Seleccionar página

Mo/Unsplash, Creative Commons

En coautoría con Azin Dastpak y Robert T. Muller, Ph.D.

Se ha dicho que el neurofeedback trata los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), como la falta de atención o la impulsividad. Sin embargo, la eficacia del neurofeedback en el TDAH sigue siendo controvertida.

Tipos de Neurorretroalimentación

El neurofeedback es una terapia que ofrece “entrenamiento cerebral” a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo. Un programa de software realiza una evaluación continua de las señales cerebrales registradas por estos electrodos, a partir de las cuales se proporciona retroalimentación audiovisual. Desde su creación en la década de 1970, la tecnología de neurorretroalimentación ha evolucionado. Susan Tzankow, consejera certificada y formadora de neurofeedback, explica que existen dos tipos de tratamientos de neurofeedback: lineales y dinámicos.

La neurorretroalimentación lineal requiere un diagnóstico y la realizará un experto en un consultorio. Se toma una instantánea de la actividad cortical del cerebro llamada «mapa cerebral», y este mapa cerebral se usa luego para llegar a un diagnóstico y un protocolo de tratamiento. Luego, se diseña un ciclo de retroalimentación para reforzar el cerebro para que se comporte de cierta manera, de acuerdo con el tratamiento de los síntomas.

En comparación, la neurorretroalimentación dinámica busca fluctuaciones en la actividad cerebral, brinda retroalimentación y permite que el cerebro decida qué hacer con la retroalimentación. No empuja la actividad cerebral en una dirección determinada. No hay necesidad de diagnóstico, ya que la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. lo considera un dispositivo de bienestar general. Es menos costoso, y una familia puede alquilarlo y hacerlo en casa.

Críticas al Neurofeedback

Neurofeedback tiene su parte de críticos, que cuestionan el grado en que otros factores juegan un papel en la supuesta eficacia del tratamiento, como las expectativas, la atención del terapeuta, la preparación del cliente para el cambio y la alianza terapéutica. El psicólogo clínico Saeid Chavoshi, director de la Clínica PsychoEd, habló sobre la necesidad de más evidencia antes de hacer afirmaciones contundentes. Chavoshi explica que, según las revisiones de la literatura, la neurorretroalimentación para el TDAH podría ser efectiva debido a factores no específicos o efectos placebo. Esencialmente, la eficacia del tratamiento, con neurofeedback como mecanismo de cambio, sigue en duda. Cuando los estudios incluyeron un grupo de control «falso» (un grupo de participantes que recibieron un tratamiento de neurorretroalimentación falso con señales aleatorias como retroalimentación), los efectos únicos del tratamiento desaparecieron.

La variedad de opciones y resultados de la neurorretroalimentación puede ser confusa para las familias que están considerando el tratamiento. Mientras que algunos reportan poco o ningún resultado, otros experimentan mejoras. El tratamiento en sí puede incluir de 10 a más de 100 sesiones para ver resultados, si los hubiere. Fiona (seudónimo), cuyo hijo tiene TDAH y uso compulsivo de videojuegos, compartió que a su hijo le parecía aburrido el neurofeedback y lo dejó después de la sexta sesión. Para otros que lo siguen, un tratamiento prolongado puede ser costoso, como fue el caso de Shirin (seudónimo), quien gastó cerca de $10,000 en tratamiento.

Katherine (seudónimo) tuvo una historia de éxito con neurofeedback dinámico y vio una mejora notable en su hija de 9 años con TDAH, trastorno obsesivo compulsivo y ansiedad. Katherine dijo que a su hija le tomaba 12 horas completar una tarea de 1 hora y que constantemente tenía que tomar descansos y solo podía concentrarse durante un máximo de 5 a 10 minutos. Esto causaría tensión y peleas entre los dos, y Katherine tenía que entrenar constantemente a su hija. «Una noche, mientras cambiaba las sábanas y alisaba las esquinas, ella comenzó a derrumbarse, gritando ‘¡No está bien!’, golpeándose la cabeza y rascándose los brazos».

La psicoterapia no pareció ayudar a la hija de Katherine. Decidieron alquilar un sistema de neurorretroalimentación y, después de ocho sesiones, la hija de Katherine comenzó a hacer su tarea y la terminó sin ayuda en 30 minutos, y siguió mejorando solo un par de sesiones después.

Aún así, la evidencia es preliminar y no concluyente. La opinión de los expertos y los informes subjetivos están dispersos, especialmente considerando otras opciones de tratamiento para el TDAH, como medicamentos, psicoterapia y atención plena.

Derechos de autor Robert T. Muller, Ph.D.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies