Seleccionar página

Tela

Fuente: Canva

Imagínese llamar a un amigo cercano. ¿De qué hablas? ¿El tiempo? ¿Tu celebridad favorita? ¿Esa amiga que no puede recuperar su vida? ¿Su hijo que se niega a hacer su tarea?

Ya sea que nos demos cuenta o no, muchas de nuestras relaciones se basan en la charla superficial, el desprecio mutuo por los demás y un enfoque ansioso en aquellos a quienes amamos. Es humano mantener una pequeña distancia cuando se habla del clima, o burlarse de una tercera persona. Hacemos esto porque una relación de dos a uno es inherentemente inestable. Cuando ambos odian o aman a la misma persona, este dúo de repente se vuelve mucho menos ansioso.

La mayoría de nosotros no queremos que nuestras relaciones se atasquen en conversaciones superficiales. Anhelamos relaciones en las que podamos hablar sobre nuestras creencias y experiencias, incluso si son diferentes. Queremos ser honestos acerca de lo que estamos haciendo y lo que queremos, sin que la otra persona trate ansiosamente de arreglarnos o alejarnos. Pero tener ese tipo de relación con nuestros amigos, y mucho menos con nuestra familia, parece abrumador.

El Dr. Murray Bowen, el padre de la psicoterapia familiar, creía que desarrollar lo que él llamaba una “relación de persona a persona” con los demás era una forma de convertirse en un ser humano más maduro. Pero, ¿cómo saber si tiene una “relación de persona a persona” con alguien?

Una relación de persona a persona se ve así:

  • Poder hablar sobre tus creencias y experiencias.
  • No te concentres en chismes o en preocuparte por alguien más.
  • No confíe en temas impersonales para dirigir la conversación.

No hay nada de malo en comentar sobre deportes o charlar sobre tu profesor o tus políticos. Pero cuando usamos estos temas de conversación para lidiar con la incomodidad en una relación, es posible que nos estemos perdiendo de lo que podría ser una relación más íntima.

¿A cuántas de sus relaciones les falta un elemento de persona a persona? Considere estas preguntas:

  • ¿Cuántas de sus relaciones familiares se basan en asuntos superficiales o en la preocupación por otro miembro de la familia?
  • ¿Cuántas de sus relaciones laborales se basan en quejarse de un jefe o compañero de trabajo?
  • ¿Cuántas de tus amistades están respaldadas por chismes sobre viejos conocidos o celebridades?
  • ¿Qué tan enfocado está su matrimonio en sus hijos?

Desarrollar una relación de persona a persona se trata, en última instancia, de definirse a sí mismo ante los demás. Cuanto más pueda convertirse en un «yo» en sus relaciones, más fácil será entablar una conversación íntima y significativa sin sentirse amenazado o a la defensiva.

Las familias pueden ser el lugar más difícil para desarrollar este tipo de relaciones. Las personas a menudo tienen una relación de persona a persona con uno de los padres y no con el otro. Muchas relaciones entre hermanos se basan en burlarse de los padres o preocuparse por otro miembro de la familia. Y los nietos a menudo presentan una imagen superficial y nítida a los abuelos, para que no sorprendan a la abuela en una tumba prematura.

Piense en alguien en su vida con quien le gustaría desarrollar una relación de persona a persona. ¿Cómo sería hablar de algo que está sucediendo con usted (ni con su amigo, ni con su hijo, ni con el clima)? Tenga en cuenta que compartir sus pensamientos con otra persona puede causar ansiedad. Pero anímese porque esta es la ansiedad asociada con convertirse en un ser humano más maduro y construir relaciones que puedan soportar diferencias y desacuerdos.