Seleccionar página

Los coleccionistas de arte reúnen piezas que consideran interesantes y hermosas. Los usan para mejorar sus hogares y también para exhibir a sus amigos y otras personas. Algunos dejarán estas piezas como legado a sus hijos oa un museo. Los visitantes del museo experimentan la belleza del arte, un proceso que estimula su centro de placer y los hace felices. La pregunta es: ¿coleccionar o ver arte hace algo más allá de estos conocidos beneficios?

Intuitivamente, la mayoría de la gente diría “sí”. Ahora, sin embargo, sabemos que la respuesta no tiene que ser simplemente instintiva. Investigaciones recientes han estudiado los beneficios psicológicos y fisiológicos de los visitantes de los museos.

Dos estudios científicos relacionados con las visitas a museos

Lo que es interesante y novedoso en los dos estudios descritos aquí es que uno duplicó al otro trece años después. Esta replicación brinda la oportunidad de determinar si los resultados del primero podrían ser reproducidos por el segundo, uno de los enfoques más recientes para verificar datos.

En el primer estudio, realizado por Clow y Fredhoi (2006), los sujetos informaron sobre los niveles de estrés y excitación, y se registró el cortisol salival antes y después de una visita al museo. El mismo enfoque se repitió en el estudio posterior de Ter-Kazarian y Luke (2019). Los «niveles de estrés» se refieren a una sensación general de bienestar relacionada con lo placentero o desagradable. «Excitación» implica sentimientos de vigilia versus somnolencia. Los niveles de cortisol en saliva se utilizan como indicador fisiológico del estrés.

Clow y Fredhoi examinaron a 28 trabajadores de la ciudad (mitad hombres, mitad mujeres) que visitaron una importante institución de arte en Londres (la Guildhall Art Gallery) durante su hora de almuerzo. Su estrés autoinformado se redujo en un 45 por ciento después de la visita, mientras que su excitación autoinformada se mantuvo sin cambios. Sus niveles de cortisol salival disminuyeron.

Ter-Kazarian y Luke (2019) examinaron a 31 profesionales locales (21 mujeres; 10 hombres) que visitaron el Museo de Artes Bellevue en Seattle, Washington. durante su hora de almuerzo. Su nivel de estrés autoinformado se redujo en un 72 por ciento, mientras que su nivel de excitación autoinformado se redujo en un 28 por ciento. Su cortisol en saliva no se modificó.

Aunque los resultados de los dos estudios demuestran una caída en los niveles de estrés autoinformados relacionados con una visita a un museo durante la hora del almuerzo, la excitación autoinformada y los cortisoles en la saliva no se correlacionaron. Hay muchos factores que pueden contribuir a esta disparidad (para más información, consulte el artículo de Ter-Kazarian en las referencias a continuación). Lo que está claro, más allá de la caída en el estrés autoinformado durante ambas visitas al museo, es que se necesitan más estudios para aclarar las disparidades encontradas en la excitación autoinformada y las mediciones fisiológicas de cortisol en la saliva.

Un tercer y diferente enfoque científico en relación con las visitas a los museos

En otro estudio más (Mastandrea et al., 2019), se evaluaron la presión arterial y la frecuencia cardíaca en mujeres jóvenes sanas (n=77) antes y después de tres visitas diferentes a la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma. Durante una visita, los sujetos de estudio vieron arte figurativo; durante otro, el arte moderno; y durante el tercero, la oficina del museo. Esta última fue designada como visita de control.

Durante la visita de arte figurativo, la presión arterial sistólica de los participantes (la presión en las arterias cuando late el corazón) disminuyó. Esto se considera una indicación de reducción del estrés, ya que se sabe que el estrés aumenta la presión arterial. No hubo cambios en la frecuencia cardíaca ni en la presión arterial diastólica (la presión en las arterias cuando el corazón descansa entre latidos). Era curioso que a los sujetos les gustara la similitud de ambos tipos de arte (figurativo y moderno), pero era solo el figurativo el que disminuía la presión arterial sistólica.

En conclusión, parece haber beneficios más allá de la estimulación del centro del placer al ver arte. Aunque no se ha aclarado definitivamente, la ciencia definitivamente tiene un comienzo en esta área emocionante y de vanguardia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies