Seleccionar página

«¿Por qué no puedo dejar de fumar incluso cuando sé que el alcohol está arruinando mi vida?» Esta es la pregunta del millón de dólares que aturde a tantos bebedores diarios. Muchas teorías han intentado ofrecer una respuesta, algunos dicen que tal vez sea genético, otros especulan que es personalidad y, de nuevo, otros lo llaman una enfermedad, pero yo tengo una teoría diferente.

Creo que la verdadera respuesta radica en cómo están conectados los cerebros humanos, específicamente, la necesidad humana de resolver conflictos internos, o lo que los psicólogos llaman disonancia cognitiva. En otras palabras, si tiene dificultades para dejar de beber, no solo no tiene nada de malo, sino todo lo contrario, su cerebro está funcionando de la manera en que está diseñado.

Disonancia cognitiva: un conflicto interno que conduce al malestar psicológico

La disonancia cognitiva es cuando la actitud, las creencias o los comportamientos de una persona no están alineados. Como seres humanos, nos esforzamos por lograr la consistencia psicológica interna, y cualquier conflicto interno podría causarle a una persona una gran cantidad de malestar psicológico.

Por ejemplo, experimentaría disonancia cognitiva si es un bebedor diario y, al mismo tiempo, cree que el alcohol es malo para su salud y debe dejar de beber. En tal situación, su creencia y acción no están alineadas entre sí, y cada vez que bebe mucho, experimentará malestar psicológico debido al conflicto entre su acción y creencia.

Cualquiera que experimente tal inconsistencia interna, o disonancia cognitiva, estaría motivado para resolver el conflicto interno y reducir la incomodidad a través de una de las tres formas siguientes.

1. Cambiar una o más creencias, comportamiento o actitud.

La primera opción es cambiar una o más actitudes, comportamientos o creencias en conflicto. Por ejemplo, simplemente puede hacer coincidir su comportamiento con su creencia al dejar de beber. Pero con el alcohol, las cosas pueden complicarse rápidamente, ya que las personas suelen tener creencias contradictorias sobre el alcohol. Por ejemplo, puedes creer que el alcohol es malo para tu salud, pero también creer que el alcohol es la fuente de tu felicidad. Ahora te enfrentas a un doloroso dilema. Si bebes, tu acción entrará en conflicto con la creencia de que el alcohol es malo para tu salud, pero si no bebes, tu acción no estará de acuerdo con tu creencia de que el alcohol te hace feliz. Ya sea que elija beber o no, su acción inevitablemente entrará en conflicto con una de sus creencias.

Este dilema irresoluble es la razón por la cual dejar de beber puede ser tan difícil. La persona queda atrapada entre sus creencias en conflicto y es incapaz de restaurar la consistencia interna sin importar lo que haga. En vanos intentos de restaurar la paz interna, van y vienen entre las únicas dos opciones que conocen: parar, beber, parar, repetir.

2. Socavar una o más creencias o actitudes.

Cuando la primera opción no funciona, la gente tiende a pasar a la segunda opción, lo que reduce la importancia de una o más creencias o actitudes. Por ejemplo, podría intentar socavar la importancia de la creencia de que «el alcohol daña mi salud» con argumentos como «vivir el momento», «un solo trago no me hará daño» o «todo el mundo bebe. No debe ser así». malo.»

Este enfoque puede funcionar por un tiempo. Sin embargo, tarde o temprano, puede descubrir que la abrumadora evidencia del daño que el alcohol tiene en su vida ya no le permite socavar tales creencias. Entonces vuelves al dilema original.

3. Adquirir nueva información para superar las creencias disonantes.

Nos quedamos con la última opción: adquirir nueva información para superar las creencias disonantes. En esta opción se puede indagar sobre sus creencias sobre el alcohol, como por ejemplo “el alcohol me hace feliz”. Pueden recopilar nueva información sobre el alcohol y la felicidad y probar si el consumo ilimitado de alcohol, de hecho, conduce a la verdadera felicidad.

A primera vista, esta opción puede parecer bastante amenazante. Después de todo, muchas personas desarrollaron sus creencias sobre el alcohol desde una edad muy temprana. Muchas personas ven a su familia consumir alcohol y pasar un momento feliz, y otros pasan los años universitarios pasándoselo como nunca con sus amigos en fiestas y emborrachándose. La creencia de que «el alcohol me hace feliz» podría sentirse como un hecho indiscutible. Afortunadamente, una creencia es una creencia, y como es cierto para cualquier creencia, siempre hay lugar para el desafío y la expansión.

Lecturas esenciales sobre alcoholismo

Por aterrador que parezca desafiar sus creencias sobre el alcohol, ofrece un camino para restaurar la paz interna en la relación de uno con el alcohol. Que encuentres paz, alegría y verdadera libertad en tu viaje.

Si tiene curiosidad por cambiar su relación con el alcohol, creé este kit de herramientas gratuito de 30 días para ayudarlo a reducir el consumo de alcohol.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies