Seleccionar página

Aquí hay algunas posibles respuestas a la pregunta de qué hace que la vida valga la pena:

  • nada
  • religión
  • alegría
  • amar, trabajar y jugar
  • La evidencia de la psicología y la neurociencia respalda la cuarta respuesta. Este es el por qué.

    1. Nada

    Algunos filósofos desanimados, como Nietzsche, Schopenhauer y David Benatar, han cuestionado que la vida tenga un significado intrínseco, y algunas personas se suicidan debido a la depresión o eventos negativos en su vida. Pero, afortunadamente, la mayoría de las personas pueden encontrar muchas razones para valorar sus vidas y, en las encuestas, la mayoría de las personas dicen que son bastante felices. Por tanto, el nihilismo puede no ser una posición plausible.

    2. Religiones

    Las encuestas también indican que muchas personas informan que la religión y la espiritualidad son las principales fuentes de significado en sus vidas. Sin embargo, desafortunadamente, estas fuentes pueden no ser válidas, particularmente si no hay evidencia que apoye las afirmaciones de creencias religiosas particulares. La fe religiosa puede ser tranquilizadora, pero la ciencia no puede decirle objetivamente a alguien si debe adherirse al cristianismo, el islam, el hinduismo o alguna otra religión. Ni siquiera puede decirle a un individuo qué versión del cristianismo (católico, bautista, mormón, etc.) o del Islam (chiíta o sunita) debe adoptar. Por lo tanto, la religión y las vagas ideas espirituales, como «todo sucede por una razón», no pueden proporcionar una base basada en la evidencia para la vida.

    3. Felicidad

    La investigación psicológica ha identificado muchas formas en que las personas pueden aumentar la felicidad en sus vidas, como en el hermoso libro de Sonja Lyubomirsky The How of Happiness. Pero la felicidad suele ser el resultado de una vida significativa, no lo que hace que la vida valga la pena vivirla por sí sola. Hay personas cuya vida tiene sentido aunque no sean muy felices, por ejemplo, alguien que lucha con un trabajo difícil mientras cría a un niño con necesidades especiales.

    Por otro lado, la felicidad puede alcanzarse a bajo costo mediante una serenidad más perezosa, una felicidad ciega resultante de metas mínimas, acceso a las drogas o tiempo libre ilimitado. Puedes tener felicidad sin mucho significado y significado sin mucha felicidad; por tanto, la felicidad probablemente no es el sentido de la vida.

    4. Amor, trabajo y juego

    En mi nuevo libro, El cerebro y el significado de la vida, sostengo que estas tres actividades hacen que la vida valga la pena. El amor incluye amistades y relaciones familiares, así como relaciones románticas. El trabajo incluye diversas actividades productivas, como el voluntariado comunitario, además del trabajo remunerado. El juego incluye todas las formas de entretenimiento, como leer y ver películas, no solo juegos.

    Las encuestas y otros estudios psicológicos indican que el amor, el trabajo y el juego de hecho llevan a las personas a tener una vida cercana a su corazón. La neurociencia proporciona información sobre cómo los procesos cerebrales generan necesidades de relación, autonomía y competencia que pueden satisfacerse mediante la búsqueda exitosa del amor, el trabajo y el juego. Tal satisfacción a menudo trae felicidad, pero incluso la búsqueda es suficiente para darle sentido a la vida.