Seleccionar página

«Ahora que has encontrado una nueva estrella en órbita, podría ser amor
Creo que es demasiado pronto para llamarnos viejos
¿Cuándo y dónde pasamos frío?
Pensé que te tenía esperando. «- El XX

Las decisiones románticas, especialmente cuando se trata de relaciones a largo plazo, son difíciles. Una gran cantidad de opciones atractivas hace que las personas sean cautelosas antes de entablar una relación. No buscar una oportunidad romántica seductora a menudo se ve como un compromiso romántico. Sin embargo, es imposible examinar todas las posibles opciones interesantes. Además, la investigación romántica en sí misma tiene sus propios atractivos y costos.

Pon a alguien en espera

Fuente: wavebreakmedia / Shutterstock

No podemos recorrer todos los caminos románticos posibles, por lo que tenemos que priorizar y sortear algunos caminos: algunos caminos se abandonan para siempre, mientras que otros se suspenden por un día lluvioso o simplemente para variar. Poner a alguien «en espera» en el ámbito romántico es decidir posponer una decisión sobre cómo será su relación futura. Sin embargo, la decisión de no decidir no significa terminar una relación romántica por completo. Por el contrario, impide temporalmente que dicha relación termine o se desarrolle por completo.

Detrás de este comportamiento aparentemente plausible de poner a alguien en espera está la suposición de que el tiempo no importa y que el ser querido un tanto descuidado mantendrá pacientemente la misma actitud amorosa. Aunque un gel tan romántico es posible en determinadas circunstancias, los amantes no siempre pueden ignorar el paso del tiempo. Dado que el amor necesita tiempo para desarrollarse y profundizarse, el mal uso del tiempo, o nada en absoluto, puede arruinar una relación. El tiempo que se pasa sin progreso no es simplemente una pérdida de tiempo; a menudo es dañino.

La canción «On Hold» trata sobre un hombre que renunció a una relación romántica, posiblemente por otra relación, mientras todavía creía que todavía tendría la opción de reanudar la relación que pensaba que estaba suspendida. La mujer, sin embargo, se fue sin él, y ahora parece sentir que ella lo traicionó al no esperar indefinidamente su decisión.

Poner a alguien en espera es una táctica popular en los sitios de citas. Los sitios brindan acceso a tantos socios potenciales que las personas dan prioridad a las personas que les gustaría conocer. Como dijo un hombre: “Si algo anda mal en mi relación actual, volveré a mi lista de otras 20 mujeres.

Poner en espera a aquellos que conociste brevemente es comprensible. Dárselo a alguien con quien tiene una relación continua es más problemático, ya que reduce en gran medida las posibilidades de que la relación se profundice. Cuando pone a alguien en espera, reduce los recursos que invierte en la relación y su actitud hacia la pareja se vuelve menos positiva. Tu pareja lo sentirá inevitablemente.

Tipos de espera

«No puedes apresurarte mi amor, no, solo tendrás que esperar;
Ella dijo que el amor no es fácil, bueno, es un juego de toma y daca;
No puedes exprimir el amor, no, solo tendrás que esperar;
Solo confíe en los momentos adecuados, no importa cuánto tiempo lleve. «- Las Supremes

Esperar un amante generalmente se considera un signo de amor profundo. Numerosas historias y canciones dan testimonio de la virtud de la espera. La Biblia, por ejemplo, cuenta la clásica historia romántica de Jacob, quien esperó a Raquel durante 14 años.

Hay dos tipos principales de expectativas vinculadas a la elección de una pareja romántica: esperar mientras se intenta superar los obstáculos externos a la relación romántica y esperar mientras se intenta optimizar la elección de la pareja.

El primer tipo de expectativa se refiere a una pregunta relativamente simple: los dos amantes están seguros de su amor mutuo y comparten el deseo de superar los obstáculos externos que les impiden establecer una relación romántica en toda regla. A menudo lleva tiempo, que los amantes están felices de invertir para asegurar un futuro juntos.

El segundo tipo de espera es más complejo. El proceso de elección de una pareja romántica es múltiple y debe tener en cuenta varias consideraciones a corto y largo plazo. Este proceso se puede realizar por dos razones principales: examinar las cualidades a largo plazo de un socio potencial a fin de comprender mejor las cualidades esenciales positivas y negativas de la persona, así como su idoneidad como socio, y explorar las valor comparativo. de tu pareja cuando sales con otras personas.

El primer camino o razón está asociado con un intento de asegurar que exista la posibilidad de desarrollar un amor profundo a largo plazo; el segundo está asociado con poner su decisión en espera mientras verifica la clasificación de su socio en relación con los demás. Mientras que el primer camino o motivo da como resultado un proceso concreto que puede completarse en un tiempo razonable, el proceso resultante del segundo no tiene límites de tiempo. El primero, en el que la relación sentimental se va estableciendo paulatinamente, forma parte del proceso de seducción, en el que dos amantes se conocen y profundizan sus actitudes positivas hacia el otro. El segundo se manifiesta en una búsqueda comparativa constante del mejor producto disponible en la ciudad, y esta búsqueda no tiene fin, porque hay un suministro constante de productos frescos.

Poner a alguien en espera no indica un paso en el camino hacia la profundidad romántica, sino un paso en la autopista para romper una relación determinada. En la primera forma o motivo de elección de pareja, las importantes actividades conjuntas de los amantes son necesarias para desarrollar un amor profundo. Al poner al amado en espera, el fracaso de las otras actividades del amante es necesario para permitir que florezca la unidad de los amantes. Es una especie de segunda mejor opción por defecto.

Ambas formas de elegir pareja son valiosas en diferentes circunstancias, pero cuando se trata de un amor profundo y duradero, la primera es la que debemos priorizar.

Deja las puertas románticas abiertas

«La vida no se trata de tener buenas cartas, se trata de jugar las que tienes bien». —Josh Billings

El fenómeno de poner en espera a un ser querido está ligado al deseo fundamental del ser humano de no dejar sin explorar ninguna puerta romántica. Pero para que se abran muchas puertas románticas, tenemos que poner en espera a algunos amantes, dejar que esperen su turno.

Nuestra imaginación juega un papel crucial en nuestra vida (y nuestro amor), y tenemos una tendencia innata a desear lo que está más allá de nuestras circunstancias actuales. Sin embargo, abrir todas las puertas románticas que atraen puede tener costosas ramificaciones. Dejar todas las opciones abiertas no es realista; nuestros recursos son limitados. El amor requiere inversión, y dejar vivas todas las opciones románticas puede hacer que el amor se diluya demasiado. Por otro lado, cerrar puertas románticas es incompatible con el importante papel que juegan el cambio, la curiosidad y la superación en nuestras vidas.

En su libro Predictably Irrational (2008), Dan Ariely sostiene que las personas tienen una tendencia irracional a mantener abiertas las opciones durante demasiado tiempo y, por lo tanto, terminan persiguiendo opciones poco prácticas. Dada la mayor libertad en la sociedad moderna, la gente «no se ve acosada por la falta de oportunidades, sino por una abundancia vertiginosa de ellas», escribe. Delgado.

Otro riesgo de tal comportamiento, señala Ariely, es que algunas opciones desaparecen si no invertimos suficientes recursos para mantenerlas vivas. Esta desaparición puede ocurrir «demasiado lentamente para que podamos verlos desaparecer». Argumenta que debemos cerrar algunas de nuestras opciones; de lo contrario, es posible que lo mejor no sobreviva. El precio a pagar por mantener vivas tantas opciones puede ser mayor que la posible recompensa que podríamos obtener de ellas.

El amor profundo cierra muchas puertas abiertas a medida que nos enfocamos en el ser querido. Cuando alguien tiene muchos amantes, no consideramos que esa persona esté profundamente enamorada de uno de ellos. Una de las principales críticas a la promiscuidad es, de hecho, su ceguera. Es difícil no entrar y más difícil cerrar, puertas atractivas que permanecen abiertas. Como preguntó Paul Newman, «¿Por qué salir a comer una hamburguesa cuando tienes un bistec en casa?» (No obstante, engañó a su esposa con la reportera Nancy Bacon, lo que llevó a algunos en Hollywood a bromear: «Puede que Paul no salga a comer una hamburguesa, pero definitivamente saldrá a comer tocino»).

Comentarios finales

«Las cadenas no mantienen unido un matrimonio. Son hilos, cientos de pequeños hilos, los que unen a las personas a lo largo de los años». —Simone Signoret

La tendencia humana a dejar algo en suspenso y atravesar muchas puertas abiertas es natural e incluso necesaria en muchas circunstancias. Implica explorar otras formas de relación o de la vida en general con el fin de ampliar o mejorar nuestra situación actual. En la sociedad contemporánea, sin embargo, estas tendencias tienden a ser excesivas en el ámbito romántico, planteando obstáculos formidables para establecer un amor profundo y duradero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies