Seleccionar página

El otro día, una de mis estudiantes me contó acerca de una discusión bastante «intensa» que estaba teniendo con su pareja acerca de sus respectivas creencias en Dios (o la falta de ellas). Se describió a sí misma como agnóstica, mientras que su pareja era rotundamente atea. Se crió en un hogar profundamente cristiano y, a medida que crecía, se dio cuenta de que todas las afirmaciones sobre el creacionismo y un hombre barbudo en el cielo eran absurdas. Desde este punto de vista, con su creciente conocimiento de las ciencias naturales, no vio ninguna razón legítima para creer en un dios sobrenatural. Y sintió que era un «policía» decir que sabes lo que crees.

Ella estuvo de acuerdo con él en que las afirmaciones religiosas concretas y literales que van en contra de nuestro conocimiento científico son absurdas. También señaló que, dadas todas las diferentes versiones religiosas de la realidad, el punto es que no todas pueden ser verdaderas de manera literal. Y cree que se ha hecho mucho daño en nombre de la religión. Sin embargo, también sintió que era un poco arrogante pretender que sabíamos que no había ningún dios o que no había nada como un dios en el universo, por lo que argumentó que la certeza con la que afirmaba saber que no había nada más estaba equivocado en algún nivel.

Después de escucharla transmitirme este intercambio, le respondí que, como ateo agnóstico, básicamente estaba de acuerdo con ambos. Estoy de acuerdo con él en el sentido de que soy ateo cuando se trata de las versiones religiosas concretas y literales de Dios que he visto (ver aquí, sin embargo, para una concepción potencialmente viable de «Dios» desde el punto de vista). visión de una teología liberal). El prefijo «a» aquí significa sin o no (como en amoral o apolítico) y «teísmo» significa creencia en un Dios personal. Entonces, para mí, «ateísmo» significa literalmente que no creo en un dios personal. (Por cierto, creo que esta es una posición más lógicamente defendible que afirmar que sé que no hay un dios personal).

El agnosticismo significa no saber, estar inseguro o no saber si cree o no en algo. Para mí, ser agnóstico en este contexto se refiere a mi ignorancia e incertidumbre sobre lo que podría existir en el universo. Piénsalo de esta manera. La ciencia moderna nos dice que hay aproximadamente 100 mil millones de estrellas en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Por lo tanto, nuestra galaxia es tan grande que es esencialmente imposible de comprender. ¡Ahora considere que las mejores suposiciones actuales son que el universo observable consiste en 100-200 MIL MILLONES de galaxias!

Pero espera, no hemos terminado. El comportamiento de las galaxias lleva a los cosmólogos a la conclusión de que entre 100 y 200 mil millones de galaxias representan solo una pequeña parte de la materia y la energía que componen «la totalidad» del universo. Los cosmólogos llaman materia oscura y energía oscura a los elementos que componen la parte «no observable», y la estimación estándar actual es que la energía oscura y la materia oscura constituyen el 96% de la masa y energía actuales del universo.

En resumen, es difícil para mí ver cómo un humano no puede sentirse humillado por la inmensidad del universo. Y aunque la inmensidad del universo ciertamente no es una prueba en sí misma de entidades semejantes a Dios, me parece que no estamos en condiciones de descartar posibilidades. Y ni el razonamiento científico ni nuestro conocimiento científico actual obligan a esta conclusión. Au contraire, je pense qu’en ce moment la meilleure conclusion scientifique est que l’univers est immense au-delà de l’entendement, et Dieu seul sait ce qu’il y a à l’intérieur (ou à l’extérieur ? ) de él. Creo que solo un impulso emocional de creer que tal cosa no podría existir sería lo que resultaría en la fuerte creencia de que sabemos que no existe una entidad semejante a Dios por ahí.

Entonces, la próxima vez que surja una discusión entre un ateo y un agnóstico, ambas partes podrían preguntarse si su perspectiva podría rectificarse adoptando el punto de vista de un agnóstico ateo. Expresa que uno es ateo cuando se trata de las concepciones humanas actuales de un dios personal concreto y literal, pero la posición permite la humildad apropiada sobre lo que podría haber en la inmensidad de nuestro universo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies