Seleccionar página

La razón es la capacidad de aplicar la lógica en la búsqueda de la verdad. Para aplicar adecuadamente la lógica, necesitamos conocimiento; tanto el conocimiento como la lógica son esenciales para encontrar la verdad. Usamos datos y herramientas para estimar la probabilidad de que algo sea «fáctico».

Fuente: Armin Zadeh

¿Cómo sabemos si algo es realmente cierto? Bueno, no lo hacemos, en su mayor parte. Mucha de la información que recibimos es de terceras fuentes y no tenemos forma de verificarla. En algunos casos, tenemos experiencia que puede ayudar a evaluar la precisión de los informes.

Ante todo, usamos la razón para medir la probabilidad de que algo sea cierto. En el proceso, consideramos la confiabilidad de las fuentes, la consistencia de la información entre las fuentes y la plausibilidad. Muy importante es la evaluación del sesgo, nuestro propio sesgo así como el de las fuentes.

Nuestra suposición inicial puede resultar incorrecta y reconocer el error es fundamental en el proceso de encontrar la verdad, aunque es una fuente común de fallas. Admitir un error puede percibirse como debilidad, mientras que, irónicamente, en realidad es una señal de confianza y fortaleza.

En el ejemplo de la controversia de las elecciones presidenciales de 2020, pocos tienen conocimiento directo de los datos subyacentes. Para tener una idea de si el reclamo de fraude es cierto, consideramos que el caso fue abordado por muchas personas, incluidos empleados gubernamentales de ambas partes, jueces, abogados y reporteros de todo el mundo. Se han publicado numerosos informes y el consenso es que no hubo irregularidades significativas que pudieran haber cambiado los resultados oficiales de las elecciones.

Los informes dentro y fuera de los EE. UU. han sido en gran medida consistentes. La plausibilidad de esta conclusión se fortalece aún más por los fuertes incentivos para que los periodistas reporten irregularidades. Dada la fuerte evidencia en contra de la hipótesis de la «elección robada», entonces, es razonable concluir que el resultado de la elección fue legítimo.

Además, la suposición alternativa, presentada por algunos, de que un gigantesco encubrimiento que involucra al gobierno, la mayoría de los periodistas, jueces y expertos legales evita que se revele la verdad no es plausible ni está respaldada por evidencia adecuada. Incluso si rechazamos todas las pruebas, es muy improbable que un encubrimiento que involucre a tantas personas pueda ocultarse en un mundo donde casi cada palabra está registrada en alguna parte. Sin embargo, millones de personas se aferran a la teoría de la conspiración y rechazan el consenso de abogados, expertos, académicos y periodistas.

Las teorías de la conspiración, por supuesto, siempre han encontrado partidarios a lo largo de la historia. Hay quienes creen que nunca aterrizamos en la luna, que la tierra es plana, que el virus del SIDA nunca existió, que el Titanic nunca se hundió y tantos más.

Sin embargo, en su mayor parte, las personas que expresan tales pensamientos irracionales han sido marginadas y excluidas de posiciones influyentes. Todos los arreglos sociales y el progreso de la vida humana se basan en la razón. Los conceptos de tiempo, ubicación, distancia y, esencialmente, todos los aspectos de la vida diaria se basan en la evidencia, la lógica y el conocimiento. Por el contrario, la irracionalidad está impulsada por deseos y creencias desprovistas de pruebas creíbles.

Los controles y equilibrios dentro de una sociedad suelen exponer a individuos ilógicos. Las personas abiertamente irracionales rara vez tenían herramientas efectivas para propagar sus ideas y encontrar personas de ideas afines. Los editores, académicos e intelectuales sirvieron como guardianes para difundir información y probablemente desacreditaron afirmaciones sin respaldo probatorio.

Esto cambió drásticamente con la llegada de Internet, particularmente de las redes sociales. De repente, gente de todo el mundo encontró a otros que compartían sus oscuras ideas, lo que no solo permitió que se propagaran tonterías, sino que también animó a muchos seguidores silenciosos a unirse. El resultado es una pandemia de delirio, con ideas que mutan y se vuelven cada vez más hostiles hacia los académicos y la “élite” que intentan exponer y desaparecer pensamientos y teorías ilógicas.

Tristemente, encontramos nuestras sociedades profundamente divididas ahora entre aquellos que creen en la razón y aquellos a quienes les gusta formar su realidad a su gusto, sin tener en cuenta ninguna evidencia en contrario. Con estas premisas, no hay un terreno común para el discurso constructivo. El aspecto crítico de la división de nuestra nación es que un intercambio sensato parece cada vez más imposible porque una gran parte de la gente ha descartado la lógica y el conocimiento como base de la comunicación humana. Sin un modo común de comunicación, la convivencia pacífica está en peligro.

El rechazo a la razón a menudo coexiste con la xenofobia, el racismo y la misoginia, así como con el desdén por los intelectuales, las élites y el gobierno, en gran medida porque suele ser más fácil culpar a los demás que enfrentarse a la dura realidad. La irracionalidad se presta a chivos expiatorios y mensajes simplistas en lugar de desenredar dinámicas complicadas en una sociedad.

Relaciones Lecturas esenciales

armin zadeh

Fuente: Armin Zadeh

La capacidad de superar estos sesgos puede adquirirse a través de la educación, la experiencia y la razón, un proceso a menudo lento y arduo. Desafiar nuestro marco intelectual es incómodo. Por otro lado, los estereotipos a menudo se introducen durante la infancia y se propagan de generación en generación.

Nuestro progreso en la superación de los prejuicios ha sido dolorosamente lento a pesar de los líderes religiosos e intelectuales influyentes, que han estado enseñando la aceptación y el altruismo durante siglos. Mientras miles de millones se suscriben a las religiones, muchas de esas personas luchan por aplicar sus enseñanzas a la vida diaria. Nunca deja de sorprender cómo las personas que afirman ser fieles a su fe traicionan lo mismo en el mismo núcleo a través de su hostilidad e incluso violencia hacia otras personas.

El progreso, sin embargo, es innegable. En unas pocas generaciones, hemos visto la abolición de la esclavitud y la segregación, y hemos avanzado mucho en la lucha contra la intolerancia hacia las mujeres y las minorías. El progreso no ha sido igual entre las sociedades ni dentro de ellas. También es claro que con cualquier progreso hay resistencia a la aceptación de nuevas normas o reglas.

Los contratiempos, lamentablemente, son parte de la historia humana. Si bien el progreso puede detenerse de manera intermitente, no puede detenerse por completo porque el impulso por la igualdad está profundamente arraigado en el tejido de la naturaleza humana. La historia sugiere que estamos en un camino para mejorar, pero también está claro que el camino es largo, difícil y sinuoso.

¿Qué podemos hacer para combatir el rechazo global de la razón en nuestro tiempo? Ante todo, argumento que las personas racionales tienen que unirse y permanecer juntas. No podemos permitir que el engaño masivo erosione nuestras sociedades y ponga en peligro décadas de progreso.

Hay muchas personas a través de las afiliaciones de partidos políticos que se suscriben a las reglas de la razón. Necesitamos encontrarlos y formar una coalición de racionalidad, promoviendo un diálogo respetuoso y sensible y la recopilación imparcial de conocimientos. Se están formando coaliciones contra la irracionalidad en muchas democracias de todo el mundo. Estados Unidos no puede quedarse atrás en este esfuerzo.

Debemos participar activamente en todas las elecciones para mantener la democracia y salvaguardar los derechos civiles. Argumento que nadie debería creer que un voto personal no hace ninguna diferencia. Las elecciones se deciden por márgenes pequeños y no se puede subestimar el impacto en nuestra vida diaria.

armin zadeh

Fuente: Armin Zadeh

Necesitamos participar en todas las plataformas disponibles y hacer frente a las tonterías, la desinformación y la intimidación. Mientras nos mantenemos firmes con nuestros principios básicos de respeto por todos, debemos seguir extendiendo nuestras manos a aquellos que están dispuestos a escuchar. El amor siempre tiene la razón, y yo argumento que esto tiene tanto que ver con el amor como con la razón.

La xenofobia, el racismo y el desdén por cualquiera son contrarios al amor. Cerrar nuestras mentes a la verdad y la razón socava los cimientos de nuestras comunidades, lo que también es contrario al amor. El amor pide respeto, humildad y empatía hacia cualquiera.

No podemos olvidar esto. No podemos quedarnos en silencio. Si bien el amor siempre tiene la razón, también es frágil y puede ser oprimido por la ideología. No todas las personas en la Alemania nazi eran monstruos desprovistos de amor, pero muchos se dejaron engañar por narraciones irracionales o no tuvieron el coraje de resistir. Si no defendemos el amor y la razón todos los días, podemos pagar un precio horrible, como lo ha demostrado la historia una y otra vez.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies