Seleccionar página

Fuente: Generado por el software de generación de imágenes DALL-E 2/OpenAI

Cuando escuchas la palabra psicópata, te vienen a la mente algunas personas aterradoras. En el extremo, la psicopatía se puede asociar con la tortura, el asesinato y un absoluto desprecio por el bienestar de los demás.

Sin embargo, una pregunta abierta es por qué los psicópatas no muestran empatía o remordimiento por el sufrimiento que causan en los demás. Una posibilidad es que tengan baja conciencia emocional. En otras palabras, podrían no mostrar empatía simplemente porque no reconocen o no prestan atención a cómo se sienten los demás; es decir, es posible que no conozcan o comprendan realmente las emociones de los demás. Pero otra posibilidad es que realmente no les importe. En otras palabras, pueden ser muy conscientes de que otra persona está sufriendo, pero simplemente no sienten ningún deseo de ayudarla (y tal vez incluso de disfrutarlo).

En un estudio reciente [1], tratamos de responder a esta pregunta midiendo tanto la conciencia emocional como las tendencias psicopáticas en los mismos individuos. Esto nos permitió probar si los puntajes más altos de psicopatía estaban asociados con puntajes más bajos de conciencia emocional, o si las personas con psicopatía alta eran tan conscientes de las emociones como cualquier otra persona.

¿Qué encontramos? Como suele ser el caso en la investigación, la respuesta no fue un simple «sí» o «no». En cambio, como explicaré más adelante, parecía depender de si un individuo experimentó maltrato infantil, como abuso o negligencia.

Antes de realizar el estudio, no estábamos seguros de lo que podríamos encontrar. Esto se debe a que algunos rasgos psicopáticos parecen indicar una alta conciencia emocional, mientras que otros sugieren una baja conciencia emocional. Por ejemplo, algunos psicópatas pueden ser muy encantadores y manipuladores. Esto sugiere que saben cómo se sienten los demás y son buenos para explotar ese conocimiento para su propio beneficio. Estos llamados «psicópatas exitosos» también pueden alcanzar posiciones de liderazgo corporativo que requieren buenas habilidades sociales y emocionales. [2].

Por otro lado, muchos psicópatas tienen problemas para prestar atención a las cosas que no son útiles para cumplir sus propios objetivos egoístas. [3]. Entonces, podrías pensar que simplemente no son conscientes de las emociones de los demás debido a la falta de atención. Los psicópatas también muestran otros rasgos relacionados con una baja conciencia emocional, como la impulsividad y la falta de pensamiento reflexivo. [4, 5].

Pero también existe una tercera posibilidad: que algunos tipos de psicopatía estén asociados con una baja conciencia emocional, mientras que otros no. Aunque se discute con menos frecuencia fuera de los entornos de investigación, los psicólogos en realidad distinguen entre dos tipos de psicopatía: la llamada psicopatía “primaria” y la “secundaria”. [6]. Una diferencia importante entre estos dos tipos de psicopatía es cómo se adquirieron los rasgos de una persona.

Definición de primario vs. psicopatía secundaria

Las personas con psicopatía primaria pueden haber “nacido así”, es decir, pueden tener genes que promuevan rasgos de personalidad psicopática y ningún evento específico puede haberlos hecho comenzar a actuar de la manera en que lo hacen.

Por el contrario, la psicopatía secundaria puede ser causada por un trauma infantil, como abuso o negligencia. En otras palabras, las tendencias psicopáticas en tales individuos pueden desarrollarse en respuesta a eventos traumáticos como un mecanismo de afrontamiento. Para ser claros, la gran mayoría de las personas que experimentan un trauma infantil no se vuelven psicópatas, pero esto parece suceder en ocasiones.

Las personas con psicopatía primaria y secundaria también muestran diferencias de comportamiento significativas. Por ejemplo, las personas con psicopatía primaria tienden a ser socialmente más exitosas, engañosas, despiadadas y manipuladoras, y sus respuestas emocionales parecen amortiguadas. Por el contrario, aquellos con psicopatía secundaria pueden experimentar emociones negativas intensas (p. ej., ira, frustración), muestran una mayor toma de riesgos, impulsividad, pensamiento cortoplacista y comportamiento criminal antisocial/violento, y a menudo terminan en prisión. [7]. Al considerar estas diferencias, uno podría pensar, por lo tanto, que es más probable que la psicopatía secundaria implique una baja conciencia emocional.

Para examinar esta posibilidad, nuestro estudio también recopiló información sobre si las personas habían experimentado maltrato infantil, si sentían emociones negativas intensas y si mostraban otros rasgos y comportamientos consistentes con el maltrato primario vs. psicopatía secundaria.

El papel del abuso y la negligencia infantil

Nuestros hallazgos mostraron que la conciencia emocional era menor en las personas con tendencias psicopáticas más fuertes, pero solo si habían experimentado abuso/negligencia en la infancia. Este y otros resultados sugieren que la conciencia emocional solo fue menor en aquellos con psicopatía secundaria. Por el contrario, muchas personas con psicopatía primaria (es decir, psicopatía alta sin trauma infantil) aún mostraban altos niveles de conciencia emocional.

Estos resultados ayudan a dar sentido a ciertos aspectos de la psicopatía que pueden parecer contradictorios. Por ejemplo, uno podría preguntarse cómo un psicópata puede tener la habilidad de manipular las emociones de los demás y al mismo tiempo desconocer esas emociones. Nuestro estudio sugiere que ambas cosas probablemente no sean ciertas para ningún psicópata en particular y que el tipo específico de psicopatía importa. Un tipo de psicópata puede tener una alta conciencia emocional, y esto puede ayudarlos a “manipular despiadadamente su camino hacia la cima” en posiciones corporativas a través del encanto y el engaño (psicopatía primaria). Otro tipo de psicópata puede tener poca conciencia emocional, actuar sobre sus propias emociones sin reflexionar sobre ellas y tomar decisiones arriesgadas/impulsivas que los lleven a prisión (psicopatía secundaria).

Lecturas esenciales de psicopatía

Nuestros hallazgos también se vinculan con otros trabajos para resaltar las formas en que la baja conciencia emocional en la psicopatía secundaria podría ser el resultado de procesos de aprendizaje temprano. Si un niño se queda solo todo el día (negligencia de los padres), o si con mayor frecuencia observa enojo y siente miedo/vergüenza (en el contexto del abuso), entonces se espera que tenga problemas para comprender las emociones. Esto se debe a que simplemente no verían ni experimentarían una gama lo suficientemente amplia de emociones en sí mismos y en los demás para aprender. En apoyo de esta idea, un estudio previo en nuestro laboratorio [8] mostró específicamente que la conciencia emocional era menor en las personas que habían experimentado abuso/negligencia. En este sentido, uno podría incluso ganar un poco de empatía por las personas con psicopatía secundaria, ya que sus rasgos indeseables pueden provenir en gran medida de tener «mala suerte» con una crianza deficiente y la falta de oportunidades para el aprendizaje social/emocional.

Es importante tener en cuenta que este fue solo un estudio único y que reclutó participantes voluntarios de una universidad. Si bien algunos participantes tenían puntajes altos de psicopatía, esto sigue siendo diferente al estudio de prisioneros o empresarios despiadados. Se necesita más investigación para asegurarnos de que veríamos el mismo patrón al estudiar a tales individuos. Dicho esto, es útil ver cómo el rompecabezas de la psicopatía, la empatía y la conciencia emocional pueden encajar y cómo el maltrato infantil puede conducir a estos peligrosos patrones de comportamiento. Explorar formas de mejorar la conciencia emocional en personas con psicopatía secundaria, como se hace en algunas psicoterapias, también puede ser importante a medida que buscamos formas de minimizar su impacto negativo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies