Seleccionar página

La experta en inteligencia de género Barbara Annis dice que las mujeres tienden a pasar más tiempo introspectando y preocupándose por las interacciones sociales y los eventos cotidianos que los hombres. Las mujeres tienden a pensar una y otra vez sobre una situación, a considerar qué salió mal, qué deberían haber hecho o dicho de manera diferente y por qué las personas reaccionaron de la manera en que lo hicieron. También pasan más tiempo que los hombres preocupándose por lo que sucederá con su seguridad y felicidad en el futuro y cómo esto afectará a las personas con las que viven y trabajan. Los hombres dedican más tiempo a deliberar sobre soluciones; las mujeres reflexionan sobre las causas y los efectos.

En otras palabras, como mujer, a menudo te consideras loca.

Cuando se siente estancado, abrumado o estresado, su cerebro está atrapado en patrones de pensamiento negativos. Es probable que crea que sucederá lo peor. Te arrepientes de tus elecciones de vida / carrera. Es posible que se sienta crítico con todo y con todos los que le rodean. Aquí hay seis consejos para sacar a su cliente potencial de una espiral negativa:

Consejo de cambio n. ° 1: Primero, libere la tensión. No puede cambiar sus pensamientos mientras la adrenalina está inundando su cuerpo. Reconoce que te estás lastimando. Luego respire profundamente en su abdomen y exhale lentamente hasta que su cuerpo se relaje. Piensa en alguien a quien amas o en algo de lo que estés orgulloso. Trae este pensamiento a tu corazón y sonríe.

Consejo de cambio n. ° 2: observe cuándo está atascado, pasado o futuro.

  • Si está atrapado en el pasado, descubra lo que su cerebro está tratando de enseñarle. Recientemente, una mujer me dijo que no importa cuán grave sea la situación, debemos «cosechar las bendiciones». ¿Qué error no volverás a cometer nunca más? Escríbalo para que no tenga que pensar en ello. Además, tenías una razón para elegir y tomar las medidas que tomaste. Ahora sabe que hay otras cosas que podría haber hecho. Enumere lo que ha aprendido de la experiencia para que pueda tener consejos para el futuro. Sus eventos pasados ​​arrojan luz sobre las posibilidades futuras en función de lo que ahora sabe sobre sí mismo, sus deseos y lo que hace bien. Eres valioso. Tu amor es necesario. Tu trabajo es importante. Deja de pelear por el pasado para tener la energía para concentrarte en el futuro.
  • Si está atascado preocupándose por el futuro, intente averiguar qué está en juego, en realidad, y qué está honestamente bajo su control para hacer algo sobre lo que podría suceder. ¿Cuáles son las consecuencias, en realidad? ¿Qué posibilidades hay de que suceda lo peor? ¿Cómo pesa el mal contra las buenas posibilidades si eliges seguir adelante? Si no obtiene lo que espera, ¿qué hará a continuación? Concéntrese en lo que puede hacer o en lo que puede influir. Cuando te preocupas por cosas que no puedes cambiar o influir, te quemas o te conviertes en una víctima.

Consejo n. ° 3: mire su pasado con preocupación. ¿Alguna de sus preocupaciones se ha hecho realidad en el pasado? Si lo hicieron, ¿cómo manejó el resultado? ¿Alguno de los experimentos inesperados condujo a mejores resultados? Lo más probable es que, si sigues la corriente, lidiarás con lo que venga y tal vez incluso estés agradecido por las sorpresas.

Consejo de cambio n. ° 4: reserve un tiempo específico para pensar en el pasado o preocuparse por el futuro. Si programa una hora del día para rumiar, puede recordarle a su cerebro que resolverá el problema más tarde. Entonces puedes concentrarte en algo más productivo hasta que llegue tu cita.

Consejo de cambio n. ° 5: practique la autocompasión. Trátese como le gustaría que los demás lo trataran. Perdónese por ser un ser humano que ha cometido errores en el pasado y probablemente cometerá más en el futuro. Encuentre formas más amables de hablar consigo mismo en lugar de usar palabras hirientes.

Consejo de cambio n. ° 6: Concéntrese en sus próximos pasos. Te sentirás más en control cuando estés en acción. Planifique sus próximos pasos, incluso si son pequeños. Luego, sienta curiosidad por saber qué sucederá a continuación a medida que avanza.

Si estos consejos no le ayudan, le sugiero que busque ayuda profesional para determinar si hay algún factor clínico que deba abordarse.

Si encuentra alivio al practicar estos consejos, imprima esta página y téngala a mano para no volver a caer en malos hábitos. Puede aprender de sus acciones y seguir adelante. Puede estar seguro de que las cosas saldrán bien porque normalmente es así. Recuerda siempre que eres el dueño de tu cerebro cuando se trata de tomar el control.