Seleccionar página

Es bastante evidente para los médicos que han trabajado con parejas durante algún tiempo, si no para todos los que tienen una relación a largo plazo, que las parejas recuerdan las cosas de manera diferente. Recuerdan diferentes versiones del mismo evento, o uno puede no recordar un evento que el otro recuerda vívidamente.

Las parejas infelices pelean por las diferencias en los recuerdos, y cada miembro de la pareja afirma el chauvinismo de la memoria: la ilusión de que la memoria de uno es un registro histórico superior.

El chauvinismo de la memoria parece siniestro para aquellos que leen artículos de psicología pop sobre «gaslighting». Trabajé exclusivamente con parejas que sufrían resentimiento crónico, ira y abuso emocional durante 30 años antes de escuchar a los clientes usar el término «gaslighting» en 2017. Desde entonces, aparece regularmente, casi siempre mal.

El gaslighting, que deliberadamente hace que los socios cuestionen su realidad, existe, pero no debemos confundirlo con diferencias honestas en el recuerdo.

Evite el chauvinismo de la memoria.

Tenemos que ser humildes acerca de la precisión de nuestros recuerdos. La memoria no evolucionó como un álbum de fotos del pasado. (Si lo hiciera, no necesitaríamos álbumes de fotos.) La memoria evolucionó para ayudarnos a negociar el entorno ahora. El recuerdo de pisar un clavo nos hace vigilar nuestro paso. Es poco probable que recordemos la fecha en que sucedió, el tipo y la ubicación del clavo, si estaba oxidado, doblado o recto, o si era un clavo y no un trozo de vidrio, una astilla o una piedra afilada. La precisión de la memoria es menos influyente que su utilidad. La utilidad de la memoria difiere para cada socio.

Lo que recordamos y cómo lo recordamos depende de los estados mentales y fisiológicos actuales y de las condiciones ambientales. Cuando estamos tristes, estresados, cansados, hambrientos, resentidos, ansiosos, percibiendo amenazas del ego o en una habitación sobrecalentada, es probable que recordemos aspectos negativos de los eventos. Cuando estamos interesados, relajados, cómodos y sintiéndonos bien con nosotros mismos, es probable que recordemos aspectos positivos. Por supuesto, las parejas tienen diferentes metabolismos, niveles de comodidad y, la mayoría de las veces, diferentes estados mentales.

Las parejas también tienen diferentes contextos de recuerdo: diferentes temperamentos, historias familiares y niveles hormonales. Tienden a tener diferentes vulnerabilidades psicológicas con defensas muy desarrolladas.

La precisión del recuerdo se ve más afectada por las expectativas y por la importancia percibida de lo que se recuerda. Tendemos a percibir lo que esperamos percibir y recordar lo que esperamos que haya sucedido en función de la importancia que le asignamos al evento recordado. Los socios tienden a tener diferentes expectativas y asignan diferente importancia a recuerdos específicos.

Sin verificación objetiva (como un álbum de fotos), la precisión de la memoria es ilusoria, basada en una concepción errónea de su función evolutiva.

Hechos versus experiencia

Por lo general, un socio recuerda hechos mientras que el otro recuerda experiencias. Las versiones extremas son flashbacks que inundan los recuerdos de emoción y los recuerdos fotográficos desprovistos de sentimiento.

Esta es una manera divertida de probar la hipótesis de hechos versus experiencia con amigos. Pida a los socios por separado que describan sus vacaciones. Uno recordará las horas de salida de los vuelos, los hoteles, las opciones de restaurantes y los costos, mientras que el otro recordará el sabor de la comida, las puestas de sol, las flores silvestres, el vigorizante frío del aire de la mañana y la conexión o desconexión emocional.

Cuando los socios discuten sobre lo que sucedió, uno se enfoca en los hechos y descarta la experiencia, mientras que el otro se enfoca en la experiencia, descartando los hechos. Ambos están convencidos de que tienen toda la razón. Ambos tienen parte de razón.

Una lesión sufrida versus una lesión infligida

Si bien los recuerdos de heridas pasadas nos ayudan a evitarlas en el futuro, hay menos ventajas evolutivas en recordar las heridas que infligimos. Vale la pena repetir que en una discusión típica, ambos miembros de la pareja recuerdan lo más hiriente que el otro dijo o hizo. Pero ninguno recuerda haber dicho o hecho algo inmediatamente antes del daño. En piloto automático, recordamos las reacciones de nuestros socios, pero no a qué reaccionaron. Este último requiere una reflexión esforzada.

Pruebe la hipótesis del sufrimiento infligido:

1. Escriba lo peor que dijo o hizo su pareja en una discusión.
2. Piensa mucho para recordar lo que dijiste o hiciste inmediatamente antes.
3. Comprueba tu respuesta al número 2 con tu compañero.

Los recuerdos divergentes de experiencias compartidas duelen.

El trabajo de Daniel Kahneman distingue entre el yo experimentador, que es de corta duración, y el yo recordado, cómo nos sentimos cuando reflexionamos sobre experiencias y percepciones. El sentido del yo se deriva de los recuerdos. Cuando los socios desafían los recuerdos del otro, el sentido de sí mismo parece estar bajo ataque. Los desacuerdos leves o las diferentes perspectivas pueden sentirse como rechazo, incluso como traición. Las parejas caen en una trampa dolorosa:

Si me quisieras, recordarías las cosas como yo.

El enfrentamiento es más doloroso cuando se acusan mutuamente de «engañar».

Cómo escapar del dolor del chauvinismo de la memoria

Reconocer el sesgo negativo de la memoria. Debido a su importancia inmediata para la supervivencia, las emociones negativas obtienen un procesamiento prioritario en el cerebro. Los recuerdos negativos ocurren automáticamente. Pero a menos que la experiencia haya sido traumática, la negatividad nunca es la imagen completa.

Trate de reflexionar sobre los recuerdos positivos u otros aspectos de la memoria negativa. Por ejemplo, es posible que se haya sentido irritable por el estrés del viaje, pero también disfrutó de muchas cosas de las vacaciones, que puede recordar conscientemente.

Reconoce que el enfoque mental distorsiona. El enfoque mental amplifica y magnifica; en lo que nos enfocamos se vuelve más importante que en lo que no nos enfocamos. Los argumentos sobre los recuerdos magnifican las diferencias y desdibujan las similitudes.

Centrarse en las diferencias en los recuerdos de los socios hace que sea imposible reconciliarlos. Centrarse en las similitudes lo hace más fácil.

Reconstruye la memoria implícita. Los recuerdos implícitos son aquellos a los que se accede fuera de la conciencia. Por ejemplo, las indicaciones para llegar a su casa están en la memoria implícita mientras conduce hasta allí. Pero si alguien pregunta cómo llegar a tu casa, haces un esfuerzo consciente para recordarlo. Usamos la memoria implícita mucho más que el recuerdo consciente esforzado.

La memoria implícita está dominada por experiencias pasadas y respuestas habituales. Es especialmente influyente en entornos familiares con personas conocidas. Hacemos más en piloto automático en casa que en cualquier otro lugar. Por eso, en las relaciones cercanas, tendemos a repetir los errores y por eso debemos reflexionar sobre los efectos de nuestro comportamiento en los seres queridos.

Reacondicionamos la memoria implícita practicando repetida y deliberadamente nuevas respuestas. En nuestros campos de entrenamiento, practicamos atenuar los resentimientos con compasión, lo que lleva a negociaciones más exitosas y relaciones más satisfactorias.

Reconocer la naturaleza transitoria de los sentimientos negativos. Centrarse en los sentimientos carga experiencias de sentimientos similares en la memoria implícita, creando un efecto de cadena y una ilusión de que los sentimientos negativos son permanentes. Son todo lo contrario. Si te sientes mal ahora, pronto te sentirás mejor a menos que permanezcas enfocado en los sentimientos negativos. Valide cómo se siente, pero concéntrese en cómo quiere sentirse y observe si se cargan más experiencias positivas en la memoria implícita.

Hacer las paces. El efecto de actualidad de la memoria sostiene que el más reciente de una serie de eventos influye desproporcionadamente en los juicios sobre los eventos. Una discusión al final de las vacaciones parece estropear una semana agradable. Desarrolle el hábito de besarse y reconciliarse después de una discusión o cualquier experiencia negativa en reconocimiento de que sus desacuerdos y sentimientos negativos transitorios no disminuyen su amor mutuo. Si tus hijos te ven discutir, asegúrate de que te vean besarte y maquillarte.

Aceptar las diferencias en los recuerdos y reconciliarlos siempre que sea posible. Busque similitudes en aspectos de los recuerdos y admita posibilidades.

“Me asusté cuando anoche cortaste ese SUV en el camino a casa”.

“No recuerdo cortar el paso a nadie, pero sí recuerdo estar irritado en el tráfico, así que probablemente lo hice. Trataré de ser más sensible a tus sentimientos y no solo a mi propia irritación”.

No contradigas ni acuses. Evite afirmaciones como «Eso nunca sucedió» y «Recuerdas lo que quieres recordar».

Concilia diferentes estrategias de afrontamiento. A nadie le gustan las experiencias negativas, pero las parejas tienden a lidiar con ellas de diferentes maneras, dependiendo de su vulnerabilidad central. Si es miedo, se centran en lo negativo y quieren hablar de ello con la esperanza de evitarlo y evitar que vuelva a ocurrir en el futuro. Si es vergüenza, quieren distraerse y hablar de algo más interesante, si es que hablan. Uno minimiza las amenazas y los errores del pasado; el otro los exagera. Para los ansiosos y los que evitan el miedo, vivir es recordar. Para los que evitan la vergüenza, vivir es olvidar.

Puede reconciliar estas diferencias poniendo el evento recordado en el futuro. La vergüenza se trata de fracasos pasados ​​que implican insuficiencia. El miedo se trata de una amenaza futura: es decir, el dolor del pasado podría volver a ocurrir. El recuerdo de que tu pareja te lastimó te motiva a buscar seguridad, no a frotarle la nariz a tu pareja con el error. La motivación de la vergüenza por los errores del pasado es corregirlos ahora apoyando el bienestar de tu pareja.

Si eres la pareja lastimada, deja en claro que quieres que te aseguren que no volverá a suceder, sin intención de castigar. La pareja que evita la vergüenza debe tranquilizar con la validación del dolor y expresiones de arrepentimiento. Esto debe ir seguido de un plan de acción para respetar los sentimientos en el futuro cuando ocurran antecedentes similares (estados mentales y físicos y factores estresantes). Independientemente de si la ofensa fue intencional, indique qué hará cuando se repitan los antecedentes.

Siento haberte molestado. La próxima vez que me sienta estresado, hambriento o cansado, tocaré tu mano y recordaré que eres importante para mí”.

Nos sentimos impotentes cuando pensamos en eventos negativos del pasado y empoderados cuando planificamos correcciones en el futuro.

Construye futuros recuerdos. Kahneman señala que cuando pensamos en el futuro, imaginamos recuerdos que podríamos tener. Deje que los pensamientos sobre los recuerdos que desea disfrutar guíen su comportamiento.

El chauvinismo de la memoria nos atrapa efectivamente en el pasado. El chovinismo de escapar de la memoria nos empodera para cambiar el futuro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies