Seleccionar página

Los seres humanos han codiciado la inmortalidad mientras viven. Los alquimistas una vez buscaron crear la Piedra Filosofal que podría usarse para crear el Elixir de la Vida; leyendas de diversas culturas mencionan la búsqueda de la fuente de la juventud. Hasta ahora la búsqueda no ha tenido éxito, todavía estamos muriendo.

Cuantos más días haya vivido, más probabilidades tendrá de morir. ¿Por qué? ¿Qué haces cada día que te lleva inexorablemente a la muerte? La respuesta ha sido bien documentada en 70 años de literatura científica: comiste y respiraste. Comer proporciona a su cuerpo la energía almacenada en los enlaces de carbono contenidos en las grasas, carbohidratos y proteínas que componen su dieta. La respiración lleva oxígeno a las mitocondrias para eliminar los restos de carbono que se forman cuando se rompen estos enlaces. Esta actividad crítica, llamada metabolismo oxidativo o respiración, que es absolutamente esencial para su supervivencia diaria, es el factor más importante que muy lentamente, minuto a minuto y día a día, lo envejece hasta la muerte. Además del oxígeno, el aire que inhala contiene un 73 por ciento de nitrógeno. Durante la respiración, el nitrógeno y el oxígeno se convierten en moléculas altamente reactivas que inician una serie de cambios bioquímicos que conducen a su muerte.

La generación de especies reactivas de oxígeno y nitrógeno es una consecuencia inevitable de la vida. Normalmente, la formación y degradación de especies reactivas de oxígeno y nitrógeno están reguladas por sistemas de defensa celular que incluyen un grupo de enzimas depuradoras capaces de eliminar oxidantes o sus precursores. Además, los antioxidantes no enzimáticos como las vitaminas E y C retrasan o previenen la producción de especies reactivas. Los sistemas de reparación y remoción completan la defensa contra daños. Sin embargo, aunque estos sistemas de prevención y reparación funcionan eficazmente, no pueden prevenir por completo el daño oxidativo. Este desequilibrio entre la producción excesiva de especies reactivas y la capacidad del organismo para desintoxicarlas o reparar el daño que resulta de ellas se denomina «estrés oxidativo». El estrés oxidativo nos predispone a muchas enfermedades físicas y psiquiátricas que pueden durar décadas. Por ejemplo, el estrés oxidativo y nitrosativo median la sensibilización cruzada entre el trastorno bipolar y la migraña.

El estrés oxidativo daña directamente las proteínas celulares en todo el cuerpo. El daño a las proteínas se reconoce como un evento fisiopatológico importante que conduce a la enfermedad y al envejecimiento. Las proteínas dañadas predisponen a los seres humanos a muchas enfermedades asociadas con la edad, que incluyen (pero no se limitan a) enfermedad de Alzheimer, enfermedad hepática alcohólica, enfermedad arterial coronaria, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad hepática no alcohólica por esteatosis, deterioro cognitivo leve, síndrome metabólico, enfermedad de Parkinson, enfermedad reumatoide artritis y diabetes tipo 2, cáncer de próstata fatal, anemia falciforme, sepsis, psoriasis, enfermedad pulmonar intersticial, esclerosis múltiple, insuficiencia renal, trastornos sanguíneos del espectro autista, complicaciones diabéticas y carcinoma oral de células escamosas. El papel fundamental de estos subproductos tóxicos de la oxidación y nitración de proteínas se comprende tan bien que ahora se utilizan como biomarcadores del estado de la enfermedad en entornos clínicos.

Las mitocondrias son las principales generadoras de subproductos oxidantes y nitrantes que mejoran el envejecimiento. El tabaquismo, la obesidad, la ingesta excesiva de calorías asociada con el ejercicio físico extremo, la exposición a metales pesados, la contaminación y el consumo excesivo de alcohol también contribuyen al aumento de la formación de subproductos reactivos de oxígeno y nitrógeno que acelera múltiples procesos de envejecimiento.

Es por eso que constantemente se nos recuerda que debemos consumir menos calorías cada día (la única forma científicamente válida de ralentizar el proceso de envejecimiento), comer frutas y verduras ricas en antioxidantes (para defender su cuerpo de las consecuencias de la respiración). y reducir la exposición a contaminantes (ambos producen estrés oxidativo e inflamación) para llevar una vida más saludable. Sin embargo, incluso si hace todas estas cosas, no vivirá para siempre.

Actualmente, se cree que la vida útil máxima es de alrededor de 117 años. Obviamente, la mayoría de nosotros no vivimos tanto. ¿Por qué? Parte de la respuesta es que comemos todo el tiempo, nos movemos todo el tiempo y, por tanto, tenemos que seguir respirando; por lo tanto, somos vulnerables a las consecuencias del oxígeno que impregna nuestro cuerpo. Si tan solo pudieras dejar de comer y respirar, morirías. No hay forma de salir de este enigma porque hace miles de millones de años nuestras células se volvieron dependientes de las mitocondrias. A menos que encuentre la piedra filosofal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies