La revisión de la historia es fundamental para cualquier ciencia, ya que así empieza a conocer los orígenes de la psicología en la edad media y cuáles fueron las bases sobre las que se construyó, para esto se ha divido esta en periodos en los cuales se agrupan una serie de sucesos que llevan a el desarrollo de la humanidad, en este texto es especial se tratara la historia de la psicología en la edad media y los avances que se tuvieron en la psicología desde el mundo islámico y uno de sus mayores exponentes Avicena, que dieron pie a los grandes avances en el renacimiento.

Siempre se ha contado la historia de la psicología en la edad media desde el punto de vista eurocéntrico, sin tener en cuenta los increíbles avances que se dieron en oriente específicamente en el mundo islámico y uno de los grandes autores que resaltan esIbnSīnāo en occidente conocido como Avicena y el desarrollo de la psicología islámica, que si hubiera influenciado más a occidente este periodo no sería de pocos adelantos en el  campo psicológico y de estancamiento científico de la disciplina. Cabe aclarar que solo se tratara el periodo de alta edad media en los que la psicología islámica y Avicena tuvieron gran repercusión en el desarrollo de la relación entre funciones cerebrales y fenómenos psicológicos.

En el mundo islámico la historia de la psicología en la edad media logró desarrollos desde las facultades naturistas y bajo los postulados del gran pensador griego Aristóteles, situando los fenómenos psicológicos en el contexto fisiológico con la ayuda de la medicina, los médicos islámicos centraron sus esfuerzos en ubicar –vagamente-  en el cerebro los aspectos del intelecto plantados por los filósofos como Aristóteles.  Para esto tomo las tres facultades planteadas por el filósofo griego que eran: sentido común, imaginación y memoria; para crear una lista de 7 facultades, que estaban organizadas ascendentemente y empezaban desde la más cercana al cuerpo y los sentidos hasta la facultad que se acercaba al intelecto. Estas siete facultades son originadas en los sentidos internos y son: sentido común, imaginación retentiva, imaginación compositiva humana y animal, Estimativa, Memoria y Recuerdo.

La primera facultad es el sentido común en el que se recibe y se es consciente de la información del mundo; después se encuentra la imaginación retentiva,  que está entrelazada con la primera facultad, ya que, en esta es en donde se puede recordar o recuperar la información del mundo recibida en la anterior facultad. Las siguientes son la imaginación compositiva humana y animal, a las que se les atribuye la creación y uso de las imágenes mentales que son compuestas por las imágenes que están en la imaginación retentiva y que su finalidad es crear objetos imaginarios, pero esto solo se da en los humanos exclusivamente, mientras que los animales solo se dan asociaciones. La quinta facultad corresponde a la estimativa que ayuda principalmente a juzgar el posible beneficio o daño de los distintos objetos.  Las últimas facultades son la Memoria y recuerdo, en estas es en donde se almacenan los juicios o intuiciones que se daba en la facultad estimativa y gracias a esto es posible recuperar esta información acerca de los objetos del mundo, el recuerdo está compuesto por ideas simples o ideas generales que se basan en la experiencia.

Avicena situó estas facultades en los ventrículos del cerebro, en el primer ventrículo se ubicaba el sentido común y la imaginación retentiva, el segundo está integrado por imaginación compositiva humana y animal, en el tercero Avicena situó la estimativa y en el último ventrículo está la memoria y el recuerdo.

El desarrollo de la psicología islámica aunque tiene mucha falencias y postulados erróneos abrió el camino al estudio de los fenómenos psicológicos basados en el funcionamiento del cerebro que predomina en el estudio de la psicología en la actualidad, así que el camino que tomó la psicología en la edad media fue fundamental para los desarrollos que vendrían en las siguientes etapas gracias al aporte de grandes autores como Avicena, San Agustín o Santo Tomás. Por último, es necesario recatar que los avances que se dieron en la cultura oriental como los expuestos en este texto son fundamentales para la historia de la psicología y deberían tener mayor reconocimiento dentro de la disciplina.

Referencia

Leahey, T. H. (2005). Historia de la Psicología: principales corrientes en el pensamiento psicológico. (6ª. Ed.). Madrid: Prentice Hall.

Tatiana Rojas Hernández.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies