tienden a preferir materiales «donde las mujeres parecen estar llenas de deseo y experimentar placer».

El estudio de Olmstead descubrió que las preocupaciones de las mujeres tenían más que ver con si el consumo de pornografía era limitado que con quién se veía. Los hombres tienden a pensar que ver pornografía solo tiene consecuencias positivas.

Como Nathaniel Lambert y otros informaron en una revisión de estudios, las mujeres cuyas parejas veían pornografía regularmente pensaban menos en estas parejas y veían la pornografía como una amenaza para la estabilidad de su relación. Por otro lado, otros estudios han demostrado que los hombres y mujeres jóvenes creen que el material sexualmente explícito puede ayudarlos a explorar su sexualidad y agregar «sabor» a lo que hacen en la cama.

¿Ver pornografía es realmente tan benigno como la gente piensa? Los siguientes tres estudios muestran que puede tener un efecto mayor en las relaciones de lo que la gente cree.

1. Las relaciones sin pornografía son más fuertes, con una menor tasa de infidelidad.

Esto es lo que Amanda Maddox y sus colegas encontraron en un estudio de hombres y mujeres de entre 18 y 34 años que tenían una relación sentimental, aunque no está claro si el uso de la pornografía es la causa de esta diferencia. Los investigadores midieron los niveles de comunicación negativa, ajuste de relaciones, dedicación o compromiso interpersonal, satisfacción sexual e infidelidad. En su estudio, el 76,8 por ciento de los hombres y el 34,6 por ciento de las mujeres vieron solo material sexualmente explícito; El 44,8% dijo que lo vio con sus socios. Descubrieron que las personas que no veían pornografía tenían niveles más bajos de comunicación negativa, estaban más involucradas en la relación y tenían una mayor satisfacción sexual y ajuste de relación. Su tasa de infidelidad fue de al menos la mitad de los que habían visto material sexual solos y con sus parejas. Pero las personas que solo veían pornografía con sus parejas estaban más comprometidas con la relación y más satisfechas sexualmente que las que veían solo.

2. Ver pornografía puede disminuir el compromiso de la relación.

Lo que descubrieron los investigadores es que ver pornografía puede recordarle a todas las posibles parejas sexuales, lo que a su vez puede reducir su dedicación a la persona con la que está realmente involucrado. También puede hacer que cambies a la persona que está realmente en la cama contigo por una persona fantástica que nunca has conocido (y probablemente nunca lo harás).

¿Suena esto saludable?

Nathaniel Lambert, Sesen Negash y otros realizaron cinco experimentos separados para averiguarlo. En el primero, entrevistaron a participantes, de entre 17 y 26 años, que estaban en una relación (de hasta tres años y tan solo dos meses) sobre su consumo de pornografía y los niveles medidos de compromiso. Descubrieron que el consumo de pornografía se asoció con un menor compromiso tanto en hombres como en mujeres, pero con un efecto mayor en los hombres.

En su segundo estudio, pidieron a observadores independientes que vieran videos de parejas que realizaban una tarea interactiva: un compañero tenía los ojos vendados y tenía que dibujar algo mientras que el otro daba instrucciones. Entre los observadores, se observó un menor compromiso entre los usuarios de pornografía.

El tercer estudio solo evaluó a participantes que habían consumido pornografía. La mitad del grupo abandonó el porno durante tres semanas. A la otra mitad se le dijo que renunciara a su comida favorita, pero se les permitió ver pornografía. ¿El resultado? Aquellos que se habían abstenido de material sexualmente explícito mostraron menos disminución en su participación en la relación al final de las tres semanas.

Los dos últimos estudios se han centrado en el efecto de una mayor atención a las alternativas sobre la infidelidad potencial y la infidelidad misma. Y sí, las personas que vieron pornografía tenían más probabilidades de coquetear (y más) fuera de sus relaciones en una sola experiencia; y es más probable que se engañen y se conecten entre sí.

Relaciones Lectura esencial

3. La alternativa fantástica lleva a hacer trampa en el mundo real.

En otro estudio, Andrea Mariea Gwinn, Nathaniel Lambert y otros exploraron más a fondo la naturaleza de las otras alternativas ofrecidas imaginativamente por la pornografía. Sugirieron dos posibilidades: primero, ver parejas físicamente atractivas y sexualmente disponibles en la pantalla puede aumentar la percepción de una persona de sus propias posibles parejas. Y en segundo lugar, esta pornografía puede hacer que la idea de tener múltiples parejas sexuales sea más atractiva, otro dolor para una relación comprometida.

Y eso es exactamente lo que encontraron.

En un estudio, los investigadores encontraron que las personas que pensaban en la pornografía que veían calificaban las alternativas de relación más altas que las que no lo hacían, aunque había una diferencia en la satisfacción con la relación actual. Un segundo estudio sugirió que con el tiempo, la exposición a la pornografía puede haber sido un factor de infidelidad.

Aún más sorprendente, el equipo descubrió que pensar en posibles socios y actuar con el impulso de encontrar esas alternativas funciona por separado de la insatisfacción con su relación y pareja actuales. En otras palabras, si bien su propio pasto puede ser lo suficientemente verde, la mera idea de uno más verde puede ser suficiente para despedir a un vagabundo.

Es posible que desee tener esto en cuenta si ha estado viendo las cosas difíciles o se ha acostumbrado a ver a su pareja abrir su computadora portátil «solo por diversión».

La pornografía no es tan benigna como podría pensar, especialmente cuando se trata de relaciones románticas.

VISÍTAME EN FACEBOOK: www.Facebook.com/PegStreepAuthor

Copyright © Peg Streep 2014

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies