Seleccionar página

Las orientaciones de la psicoterapia ahora se ven comúnmente como conjuntos distintos de habilidades y conocimientos que pueden elegirse de una caja de herramientas metafórica y aplicarse a voluntad. Al igual que el cirujano general, se dice que el psicoterapeuta ecléctico puede seleccionar entre una variedad de técnicas y administrar el tratamiento más efectivo para un paciente determinado, independientemente de las características personales del terapeuta. Argumento que esta afirmación es falsa, concretamente porque no reconoce que las orientaciones de la psicoterapia fluyen de la personalidad del terapeuta y no pueden considerarse distintas de ella.

Fuente: ArtsyBee/Pixabay

Hace décadas, a mediados del siglo XX, se aceptaba generalmente que el psicoterapeuta (que probablemente era un psiquiatra) tenía un estilo terapéutico establecido y más o menos lo aplicaba a todos sus pacientes. Si sentía que no podía ayudar a un paciente en particular, remitía al paciente a un especialista en un enfoque terapéutico diferente, que era más probable que ayudara al paciente.

Por ejemplo, si el psicoanalista encuentra que es poco probable que un paciente deprimido se beneficie del tratamiento psicodinámico, remite al paciente a un psicofarmacólogo, a un psicoterapeuta de apoyo, oa ambos. La orientación de la psicoterapia se consideró específica del terapeuta individual; no se puede elegir a voluntad como si se seleccionara de una caja de herramientas.

En la segunda mitad del siglo XX y continuando en el siglo XXI, surgió una idea diferente. Esta idea sostiene que el terapeuta debe tratar de adaptar su estilo a cada paciente en particular, seleccionar entre una serie de enfoques en los que se considere competente y aplicar técnicas de ese enfoque para trabajar con el paciente. Así, en el transcurso de una jornada laboral de 8 horas, el terapeuta puede decir que practica terapia cognitiva en la mañana, terapia interpersonal después del almuerzo y terapia psicoanalítica al final de la tarde.

El surgimiento de este enfoque «ecléctico» refleja la idea de que la orientación de la psicoterapia no tiene nada que ver con la persona que la practica; es solo una habilidad para ser aprendida y aplicada, la forma en que uno aprende álgebra y la usa para resolver ecuaciones polinómicas. Los intentos de «integración de la psicoterapia» ven la orientación de la psicoterapia de manera similar, aunque estos intentos tienen como objetivo crear un enfoque de psicoterapia único y unificado que pueda ser aplicado por cualquier terapeuta independientemente de las características personales del terapeuta. Considero que estas ideas reflejan un malentendido de la relación entre la orientación de la psicoterapia y la personalidad del terapeuta.

¿Por qué digo que la orientación psicoterapéutica no puede separarse de la personalidad del terapeuta? Se debe a que las diversas orientaciones psicoterapéuticas se basan en diferentes sistemas éticos y filosofías, y los terapeutas que valoran determinadas filosofías éticas se verán naturalmente inclinados a practicar psicoterapias concretas en consonancia con sus propias creencias morales y éticas. Sostener que la orientación de la psicoterapia puede adoptarse a voluntad, independientemente de las propias creencias y personalidad del terapeuta, es ignorar esta premisa básica.

Terapias directivas y no directivas

Si bien no hay escasez de psicoterapias específicas, de hecho, parece que se desarrollan nuevas cada pocos meses, se puede argumentar que existen dos enfoques básicos de la terapia: directiva y no directiva. En las terapias directivas, como la terapia cognitivo-conductual, el terapeuta adopta un papel activo en la enseñanza al paciente de nuevas habilidades, técnicas o estrategias. En algunas formas de terapia directiva, el terapeuta puede dar consejos.

En la terapia no directiva, como la psicoanalítica, el terapeuta busca no influir directamente en el comportamiento del paciente, sino ayudarlo a llegar a una mejor comprensión de sí mismo y de lo que le aqueja. Szasz (1965) hizo una distinción similar entre tipos de terapias y Langs (1973) describió más tarde estas diferencias como fundamentales para comprender la teoría de la psicoterapia.

La orientación de la psicoterapia fluye desde la personalidad

Sostengo que la orientación del psicoterapeuta fluye directamente de la personalidad del terapeuta y no puede considerarse distinta de ella. A este respecto, el psicoterapeuta se diferencia significativamente del físico, que puede aplicar una amplia gama de teorías, y del cirujano general, que es experto en diversas técnicas.

De hecho, la historia de la psicoterapia está repleta de ejemplos de terapeutas que cultivan las técnicas que mejor se adaptan a sus mitologías individuales. Freud, por ejemplo, abandonó la hipnosis porque se dio cuenta de que su personalidad no era adecuada para el papel autoritario e intrusivo del hipnotizador. Continuó desarrollando el psicoanálisis y el método de la asociación libre, no solo porque sintió que era una técnica más eficaz, sino también porque encajaba de forma más natural con su personalidad.

Cuando Sullivan introdujo su propia variedad de terapia psicoanalítica, esto reflejaba su necesidad de cercanía en la relación psicoterapéutica; era un hombre más solitario que Freud. Y cuando Albert Ellis introdujo la terapia emotiva racional, esto también reflejó su propia personalidad, que era mucho más directa y conflictiva que la de muchos de sus pares psicoanalíticos.

Es decir, las diferencias entre los dos tipos de terapias descritas anteriormente, directivas y no directivas, son representaciones de diferencias entre dos tipos de personas que practican estas terapias, y no solo diferencias entre estilos o técnicas. Si bien mi objetivo aquí no es describir en detalle las diferencias de personalidad entre estos dos tipos de terapeutas (sino simplemente señalar que tales diferencias existen), parece posible que el terapeuta directivo tenga una mayor necesidad de estructura y tal vez de control, mientras que el El terapeuta no directivo está más impulsado por sus cualidades introspectivas y su necesidad de comprensión.

Ramificaciones para la educación y el tratamiento

Si es cierto que la orientación teórica de un terapeuta fluye de su personalidad y no puede ser considerada separadamente de ella, esto tendría ramificaciones significativas para la formación de psicoterapeutas y el tratamiento de pacientes. En términos de formación y educación, el terapeuta joven debe explorar con mucho cuidado las diversas modalidades de terapia para ver cuál se siente más auténtica.

Ciertamente, un análisis personal o una psicoterapia es un buen lugar para comenzar, aunque el trabajo introspectivo no debe terminar ahí. El alumno debe sumergirse en la literatura, centrándose particularmente en los principios filosóficos que subyacen a cada orientación teórica. Debe mirar su vida y ver cómo la vive en relación con los demás y consigo mismo. Sólo entonces podrá seleccionar un enfoque terapéutico auténtico.

Cuando se trata de tratamiento, el terapeuta debería limitarse a trabajar con pacientes con los que siente que puede ser más auténtico, ya que sólo cuando el terapeuta es auténtico puede ser eficaz. Es importante destacar que tales decisiones sobre a quién tratar y a quién no tratar no deben tomarse únicamente sobre la base del diagnóstico, ya que las características personales de los pacientes con un trastorno psiquiátrico dado pueden ser tan variadas como las características personales de las personas en la población general. . . Sostengo que el terapeuta debe usar solo un sombrero en la sala de consulta, y si siente que un enfoque terapéutico diferente probablemente sea más beneficioso para un paciente en particular, entonces no debe ponerse un sombrero diferente sino derivar al paciente en consecuencia. .

Conclusión

En este artículo, he argumentado que la orientación psicoterapéutica es un reflejo de quién es el terapeuta como persona, y que no debe considerarse algo que pueda simplemente adoptarse o aplicarse a voluntad. En consecuencia, también he argumentado que el terapeuta «ecléctico» es un mito. Dado que el terapeuta ecléctico solo puede tener una orientación teórica auténtica, en mi opinión, sería prudente derivar a otros terapeutas a los pacientes que no encajan bien en lugar de tratar de aplicar una terapia que va en contra de su personalidad. Tales ideas tienen ramificaciones significativas tanto para la formación de psicoterapeutas como para el tratamiento de pacientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies