Seleccionar página

Jerzy Gorecki/pixabay

Hay todo tipo de razones por las que podemos extrañar a un ex que ya no está en nuestra vida. Nuestro ex pudo haber sido atractivo, divertido, un gran amante y compartió nuestra pasión por los libros y los viajes. Es posible que hayamos hecho planes maravillosos para un futuro juntos que ahora nunca sucederá.

Todo el mundo entiende la tristeza o la ira normales que sienten las personas después de una ruptura. Sin embargo, a veces nuestras razones para extrañar a nuestro ex son un poco más complejas y menos obvias. Así es como uno de mis clientes describió su anhelo por su ex novia.

¿Puedo ser «adicto» a mi ex? Ahora que ella se ha ido, siento que perdí una parte de mí. De hecho, estoy teniendo problemas para funcionar sin ella. ¿Qué está mal conmigo? Siempre fui tan independiente y confiado. Ahora soy un desastre. ¿Por qué me siento tan impotente sin ella?

En el ejemplo anterior, mi cliente es hombre y su ex es mujer. Sin embargo, este no es un problema específico de género. He escuchado cosas similares de todo tipo de personas.

Todas estas historias tienen en común que estos clientes sintieron como si se estuvieran desmoronando de alguna manera, como si se hubieran vuelto adictos a algo que su ex les proporcionó, y ahora no podrían funcionar sin esa persona en su vida.

¿Cómo es posible volverse adicto a otra persona?

Uno de los conceptos explicativos más útiles que han surgido del enfoque en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la personalidad es el concepto de “objeto del self”. Este concepto fue introducido por el gran psiquiatra austríaco-estadounidense Heinz Kohut (1913-1981) en sus escritos de la década de 1970.

Kohut escribió extensamente sobre cómo los humanos usan a otras personas para ayudarlos a autorregularse y cómo este concepto podría usarse para comprender y ayudar a las personas con trastorno de personalidad narcisista (Kohut, 1971, 1977). La psicología del self moderna hace un uso extensivo del concepto de Kohut de los objetos del self y las fusiones de los objetos del self en su tratamiento del trastorno narcisista de la personalidad.

Explicaré brevemente este concepto desde una perspectiva de desarrollo y luego lo relacionaré con por qué podemos sentirnos «adictos» a otra persona cuando somos adultos.

¿Qué es un objeto propio?

Utilizamos a esta persona para que realice para nosotros funciones psicológicas o de otro tipo que, teóricamente, podríamos aprender a realizar por nosotros mismos, como calmarnos cuando nos sentimos heridos o ayudarnos a regular nuestra autoestima. Experimentamos un objeto propio como si fuera una extensión o parte de nuestro ser. Esto se llama una «fusión de objeto propio» (Greenberg, p. 355).

Es bastante normal utilizar a otras personas como objetos propios hasta cierto punto. Nuestro uso de los demás como objetos propios cambia y generalmente disminuye a medida que maduramos. Los objetos del yo nos ayudan a mantenernos emocionalmente estables.

Bebés: cuando nacemos, somos bastante indefensos y totalmente dependientes de otras personas, especialmente de nuestros principales cuidadores, para asegurarse de que estamos seguros, alimentados, cálidos y calmados. No podemos sobrevivir sin objetos propios.

Niños: Si de niños somos sanos, ya no necesitamos a nuestros padres como los necesitábamos de bebés. Por ejemplo, podemos ir al baño, vestirnos, alimentarnos, etc. Sin embargo, todavía dependemos de nuestros padres para que actúen como objetos propios y nos calmen cuando estamos heridos, nos cuiden cuando estemos enfermos, nos digan que somos amados, se aseguren de que tengamos ropa, nos tranquilicen, etc.

Adolescentes: Como adolescentes, nos estamos preparando para nuestro futuro como adultos independientes. Por lo general, comenzamos a esperar que nuestros compañeros realicen algunas funciones de objeto propio para las que solíamos depender de nuestros padres. Por ejemplo, cuando somos adolescentes, nuestro gusto por la ropa estará más influenciado por las opiniones de nuestros compañeros que por las de nuestros padres. Cuando somos adolescentes, comenzamos a buscar el amor, el consuelo y la aprobación de nuestros amigos.

Adultos: cuando estamos en la mitad de los 20, comenzamos a deshacernos de parte de nuestra dependencia de nuestros compañeros. Muchos de nosotros dejamos de preocuparnos tanto por las modas y lo que piensan nuestros compañeros y empezamos a dar más peso a nuestras propias opiniones.

¿Cómo juegan los objetos del yo un papel en las relaciones románticas?

Una de las alegrías de enamorarse es disfrutar del aprecio de nuestro nuevo amante por nosotros. Muchos de nosotros nos sentimos más amables, atractivos y brillantes cuando nos vemos a través de los ojos y las acciones de nuestro amante. Si nos tratan como preciosos y nos dicen que somos perfectos y maravillosos, empezamos a confiar en esa retroalimentación.

Relaciones Lecturas esenciales

¿Qué sucede cuando nuestro amante se va?

Una vez que nuestra ex pareja ya no realiza ninguna función de objeto propio para nosotros, nos queda un vacío. Inconscientemente habíamos dejado de ocuparnos de algunas de nuestras propias necesidades emocionales. Habíamos aprendido a depender de nuestro ex para ponerse de nuestro lado en las disputas laborales, asegurarnos de que somos inteligentes y amables y animarnos cuando estamos deprimidos. Puede que no nos hayamos dado cuenta de cuánto dependía nuestra estabilidad emocional del apoyo de nuestra pareja. Ahora, sin el apoyo de nuestro ex socio, nos sentimos desestabilizados. Extrañamos lo que nos dieron.

En términos de objeto propio, nos relacionamos con nuestra pareja para realizar ciertas funciones internas para nosotros. No nos dimos cuenta de cuánto contribuía nuestra fusión del objeto del self con nuestra pareja a nuestra sensación de estabilidad emocional. Mis clientes se referían a esto cuando se describían a sí mismos como «adictos» a su ex.

En términos simples, es como si antes nos sentáramos en una silla específica, y ahora la silla desaparece repentinamente. Vamos a sentarnos y caer sobre nuestro trasero. Echamos de menos nuestra carne. Nos apoyó y nos mantuvo cómodos y estables.

¿En qué se parece esto a una adicción?

Cuando nos volvemos adictos a una sustancia, significa que nuestro cuerpo y nuestra mente han llegado a depender de ella. Si tomamos una pastilla para dormir todas las noches, tendremos problemas para dormir si nos quedamos sin pastillas. Si somos físicamente adictos a la pastilla, sufriremos hasta que nuestro cuerpo se acostumbre a no tener más ese medicamento.

Aunque no podemos ser «adictos» a un ex, si hemos confiado en nuestro amante para calmarnos, calmarnos y ayudarnos a estabilizar nuestras emociones, será bastante molesto encontrarnos sin esa ayuda.

Resumen

Una de las razones por las que podemos sentirnos «adictos» u obligados a estar con nuestro ex es que confiamos demasiado en el apoyo de nuestro ex sin darnos cuenta. Nuestro ex realizaba ciertas funciones de objeto propio para nosotros que nos mantenían emocionalmente estables y felices. Ahora que se han ido, es más fácil fantasear con recuperarlos que aceptar que ahora tenemos que volver a hacer esas cosas por nosotros mismos.

Basado en una publicación de Quora

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies